Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Subí el emblema de ETA a Facebook sin darme cuenta”

Una detenida en la operación Araña por enaltecer el terrorismo, dice que está en contra de ETA

Begoña Rodríguez compartió en Facebook una imagen con el emblema de ETA. Ampliar foto
Begoña Rodríguez compartió en Facebook una imagen con el emblema de ETA.

Begoña Rodríguez, una ferrolana de 46 años, con una minusvalía del 72% por serios problemas de salud, jura que en su vida ha vejado a nadie por Internet, y menos a las víctimas de ETA. “Lloré cuando mataron a Miguel Ángel Blanco [asesinado en 1997]. Lo sentí como si fuera de mi familia”. Pero la Guardia Civil de Álava la detuvo el 28 de abril por enaltecimiento de terrorismo en la red cuando se dirigía al Mercadona de Miranda de Ebro (Burgos).

Begoña Rodríguez. ampliar foto
Begoña Rodríguez.

Ella es una de las 21 personas arrestadas la semana pasada en España dentro de la operación Araña, en la que los agentes aseguran haber identificado a simpatizantes de la banda con más de 40.000 seguidores en redes sociales que colgaban mensajes como “muerte al @ppopular y larga vida al asesinato”. Dentro de esa operación, desarrollada en seis comunidades autónomas, las fuerzas de seguridad buscan a otras 200 personas que se esconden detrás de perfiles anónimos en Twitter o Facebook y que se sirven de las redes para incitar a la violencia.

Begoña, que se trasladó desde A Coruña a Vitoria tras separarse de su pareja hace tres años, dice que solo buscaba tranquilidad en Euskadi. Hasta que dos agentes se cruzaron en su camino. “Era el día de San Prudencio. Abrieron las puertas de mi coche, uno por cada lado, y me dijeron que tenían que acompañarles al cuartel. Lo primero que pensé fue que le había pasado algo a mi hija, que vive en Mallorca”. Empezó para ella una pesadilla de 15 horas. “Lloré. Pensé es que me estaban engañando, que le había pasado algo a la niña, la única que tengo. Estoy enfadada con ella porque tiene 22 años y sale con un señor mayor. Hace un mes que no nos hablamos”. Su relato se dispersa en los pormenores familiares, pero enseguida vuelve a lo que ocurrió ese lunes.

Parte médico de Begoña Rodríguez, donde se señala que acudió a urgencias ampliar foto
Parte médico de Begoña Rodríguez, donde se señala que acudió a urgencias "custodiada por un agente de la Guardia Civil"

Cuenta, a punto de llorar, que ingresó directamente en el calabozo. “¿Se imagina? Iban con capuchas negras, sólo se les veía la boca y los ojos. Me decían que estuviese tranquila, pero ¡cómo iba a estar tranquila! Era una locura, yo no soy ninguna terrorista por Dios”. Uno de los agentes se burló de ella cuando vio su DNI: “Eres de Ferrol, con dos cojones, ¡si eres más española que yo!”, le dijo. “Pretendía ofenderme pero ¿cómo me voy a ofender por eso? Soy tan española como gallega”. Begoña, que nunca ha ido a ninguna manifestación independentista, “solo al Aberri Eguna hace dos años porque es la fiesta de aquí, como el Apóstol en Santiago”, asegura que, hasta hoy, las únicas infracciones que ha cometido han sido dos multas de tráfico.

Los agentes de la Guardia Civil en el cuartel de Sansomendi (Vitoria), le enseñaron las supuestas pruebas contra ella: “Una era una foto de la Ikurriña que sí, que yo había subido a internet. Pero porque subo cosas que comparto, no sé mucho de ordenadores. Era una foto en la que figuraba el ancla esa de ETA [se refiere al hacha y la serpiente de su anagrama] y efectivamente no me di cuenta de que estaba, se veía muy pequeñita. Tengo desprendimiento vítreo en los dos ojos además de miopía y astigmatismo, no veo bien”.

La operación Araña

La Guardia Civil llevó a cabo el pasado 28 de abril 21 detenciones en seis comunidades autónomas dentro de la llamada operación Araña contra el enaltecimiento del terrorismo en Internet.

Los arrestados tenían más de 2.000 seguidores en Twitter o 1.000 en Facebook y enviaban periódicamente a la web mensajes vejatorios contra las víctimas o instando a matar a policías o políticos.

El 95% de los ciberdelitos queda impune. Un informe del Ministerio del Interior constata que el año pasado se registraron 42.437 denuncias sobre delitos sexuales, estafas o amenazas de todo tipo, pero sólo se han esclarecido 2.167.

Aunque la Guardia Civil asegura que los 21 detenidos en la operación tenían al menos mil seguidores en Facebook o 2.000 en Twitter, Begoña calcula que sus contactos en la red social están “entre 50 y 60, la mayoría familiares de Galicia”. En la red del pájaro azul tiene un perfil creado, pero sin seguidores.

Tras unas horas en el calabozo, comenzó a sentir un dolor de cabeza muy fuerte, por lo que fue trasladada al hospital, donde le diagnosticaron cefalea. Una vez atendida regresó al calabozo. Después de la toma de huellas y fotos prestó declaración asistida por una abogada de oficio que, según ella, se desentendió del asunto porque el caso ha pasado a la Audiencia Nacional. “Me dijeron que me llamarían, no me dieron ningún papel”.

Sigue preguntándose cómo la policía puede haber visto en ella una simpatizante de la banda terrorista. “Me enseñaron las fotos de cosas vascas colgadas en mi Facebook  pero no vieron que también me encanta subir canciones de Camarón y Rocío Jurado. No, eso no lo vieron”.