Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar lamenta ser excluido por Rajoy y Aguirre dice que le montará un mitin

"Me hubiera encantado hacer un mitin con Cañete", dice el expresidente

Arenas réplica que tiene "todo el papel que él quiere"

La líder madrileña lo ve "importante para recuperar de verdad el voto del PP"

José María Aznar no acostumbra a pararse ante el grupo de periodistas que suele intentar sacarle una declaración en los actos a los que acude. Cuando un hombre metódico como él lo hace, es porque quiere decir algo. Normalmente, para lanzar un mensaje a su partido. Es exactamente lo que sucedió este lunes, a la entrada de un acto de su esposa, la alcaldesa de Madrid, Ana Botella. Se paró, y lanzó un mensaje clarísimo de malestar hacia su partido por no haberle pedido que participe en la campaña electoral de las europeas, al contrario de lo que ha hecho el PSOE con José Luis Rodríguez Zapatero.

Aznar, que sigue siendo presidente de honor del PP, se quejó de que nadie le haya llamado —el responsable de la campaña es Carlos Floriano, aunque en el caso de Aznar suele llamar directamente María Dolores de Cospedal, la secretaria general, y las decisiones sobre este asunto las toma directamente Rajoy—. “No he tenido ninguna noticia del Partido Popular y a estas alturas ya no puedo cambiar las cosas”, aseguró el expresidente. “Me hubiera gustado, me hubiera encantado hacer un mitin con [Miguel Arias] Cañete porque es un gran amigo y una gran persona. Pero ahora, a otra cosa”, remató, dejando claro que ya es tarde para dar marcha atrás.

Aun así, Esperanza Aguirre, siempre alejada de la dirección nacional, aseguró que estaba dispuesta a organizar un acto con Arias y el expresidente. “Aznar es importante si queremos recuperar de verdad el voto del Partido Popular. No tiene problema el señor Aznar, yo soy la presidenta del PP de Madrid y organizamos un mitin pero vamos, rápidamente”, aseguró. Aguirre alabó al presidente de honor por haber logrado aglutinar a distintos sectores del “espectro liberal-conservador” y confió en que algunos que se han ido, en referencia a Vox, vuelvan pronto al PP.

El propio Miguel Arias Cañete calificó a Aznar de “gran amigo” pero añadió que no es él quien ha diseñado los actos de la campaña. El ya exministro apuntaba así a la calle Génova, sede del PP. Javier Arenas, miembro de la dirección nacional aunque no del equipo de campaña, aseguró que “en Genova 13 [la sede nacional del partido] solo hay mucho respeto y admiración” por Aznar, aunque no aclaró la ausencia.

El expresidente ya mostró su distancia con la dirección actual del PP cuando renunció a acudir a la última convención política del partido en Valladolid, con la excusa de un viaje a Filipinas. La salida de Jaime Mayor, que dio un portazo a Rajoy y renunció a ser el candidato a las europeas, ha tensado la relación del marianismo con un sector más conservador del PP del que Aznar es el máximo exponente.

De hecho, algunos dirigentes señalaban este lunes que pese a la gran tensión que hay ahora entre Rajoy y Aznar —que ellos niegan— el expresidente representa a un ala del partido que precisamente es la que más se moviliza en unas elecciones como estas, por lo que no habría costado nada buscarle algún mitin con Arias, que también fue su ministro de Agricultura, y evitar así esta polémica.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información