Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corrupción bajo el mandato de Duran

El líder de Unió aseguro en varias ocasiones que si se demostraban los hechos dimitiría

Fidel Pallerols saliendo del Palacio de Justicia de Barcelona en 2013.
Fidel Pallerols saliendo del Palacio de Justicia de Barcelona en 2013.

El líder de Unió Democràtica de Catalunya (UDC), Josep Antoni Duran Lleida, lleva en el cargo desde hace 30 años. Bajo su mandato, dos altos responsables de Unió, el exdirector de Treball de la Generalitat, Lluís Gavaldà, y su hermano y exsecretario de Organización del partido, Vicenç, “orquestaron una trama dirigida a que parte de los fondos públicos” europeos fuesen desviados a fines distintos de los formativos. Con estos se pagó mobiliario de sedes de Unió y a algunos militantes del partido, según la sentencia que aceptaron con un pacto de conformidad. El partido fue condenado como responsable civil subsidiario porque se consideró “partícipe a título lucrativo”, y tuvo que devolver 388.484 euros.

Durante los 14 años que ha durado el proceso, Duran, diputado en el Congreso, afirmó en al menos dos ocasiones que si se demostraban los hechos, dimitiría. “Si hubiese financiación irregular, aunque no la conociese, yo me sentiría responsable, claro que sí”, afirmó en la cadena SER en 2000. Dos años después, lo repitió: “Si fuese el responsable de esa financiación, sí dimitiría, ¿por qué no?”. Pero tras conocerse la sentencia, en la que los propios condenados admiten los hechos, el líder de Unió dio un giro, y alegó que el partido no había sido imputado, algo que no puede ocurrir porque se imputan a personas, y esgrimió que en la condena no se especifica que hubiese financiación ilegal.

Unió (uno de los socios de la coalción CiU) organizó una colecta para reunir el dinero ya pagado, para lo que el partido pidió un crédito. Según un portavoz de Unió, algunos militantes donaron dinero de forma voluntaria, pero no especificó cuánto llegaron a reunir.