Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Intentar forzar una extradición no es motivo de sanción para el Poder Judicial

El CGPJ archiva la información sobre Guevara por su intento de extraditar a un opositor kazajo

Alexander Pavlov
Alexander Pavlov

El Consejo General del Poder Judicial ha decidido archivar la información previa con posible relevancia disciplinaria abierta sobre la actuación irregular desvelada por El PAÍS del magistrado Alfonso Guevara, presidente de la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, que sin ser competente intentó el pasado 19 de febrero forzar la entrega a Kazajistán de Alexander Pavlov, un opositor al régimen del presidente Nusurltán Nazarbáyev.

El CGPJ asegura que Guevara no incurrió “en responsabilidad disciplinaria” en la “supuesta” intervención del magistrado en este caso de extradición, pero no explica en qué consistió su actuación irregular ratificada por una funcionaria y en presencia de varios testigos, según señalan fuentes judiciales. El archivo de la información interna abierta de oficio por el CGPJ ha provocado la crítica de funcionarios y jueces de la Audiencia Nacional que califican la actuación de Guevara de “intromisión intolerable” y destacan que de haber conseguido su objetivo habría producido "consecuencias graves " para Pavlov.

Según varios testigos, Guevara, se presentó en la Sección Segunda, que ha estudiado, tramitado y decidido sobre la extradición de Pavlov, de 37 años, e interesó por su entrega acordada por el Consejo de Ministros el pasado día 14. El veterano magistrado aseguró que se había puesto en contacto con él el embajador de Kazajistán en España y dijo que había un avión esperando para llevárselo. La funcionaria le contestó que se habían enterado por Interpol de la decisión del Gobierno, pero que no habían recibido la comunicación oficial y que, además, la secretaria judicial, la única que puede firmar la resolución de entrega, estaba fuera. Guevara, según estos testimonios, ofreció a su secretaria para firmar la entrega a lo que la funcionaria se negó. La actuación posterior de un juez de la Sección Segunda paralizó los intentos de Alfonso Guevara.

Antonio Fonseca, promotor de la acción disciplinaria, una nueva figura en la reciente ley que regula al Consejo General del Poder Judicial, tomó declaración al magistrado de la Sección Segunda Ángel Hurtado, que paralizó la entrega, y al propio Guevara. Tanto Hurtado como la funcionaria que se opuso a los intentos del magistrado elaboraron informes por escrito en los que ratificaron la información publicada por El PAÍS y confirmaron la actuación irregular del presidente de la Sección Tercera. Con dichos informes la presidenta de la Sección Segunda de la Sala de lo Penal María Concepción Espejel elaboró el suyo propio que se ha remitió al CGPJ y en el que se reconoce el intento de Guevara de forzar la entrega de Pavlov.

Si Guevara hubiera conseguido su objetivo y Pavlov hubiera sido conducido al avión militar que esperaba en un aeropuerto se hubiera dinamitado la paralización de la entrega que a primera hora de esa misma tarde del pasado día 19 adoptó la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional sobre el recurso presentado por el kazajo a la negativa del Ministerio del Interior a concederle el derecho de asilo. Un auto en el que los jueces pedían que “no se adopte medida alguna que suponga la salida del señor Pavlov del territorio español, hasta que este organismo no resuelva sobre las medidas cautelares que procedan”.

El intento frustrado del juez Guevara, confirmado por tres fuentes distintas, ha provocado malestar y quejas entre jueces y funcionarios de la Audiencia Nacional que lo califican como “grave e inaudito”. Diplomáticos kazajos intentaron contactar e influir en varios jueces de este organismo judicial que decidió por 10 votos contra siete la entrega de Pavlov en un auto del Pleno de la Sala de lo Penal firmado precisamente por Alfonso Guevara. Los magistrados que votaron en contra emitieron un voto particular en el que aseguran que se trata de un caso de persecución política y advirtieron que Pavlov puede ser torturado.

España es el único país de la UE que tiene firmado convenio de extradición con Kazajistán, una riquísima república postsoviética que visitó el pasado mes de septiembre el presidente Mariano Rajoy junto a una amplia delegación de grandes empresas españolas.