Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Guardia Civil detiene a la cúpula de la Mara Salvatrucha en España

Dos de los 35 detenidos llegaron directamente de El Salvador y montaron una 'sucursal' de la banda

El grupo pretendía blanquear dinero de la pandilla procedente de Centroamérica abriendo bares

La Guardia Civil detuvo ayer a 35 personas acusadas de formar parte de una sucursal de la banda latina de la Mara Salvatrucha en España. A diferencia de otras bandas implantadas en el territorio que nacen por imitación, en este caso dos de los principales cabecillas del grupo, uno afincado en Alicante y otro en Barcelona, llegaron directamente de El Salvador (de donde es originaria la pandilla), para establecer aquí una especie de delegación, según fuentes de la Guardia Civil.

La investigación arranca en 2012, cuando los agentes tienen conocimiento de un grave apuñalamiento de un joven en el puerto de Alicante. La investigación desveló que se trataba de una pelea entre bandas rivales, según esas mismas fuentes. A partir de ahí, los agentes han descubierto una estructura creada con la finalidad de traficar con drogas y de robar, implantada en Alicante, Madrid, Barcelona, Girona y Tarragona.

Pero el grupo tenía otra peculiaridad más: el blanqueo. La banda pretendía lavar dinero procedente de la actividad ilegal de la Mara Salvatrucha en El Salvador, según esas mismas fuentes. Los detenidos estaban realizando gestiones para abrir diferentes bares y restaurantes en Alicante, aunque finalmente no lo lograron.

Los dos principales detenidos, uno conocido con el sobrenombre de Virus, rondaban la cuarentena. El resto, son jóvenes de entre 17 y 25 años, de diversas nacionalidades: salvadoreña, rumana, ecuatoriana, española, boliviana, hondureña, búlgara y marroquí. Los detenidos son todos miembros de esta sucursal, lo que significa que los miembros de las "maras imitiadoras", según esas mismas fuentes, no formaban parte del grupo. En los 28 registros, se intervinieron diversas armas blancas, algunas grandes, como espadas, y también diversas armas simuladas, aunque no hallaron ningún arma de fuego real. También encontraron drogas, principalmente cocaína y hachís, en pequeñas cantidades.

Más información