Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL ENCAJE DE CATALUÑA EN ESPAÑA

Mas fía el calendario electoral al grado de movilización en las calles

La Asamblea Nacional Catalana convocará protestas constantes en pro de la secesión en 2015

CiU quiere agotar el mandato hasta 2016 para remontar

"El paralelismo entre Crimea y Cataluña es absoluto".  El ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, no tiene dudas de que la consulta de Crimea es tan ilegal como la que plantea Cataluña. "El paralelismo es absoluto", ha dicho.

La consulta soberanista prevista para el 9 de noviembre ocupa un lugar casi omnipresente en la política catalana, aunque la mayoría de políticos y analistas dan por hecho que el referéndum no se celebrará. El presidente de la Generalitat, Artur Mas, trabaja con el escenario de que fracase el referéndum, y su plan es convocar elecciones para legitimar el camino independentista y, de paso, asegurar otro mandato con Convergència i Unió en el poder.

Mas ha expresado en público y privado que su intención es esperar hasta el fin de mandato, en 2016, para convocar esas elecciones. Pero el calendario electoral del presidente depende del clima social que genere el fracaso de la consulta, según admiten fuentes del Gobierno catalán. En el ambiente en las calles , apuntan, será decisivo el papel de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), la entidad privada que se ha convertido en el faro del proceso soberanista tras convocar las dos últimas movilizaciones por la Diada.

La ANC, presidida por Carme Forcadell, militante de ERC, se propone seguir influyendo en la política catalana. Hasta ahora la entidad, que se autodefine como transversal entre todas las opciones soberanistas y que se financia gracias a las aportaciones de sus socios, ha tenido éxito: logró que Mas convocara elecciones anticipadas en 2012 y los partidos que apoyan la consulta han cumplido la mayoría de pasos que la ANC fijó cuando se fundó, en 2011. La entidad renovará su hoja de ruta el próximo 5 de abril, cuando se votará un documento en el que deja clara su intención de no permitir dilaciones en el proceso soberanista y de alcanzar en un año “la República Catalana”

La ANC movilizará las próximas semanas a todos sus miembros —22.000 socios y 17.000 colaboradores repartidos en 519 asambleas territoriales y 65 ámbitos sectoriales— para que el clima favorable a la independencia se palpe en las calles catalanas y se intensifique en caso de que la consulta no pueda realizarse. En ese supuesto, la protesta de la ANC buscará centrar “permanentemente” la atención de los medios internacionales en la situación de Cataluña con protestas constantes. “El papel de la sociedad civil organizada será fundamental para lograr los objetivos finales. En cada pueblo y barrio se deberán estructurar organizaciones unitarias que, de acuerdo con los Ayuntamientos del país, trabajen con dos líneas prioritarias: mantener la actividad normal de todo el mundo y organizar movilizaciones masivas puntuales, ágiles y espectaculares”.

En ese contexto, los dirigentes del Gobierno catalán y de CiU dan por hecho que el deseo de Mas de agotar el mandato será incumplible, aunque el presidente intentará alargar al máximo la convocatoria de elecciones. Mas, en caída libre desde el inicio del proceso soberanista (perdió 12 escaños en noviembre de 2012 y los sondeos le pronostican una caída de hasta 15 más) confía en que el tiempo le facilite una remontada, acompañada de la salida de la crisis.

La entidad independentista fija en su hoja de ruta que tras la negativa a la consulta el Gobierno catalán debe pedir amparo a Europa y convocar las elecciones. Dos acciones que, según la entidad, deben hacerse en un plazo muy corto de tiempo. “La ANC hará todo lo necesario para que el proceso de secesión sea lo más rápido posible”, apunta el documento, que al final marca una fecha concreta: “El proceso popular para poner las bases del nuevo Estado debe comenzar el día de Sant Jordi de 2014 [el 23 de abril] y el objetivo es que el trabajo culmine el día de Sant Jordi de 2015”, concluye.

Las elecciones plebiscitarias son uno de los cuatro escenarios que plantea la ANC en el documento. Los dos primeros apuntan a que la consulta se celebre, ya sea con el permiso del Estado o de forma unilateral por parte de la Generalitat. En este contexto, el papel que se reserva la entidad es el de convencer a los indecisos y vigilar para que la jornada electoral se produzca con normalidad.

Para preparar el clima de cara a la fecha de la consulta, la ANC está preparando una nueva movilización para el 11 de septiembre: tras la manifestación masiva de 2012 y la cadena humana de 2013, la ANC anunciará también el 5 de abril qué hará este año, tras elegir una forma de movilización entre las más de 200 propuestas recibidas por la entidad.

Los otros dos escenarios que contempla la ANC son las elecciones plebiscitarias y la suspensión de la autonomía. En ese supuesto, la entidad independentista sugiera crear una asamblea de cargos electos que sirva para proclamar la independencia.

La declaración unilateral de independencia es la estación final que prevé la ANC en los dos supuestos finales. Los partidos favorables a la consulta evitan hablar de esta posibilidad, pero en CiU la empiezan a asumir como una solución a la negativa del Estado al referéndum. Mas no la descarta e incluso el líder de Unió, Josep Antoni Duran i Lleida, siempre dispuesto a frenar el ímpetu soberanista de Convergència, la ve como una opción, como manifestó ayer. “Uno puede pensar que depende de cómo vayan las cosas todo puede acabar en una declaración unilateral, pero no es la posición de CiU”, dijo Duran, que recordó como ya avisó al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de esta posibilidad. “A nadie le puede llegar a sorprender” que sea un escenario posible, apuntó.

La ANC no le ve problemas a la declaración unilateral, y pide que tras la proclamación los gobernantes catalanes luchen por el reconocimiento electoral y redacten una nueva constitución de la República catalana. ”El texto de la entidad incluso fija cuando se debería aprobar la hipotética carta magna catalán: el 11 de septiembre de 2015. En caso de cumplirse, será entonces cuando la ANC se plantee su siguiente objetivo: la anexión, si así lo quieren sus habitantes, de los territorios que conforman los llamados Países Catalanes: la Comunidad Valenciana, las Islas Baleares, y zonas del sur de Francia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información