Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El líder del PSN sobre su dimisión: “En algunos momentos, llegué a barajarlo”

Jiménez considera "kafkiano" que "una crisis del Gobierno navarro la paguen los socialistas"

El dirigente navarro se reúne con Rubalcaba y ambos piden a Barcina que adelante elecciones

 El secretario general del PSN-PSOE, Roberto Jiménez, ante la sede de su partido en Pamplona.
El secretario general del PSN-PSOE, Roberto Jiménez, ante la sede de su partido en Pamplona. EFE

El secretario general de los socialistas navarros, Roberto Jiménez, ha negado este viernes que vaya a dimitir por la crisis abierta en su partido tras el amago de una moción de censura contra la presidenta autonómica, Yolanda Barcina, que fue desautorizada por la dirección federal del PSOE. Sin embargo, Jiménez ha admitido: "En algunos momentos llegué a barajarlo".

Pero pesó "un ejercicio de responsabilidad" y la consideración de que es "kafkiano" que "una crisis que azota al Gobierno navarro la vayan a pagar los socialistas por intentar cambiar las cosas", según ha explicado en una entrevista en la cadena SER. Miembros de las distintas sensibilidades del PSN coincidían en la noche del jueves en que la figura del secretario general sale muy tocada, si no hundida, de esta crisis.

Jiménez se ha reunido hoy con el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, para analizar la situación de Navarra, ante "la situaciòn de bloqueo e ingobernabilidad provocada por Yolanda Barcina". Ambos, según una nota divulgada por el PSOE, han coincidido en "la necesidad de que la presidenta dimita y convoque elecciones" y en que permanece en el cargo "aparada por los escaños de Bildu en la Cámara foral". Por ello le piden que antes del 31 de marzo, fecha tope para que pueda convocar elecciones para el 25 de mayo, en coincidencia con las europeas, disuelva el Parlamento navarro y llame a las urnas.

Miembros de las distintas sensibilidades del PSN coincidían en la noche del jueves en que la figura del secretario general sale muy tocada, si no hundida, de esta crisis.

No obstante, Jiménez ha insistido en que estaba justificada su posición a favor de la moción, pese a que admite las notables diferencias de su postura con la dirección federal de su partido. "Nosotros creíamos oportuno impulsar una moción de censura", ha señalado. "El PSOE mira por el conjunto de toda España y nosotros miramos por Navarra".

"Hemos ido de la mano con la comisión de ejecutiva federal desde el minuto uno, pero la situación fue empeorando cada día y el tema de Bildu ha condicionado de una manera determinante, esa es la verdad", ha puntualizado.

Jiménez ha considerado que en las próximas elecciones autonómicas "el UPN va a tener un desgaste importantísimo", porque "hay una voluntad de cambio en la sociedad navarra y un hastío con su presidenta, que se va a llevar por delante este Gobierno".

La ejecutiva federal del PSOE quiso adelantarse a la posibilidad de que los socialistas navarros anunciaran la moción de censura y fijó previamente la posición contraria del partido, para no tener que desautorizar después a los socialistas navarros, según fuentes del PSOE. Y en la sede federal de Ferraz estaban seriamente preocupados por la posibilidad de un conflicto abierto.

Miembros de las distintas sensibilidades del PSN coincidían en la noche del jueves en que la figura del secretario general sale muy tocada, si no hundida, de esta crisis.

Más información