Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jeroglífico de los 40.000 sin papeles

Las ONG califican de "alarmistas" los datos sobre presión migratoria apuntados por Interior

El ministro eleva en 10.000 el total de sin papeles que quiere entrar en España por Marruecos

Un grupo de inmigrantes aguarda en Marruecos junto a la valla de Ceuta, este martes, tras no conseguir entrar en España. Ampliar foto
Un grupo de inmigrantes aguarda en Marruecos junto a la valla de Ceuta, este martes, tras no conseguir entrar en España. EFE

El Gobierno español se ha enredado en una guerra de cifras sobre migración a raíz de la tragedia de Tarajal y de los últimos saltos multitudinarios de las vallas de Ceuta y Melilla. Y en esa pelea sus propios datos han variado en menos de un mes. Porque si el titular de Interior, Jorge Fernández Díaz, aseguraba el 13 de febrero en el Congreso que, según las autoridades marroquíes, "no menos de 30.000" sin papeles esperaban en el reino alauí para entrar a toda Europa. Ahora, este martes, el ministro ha elevado ese número y ha afirmado que son 40.000 los que aguardan en el país vecino para acceder solo a Ceuta y Melilla —más otros 40.000 en Mauritania—.

Datos que las ONG no se creen. "Son unas cifras alarmistas", explica el portavoz de Red Acoge, Manuel Sobrino. "Seguramente no se ajustan a la realidad", añade Mikel Mazkiaran, de SOS Racismo. "Todas las fuentes que nosotros consultamos entre 2005 y 2013 no hablaban de más de 15.000", apostilla Fernando Calero, de Médicos sin Fronteras (MSF). Una organización, esta última, que atendía hasta el pasado año en Oujda y Nador a los inmigrantes. "Y allí, donde precisamente se preparan los saltos, había unos 700 en cada punto".

En este sentido, Dolores López Hernández, profesora de Geografía Humana de la Universidad de Navarra, mantiene un espíritu "crítico" con las cifras oficiales. "No hay en ningún país del mundo que ofrezca una imagen 100% real de las migraciones", subraya en declaraciones a Europa Press. Y, de hecho, resulta muy amplia la diferencia que existe entre los datos que aportan las ONG y los que anuncian los Gobiernos.

En relación con la presión migratoria sobre Ceuta y Melilla, por ejemplo, el ministro de Interior de Marruecos estimó a finales de 2013 que en su país había entre 25.000 y 40.000 irregulares. La policía española, como publicó EL PAÍS, calcula unos 30.000. Un número que a Díaz, que ha pedido 45 millones a la UE para blindar las ciudades autónomas, se le ha quedado corto en varias ocasiones. Dentro de su vaivén de cifras, el ministro aseguró este lunes que 40.000 personas aguardan para dar el salto a los enclaves españoles del norte de África; que otras 40.000 se hallan en otros puntos de Marruecos; y que, además, hay otros "cientos de miles adicionales que esperan más al sur".

¿A qué inmigrantes se refiere? ¿Todos están dispuestos a llegar a España? ¿De dónde saca esos datos?

Manuel Sobrino, de Red Acoge

"Pero, ¿a qué inmigrantes se refiere? ¿Todos están dispuestos a llegar a España? ¿De dónde saca esos datos?", se pregunta Sobrino, que recalca la preocupación de su ONG por la actitud del Gobierno. "Parece que quiere presentar unas cifras que alarmen a todo el continente", recalca. Una idea en la que hace hincapié Mazkiaran: "El Ejecutivo está intentando transmitir un mensaje de preocupación. Aunque también lo hace porque tiene que justificar una acción injustificable [en referencia a la actuación de la Guardia Civil en la tragedia de Tarajal]".

Además, mientras el Gobierno de Rajoy pone la voz de alarma en Ceuta y Melilla, en la UE no le dan el mismo nivel de importancia. La Comisión Europea considera que las dos ciudades —a las que accedieron 4.354 inmigrantes en 2013, según la APDH— sufren una presión migratoria estructural, sin ningún pico en este momento. Una tesis que comparte José Palazón, portavoz de la ONG Prodein: "En los montes cercanos a Melilla hay los mismos sin papeles. Solo que, ahora, los que entran se quedan. Porque, desde las muertes de Ceuta, no se están produciendo devoluciones ilegales. Y eso crea la sensación de que acceden más".

Más información