Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paralizada la entrega de un opositor kazajo por temor a que sea torturado

El Gobierno había acordado la entrega a Kazajistán de Alexander Pavlov

La Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional ha decidido paralizar cautelarmente la entrega y extradición a Kazajistán de Alexander Pavlov, jefe de la escolta de Muktar Ablyazov, oligarca y principal opositor del presidente kazajo Nursultán Nazarbáyev, solicitada por Kazajistán. El Consejo de Ministros acordó el pasado viernes la entrega de Pavlov, de 37 años, autorizada semanas antes por la Sala de lo Penal de la Audiencia. La decisión se ha tomado en un tiempo récord de dos horas al informar los abogados de Pavlov a los jueces que Interpol había iniciado las primeras gestiones para su entrega inmediata.

La Sala ha acordado esta tarde que "no se adopte medida alguna que suponga la salida del señor Pavlov del territorio español"  hasta que este organismo no resuelva en relación a las medidas cautelares que procedan. Los letrados de Pavlov habían solicitado este mediodía a este organismo judicial y al Tribunal Europeo de Derechos Humanos la paralización de la entrega de su cliente ante su temor de que sea torturado por las autoridades de Kazajistán. Amnistía Internacional ha hecho pública una nota en la que denuncia la decisión del Gobierno español y denuncia el régimen de torturas y malos tratos que padecen los presos políticos en Kazajistán.

"El Gobierno ha intentado evitar que trascendiera su decisión para entregarlo hoy mismo antes de que nos enteráramos de su decisión y pudiéramos reaccionar", asegura el letrado Ignacio Díaz de Aguilar que representa a Pavlov. "Detectamos maniobras que nos hicieron pensar que la entrega iba a ser inminente", añade la abogada María Costa. "Si la Sala confirmara las medidas cautelarísimas que pedimos, dejaría sin efecto la decisión del Gobierno", asegura Díaz de Aguilar.

Siete jueces de la Sección Segunda de la Sala de lo penal de la Audiencia Nacional que autorizó la entrega de Pavlov aseguraron en un voto particular que se trata de“un caso de persecución política bajo la apariencia de una reclamación por delitos comunes”.“El destino del reclamado no le puede ser indiferente a las autoridades competentes en materia de extradición. Constituiría una violación indirecta de los derechos fundamentales de la persona— su vida, su integridad, su libertad— la concesión de la extradición cuando existiera la posibilidad de que esos derechos fueran vulnerados por el Estado requiriente por no haberse adoptado las medidas adecuadas para conjurar tal riesgo”, aseguran los jueces en un voto particular emitido por Ramón Sáez Valcárcel, Manuela Fernández de Prado, Teresa Palacios, Javier Martínez Lázaro, Antonio Díaz Delgado, José Ricardo de Prada y Clara Bayarri.

Un voto contra el auto del pasado día 15 en el que esta Sección acordó por 10 votos frente a siete declarar pertinente la extradición de Pavlov solicitada por la República de Kazajistán, un rico país de 17 millones de habitantes donde no se respetan los derechos humanos, según denuncian varias ONG. Una república que dirige su presidente Nazarbáyev, de 72 años, con mano de hierro y una ley que le concede inmunidad hasta su muerte.

Pavlov fue detenido en 2012 en un control policial de la estación madrileña de Chamartín cuando descendía de un tren procedente de París y huía de una orden de detención internacional dictada por la justicia de Kazajistán por presuntos delitos de terrorismo y estafa. El jefe de escolta de Ablyazov pidió asilo político desde la prisión de Soto del Real (Madrid) y contrató a un despacho de abogados para evitar su entrega a un país en el que asegura que va a ser torturado. El pasado julio, la Audiencia Nacional acordó conceder su extradición, recurrida por la defensa de Pavlov y ratificada por el pleno de la Sección Segunda.

El voto particular de los siete magistrados alerta sobre el peligro de que Pavlov sea torturado cuando sea entregado a las autoridades kazajas y destaca que “las garantías diplomáticas bilaterales no son jurídicamente vinculantes, pues no existen medios para obligar a la otra parte a su cumplimiento, ni para investigar las posibles vulneraciones de derechos”. La organización de derechos humanos Open Dialog Foundation ha acreditado numerosos casos de torturas en las cárceles kazajas.

Los jueces discrepantes destacan que un informe del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) incorporado a la causa afirma que la petición extradicional de Pavlov “podría encubrir otras finalidades, más allá de los delitos que se le atribuían”. Y resaltan que siete miembros del Parlamento Europeo y varias ONG y organizaciones como Amnistía Internacional y la Asociación Pro Derechos Humanos de España se han dirigido al Ministerio de Asuntos Exteriores alertando que la entrega de Pavlov forma parte “de una persecución más amplia emprendida por el Gobierno de Kazajistán contra sus opositores políticos”.

Alexander Pavlov forma parte del círculo íntimo de Muktar Ablyazov, principal dirigente de la oposición al actual Gobierno. Ablyazov recibió asilo en el Reino Unido, donde se refugió huyendo del régimen dictatorial. El pasado 31 de mayo, agentes armados entraron en la casa de Roma donde residía la mujer de este último buscando a su marido. Italia expulsó a la mujer de Ablyazov y a su hija de seis años y un avión privado de la Embajada kazaja las condujo hasta Kazajistán. La entrega provocó un escándalo político en Italia.

El auto que acordó la extradición de Pavlov señala que el hecho de que España haya firmado un tratado bilateral de extradición con Kazajistán “implica una confianza de que respeta los derechos humanos máxime cuando las autoridades kazajas han expresado en la propia demanda un elenco de garantías que demuestran de modo concluyente que a Pavlov se le otorgarán todos su derechos a un juicio justo”. La extradición de Pavlov se solicita por una supuesta estafa de 22,5 millones de dólares en el banco kazajo BTA Bank—del que su jefe Ablyazoz fue presidente—y por preparar un supuesto ataque terrorista que nunca se consumó.

El presidente del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, y una delegación de empresarios españoles viajaron en octubre a Kazajistán para abrir mercados a las compañías españolas. Kazajistán es uno de los países más cortejados de Europa por sus recursos naturales, uranio, petróleo, gas natural y algodón.