Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las sorpresas de la caja de ‘El Bigotes’

La causa incorpora nuevas pruebas de cómo se pagaban en b los actos del PP

Dibujo que encierra la palabra “constructora” bajo anotaciones de pagos pendientes y dudas de Orange Market sobre a quién facturar un congreso del PP en Castellón. Ampliar foto
Dibujo que encierra la palabra “constructora” bajo anotaciones de pagos pendientes y dudas de Orange Market sobre a quién facturar un congreso del PP en Castellón.

La rama valenciana del caso Gürtel, la trama de corrupción vinculada a la financiación del Partido Popular, arroja nuevos datos sobre los manejos de Álvaro Pérez El Bigotes para gestionar las campañas del PP que se abonaban con dinero negro. La documentación del registro realizado en Orange Market, la filial valenciana de Gürtel, acaba de ser incorporada a la causa y aporta cientos de facturas y documentos manuscritos donde se refleja la mecánica del diseño y abono de los actos electorales del partido en la Comunidad Valenciana a partir de 2004, fecha en que Francisco Correa, el principal imputado en la trama, extiende a Valencia la red corrupta.

Entre los 89 nuevos tomos, que suman miles de folios de documentación figuran varias referencias a “caja b” o a “deudas b”, que se iban cancelando poco a poco. Uno de esos documentos, bautizado con la secuencia numérica 028833, detalla abonos pendientes de actos que suman 479.837 euros en mayo de 2008. En la misma hoja se especifica que se iban a sufragar 289.482 euros en dinero negro. Entre los documentos que acreditan la actividad de Orange Market como organizadora de eventos del partido sufragados con dinero negro figura también un recibí firmado el 16 de septiembre de 2005 en cuya cabecera se puede leer la inscripción “caja b” para el pago de 12.000 euros “en concepto de liquidez y finiquito del catering para la cena del Partido Popular en el Monasterio de Puig de Valencia el día 2 de septiembre”. A la firma manuscrita no acompaña ninguna aclaración sobre el nombre de la persona que recibe el dinero.

Arriba, resumen de contabilidad de la empresa de Álvaro Pérez ‘El Bigotes’ con referencias a la “deuda b” y “deuda a”. ampliar foto
Arriba, resumen de contabilidad de la empresa de Álvaro Pérez ‘El Bigotes’ con referencias a la “deuda b” y “deuda a”.

Además de este, el registro ha destapado decenas de “recibís”. En unos casos están firmados por empleados de la propia Orange Market que dejan constancia de “gratificaciones” recibidas. En otras, se trata de proveedores de la empresa que, supuestamente, también cobraron en negro.

Otro de los documentos, a modo de jeroglífico, apunta las claves de cómo trabajaba Orange Market, habitual adjudicataria de concursos públicos cuando Francisco Camps presidía la Generalitat valenciana. Bajo el encabezamiento V. Campos (en supuesta referencia al vicepresidente del Gobierno valenciano) se apuntan de forma manuscrita deudas de casi 100.000 euros con la Administración valenciana sobre la pregunta “¿dónde se factura el congreso de Castellón?” y a continuación una referencia a “tema Barcelona” sobre un dibujo de un ladrillo del que se podría deducir que eran las constructoras las que hacían los abonos.

La actividad que durante esos años desplegó Álvaro Pérez es enorme. Por un lado planificaba desayunos de los candidatos, organizaba reuniones, visitas o jornadas interparlamentarias para el partido. Por otro, la sociedad se nutría con los pagos que recibía de empresarios valencianos. Uno de los tomos del sumario incluye copia de los cheques extendidos por Enrique Ortiz e Hijos, contratista de obras, a favor de la empresa de El Bigotes por valor de 58.000, 20.752 y 37.479 euros en febrero de 2009. Ortiz está implicado en el caso Brugal por presuntos amaños del plan de urbanismo de Alicante para organizar un pelotazo que podría haberle reportado 120 millones de euros.

En julio de 2012, cuando el magistrado José Ceres tomó declaración a varios constructores implicados en la trama, el alicantino Ortiz se desvinculó de la relación con Orange Market trasladando toda la responsabilidad a sus empleados. Su empresa llegó a abonar hasta 300.000 euros a El Bigotes. Junto a otras dos (Facsa y Sedesa), la firma de Ortiz recibió más de 800 millones de euros en concursos del Consell de Francisco Camps. En los extractos de contabilidad de la empresa de Álvaro Pérez figuran numerosas anotaciones de abonos de Facsa. Durante la instrucción quedó acreditado que la empresa realizó parte de esos pagos por la asistencia a ferias a las que la empresa nunca acudió.

Junto a los documentos de diseño y elaboración de actos electorales con sus correspondientes facturas aparecen de la tarjeta Visa de la empresa con cargos en empresas de artículos de lujo como Louis Vuitton, Hermes, Bulgari, Loewe, comidas en restaurantes con botellas de más de cien euros, joyería, alquiler de coches de alta gama y otras, como el abono de 34.800 euros a la empresa Ibiza Yacht, dedicada al alquiler de embarcaciones de recreo. También hay copias de facturas de gastos corrientes de supermercado o tiendas de ropa.