Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La polémica reforma de la ley del aborto

El PP de Extremadura aprueba que se pida la retirada de la ley del aborto

El PSOE ha propuesto que se retire definitivamente la reforma

Con el apoyo de IU Verdes, la proposición de los socialistas también ha sido aprobada

El presidente del Gobierno de Extremadura durante una rueda de prensa. Ampliar foto
El presidente del Gobierno de Extremadura durante una rueda de prensa. EFE

La Asamblea de Extremadura ha discutido este jueves sobre la retirada del anteproyecto de ley del aborto del Partido Popular, pese a que es una reforma legislativa que no es de su competencia, sino del Congreso. Se trata de una norma que, si sale adelante, restringirá los supuestos permitidos para la interrupción voluntaria del embarazo en la ley actual. El PP extremeño, cuyo líder, José Antonio Monago, viene rechazando la reforma de su partido, ha pedido en la Cámara autonómica que se paralice la reforma para lograr el consenso con los otros partidos y presentar una resolución al Gobierno. Con 35 votos a favor, 28 en contra y dos abstenciones, ha quedado aprobada esta propuesta en el Parlamento autonómico.

El PSOE extremeño, por su parte, ha propuesto que se retire definitivamente la reforma de ley. Con 33 votos a favor y 32 en contra, también ha sido aprobada esta propuesta. La votación se ha realizado en secreto, con urna, y las dos propuestas se han votado por separado.

La portavoz del PP extremeño ha sido la primera en intervenir. Rosa Romero ha recordado las dos veces que la despenalización del aborto ha sido votada: en 1985 y en 2010. La primera fue, según Romero, aprobada por consenso. Sin embargo, su partido, entonces bajo las siglas de AP, no participó de este acuerdo, puesto que votó en contra, junto a los centristas, la Minoría Vasca y el resto de los integrantes de la Minoría Catalana. El proyecto obtuvo 186 votos favorables, frente a 109 negativos y cuatro abstenciones.

Romero ha defendido que en la segunda, sin embargo, la ley se aprobó con pocos votos: "Solo basta con leer la Wikipedia para corroborarlo", ha explicado. La reforma de José Luis Rodríguez Zapatero recibió el apoyo de siete partidos (PSOE, PNV, ERC, BNG, IU, ICV y Nabai) y votaron en contra el PP, UPN y UPyD. El recuento de votos fue el siguiente: 184 votos a favor, frente a 158 en contra y 2 abstenciones.

Es este argumento el que utiliza el PP de Extremadura para defender una paralización de la actual reforma para lograr, a través de un proceso de diálogo y de debate, llegar a un acuerdo. "Queremos conseguir un consenso de todos los diputados extremeños, y así poder presentar una sola regulación para la modificación de la ley de la interrupción del embarazo", ha afirmado, y ha pedido que se reflexione cómo "las niñas de 16 años no pueden conducir, no pueden ir a las discotecas, pero sí pueden abortar". Esta es otra confusión en la que suele incurrir el PP, puesto que, pese a que inicialmente la ley de Zapatero permitía que las menores de 16 años pudieran abortar sin recabar el consentimiento paterno, finalmente incluyó la obligación de informar a los padres de las menores que desearan abortar, salvo en el caso de que éstas alegaran "fundadamente" peligro de violencia intrafamiliar, amenazas, coacciones, malos tratos o una situación de desarraigo o desamparo. Por ejemplo, si habían sido violadas por el padre.

Por su parte el PSOE ha instado al Gobierno a que desista definitivamente la tramitación del anteproyecto, y mantengan la regulación actual. Valentín García, portavoz del partido socialista extremeño, ha comenzado su comparecencia leyendo un texto de Fraga Iribarne de 1985 (cuando se debatió la despenalización parcial del aborto), donde comparaba el aborto con las bombas de Hiroshima. "Esto fue en la época paleolítica y hoy en día siguen existiendo personas viviendo en dicha época", ha afirmado el diputado. En esa fecha, "no hubo consenso en su aprobación. Y le dejo los documentos que son más reales que la Wikipedia", ha contradecido lo que había asegurado Romero minutos antes. Asimismo ha denunciado con un tono de voz alto que el PP y el PSOE no son "ni parecidos", ha defendido la ley de 2010 por "equilibrada y porque defiende los derechos de la mujer y la salud de las mismas".

Víctor Casco, el portavoz de IU Verdes, ha fijado la postura de su partido con la propuesta del PSOE: "No dejar a la mujer decidir es algo machista. La conciencia de la mujer debe pesar solo sobre su conciencia. No por psiquiatras, ni médicos, ni políticos". Pero ha pedido modificaciones en la ley del 2010 para que se incluyan más derechos. "Queremos que se elimine la penalización para aquellas mujeres que abortan fuera del plazo", ha ejemplificado. "Pedimos cambios en la ley actual, pero para instaurar más derechos y no menos".

José Antonio Monago, el presidente extremeño del PP, planteó hace tres días una alianza con el PSOE contra el proyecto de Alberto Ruiz-Gallardón. El objetivo es formar un frente común y conseguir un acuerdo. El barón popular propone paralizar la reforma para lograr mayor consenso y una "combinación racional de los plazos con la regulación específica de los supuestos". El 29 de diciembre Monago dejó muy en claro su postura sobre la reforma del aborto: "Nadie puede negar a nadie su derecho a ser madre. Ni tampoco nadie puede obligar a nadie a serlo". En el pleno de este jueves, el portavoz del PSOE, se ha dirigido a Monago (ausente en el debate) con estas palabras: "Lo que usted dice es demagogia y propaganda. Contesté sí o no ¿está a favor de quitarle el derecho a las mujeres?".

Más información