Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un caso de corrupción pone al límite el Gobierno de Navarra

Los socialistas exigen una investigación por esta supuesta corrupción en el Gobierno de Barcina

El principal partido de la oposición sostiene que en ningún caso gobernarán con Bildu

La presidenta Del Gobierno De Navarra, Yolanda Barcina.
La presidenta Del Gobierno De Navarra, Yolanda Barcina.

El secretario general del Partido Socialista de Navarra, Roberto Jiménez, ha anunciado esta tarde, tras reunir a su ejecutiva con carácter de urgencia, que va a exigir la creación de una comisión de investigación sobre este supuesto caso de corrupción que implicaría al Gobierno de Yolanda Barcina. Los socialistas darán "15 días" a esa comisión para que aclare los hechos; y, si no lo hace, pedirán la convocatoria anticipada de elecciones en Navarra. En última instancia y si no prospera nada de lo anterior, el PSN estaría dispuesto a presentar una moción de censura junto al resto de partidos de la oposición (incluido Bildu) para intentar tumbar al Gobierno de Barcina. "Si en 15 días no dimite, los socialistas la echarán”, ha dicho el secretario general del PSN.

Jiménez subrayó, sin embargo, que el candidato ganador de esa moción -en el caso de ganarse- convocaría inmediatamente elecciones, para hacerlas coincidir con las europeas del 25 de mayo. Es decir, que el nuevo gobierno resultante de esa hipotética moción de censura solo sería temporal: "Un gobierno de auditoría", ha dicho el socialista. Los socialistas quieren evitar el mensaje de que aceptarían formar gobierno respaldados por Bildu.

La causante de que el PSN se decida a romper el bloqueo en el que vivía la política navarra desde que UPN se quedase en minoría ha sido quien era la cabeza visible de la Hacienda Foral hasta hace dos semanas, Idoia Nieves. El martes acudió al Parlamento para explicar las causas de su dimisión y realizó un relato de lo que ella definió como “injerencias en grado de tentativa” en el trabajo de la Hacienda por parte de la consejera y vicepresidenta, Lourdes Goicoechea. Entre ellas refirió supuestas intercesiones en inspecciones a una empresa a la que la consejera había asesorado antes de entrar en política o el enfado mostrado por la titular del departamento tras una inspección a la Universidad de Navarra. Añadió que en abril pasado la consejera le solicitó información sobre retenciones y sueldos de consejeros de Caja Navarra y de las contrataciones externas de esta entidad financiera. Algo que ha confirmado la propia Goicoechea, aunque atribuyéndolo a la necesidad para responder a preguntas parlamentarias.

No obstante, el capítulo que levantó más polémica fue el relato de una comida entre Nieves y Goicoechea cuando esta última era consejera de Desarrollo Rural e Industria. En ella, Goicoechea le habría pedido la lista de empresas incluidas en el plan de inspección para ver si había alguna de las que ella asesoraba anteriormente.

El gobierno navarro ha cerrado filas con su vicepresidenta económica y ella niega tajantemente este capítulo, aunque sí reconoce, con matices, el resto de los asuntos relatados por Idoia Nieves en el Parlamento. El ejecutivo de Barcina anunció que acudirá a los tribunales para defenderse de esa acusación concreta. La oposición, PP incluido, apostó por una comisión de investigación, que se votará de urgencia en el pleno de mañana.

Para llegar a la presidencia, el socialista Roberto Jiménez (si hay moción de censura y es él el candidato) necesitaría los votos de Bildu, Geroa Bai e IE, que ya han señalado que la premisa es anticipar las elecciones. Incluso el coordinador del PP, Eloy Villanueva, señaló a EL PAÍS que, “de confirmarse las irregularidades de la Hacienda Foral, el PP tendría difícil oponerse a la censura a Barcina”.

Yolanda Barcina llegó a la presidencia tras un acuerdo con el PSN en junio de 2011. Un año más tarde expulsó a los socialistas de su gobierno y se quedó en minoría parlamentaria, con 19 de los 50 escaños de la cámara foral.