Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un dirigente del PP de Cuenca equipara el aborto a la solución final nazi

Julián Huete explica que el exterminio judío o los gulags fueron legales, como ahora el aborto

Julián Huete Cervigón
Julián Huete Cervigón

Julián Huete Cervigón, vicepresidente de la Diputación de Cuenca (PP), tiene claro que él está del lado de Alberto Ruiz-Gallardón y de su reforma de la ley del aborto que pretende anular la ley de plazos que aprobó el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Porque Huete sostiene que el aborto, aunque es legal, es equiparable a la esclavitud, a la solución final de los nazis, a los gulags soviéticos o incluso al despeñamiento de recién nacidos por parte de los espartanos, que también fueron prácticas legales en su tiempo, tal y como sostuvo.

Huete hizo esta equiparación durante el pleno de este jueves en la Diputación de Cuenca, al que el grupo socialista llevaba una moción contra la reforma de la ley del aborto. En su rechazo a la propuesta socialista, Huete -licenciado en derecho, sostuvo que no basta con sostener que el aborto es legal:

"Lo que no vale es decir que si es legal [el aborto] ya está bien. Porque la esclavitud era legal; la solución final de los nazis era legal, los gulags de los soviéticos eran legales... ¿era legal o no era legal, legal o no legal?", demandó a la oposición antes de continuar: "Los espartanos despeñaban a los hijos con apariencia de discapacidad y era legal; los cartagineses ofrecían sacrificios de niños a los dioses y era legal y moral (...) Las culturas andinas tenían en su cultura los sacrificios humanos".

Por lo tanto, y mirando las cosas con su perspectiva histórica, Huete tiene claro donde quiere estar: "Con lo que sabemos ahora tengo muy claro que tengo que estar en el proyecto de ley que habla en positivo, que tiene claro el concepto de ser humano y asume la protección de los más débiles". Y, claro está, durante el Tercer Reich, la URSS o en la antigua Esparta, le hubiera gustado estar contra la solución final, los gulag o la defenestración de niños, tal y como dijo.

Más información