Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

UPyD rechaza alianzas con Ciutadans y Vox antes de recibir una oferta formal

Santiago Abascal pretendía establecer relaciones con Rosa Díez y Albert Rivera

Vidal Quadras ve “coincidencias” en los tres partidos

La líder de UPyD, Rosa Díez, en el pleno del Congreso del 10 de febrero. Ampliar foto
La líder de UPyD, Rosa Díez, en el pleno del Congreso del 10 de febrero.

Dos no discuten si uno no quiere, pero a veces no se ofrece ni la posibilidad de dialogar o comprobar si se va a discutir o no. Este es el caso de UPyD desde su nacimiento. La dirigente de este partido, Rosa Díez, no ha dado la menor oportunidad para hablar de alianzas electorales a ninguna fuerza política. Así lo ha comprobado el presidente de Ciutadans, Albert Rivera, cuyos intentos de establecer alguna relación con Díez han sido inútiles. No es tarea fácil incluso obtener de la máxima dirigente del partido magenta una declaración sobre el interés de otros por pactar con ella. No lo va a hacer. UPyD nació para ser un partido nacional y autónomo y así quiere continuar.

Ahora reverdece la hipótesis de pactos porque lo han invocado quienes están en el proyecto de Vox en el que está Santiago Abascal, exdirigente del PP vasco y José Ortega Lara, exfuncionario de prisiones que sufrió un largo cautiverio por ETA y también exmilitante del PP. El eurodiputado Alejo Vidal-Quadras, hasta es fin de semana del PP, invocó en su despedida de este partido las similitudes entre Vox, Ciutadans y UPyD. Ningún portavoz oficial de CiU ha querido hacer declaraciones, aunque sí conversaciones informales, pero el portavoz adjunto parlamentario, Carlos Martínez Gorriarán, ha respondido en Twitter. “Sobre coaliciones y especulaciones: UPyD decidió en su Congreso de noviembre 2013 que NO iría en coalición con nadie a Europeas. Pues eso". Así de tajante.

“Coincidencias” encuentra Vidal-Quadras, entre Vox, UPyD y Ciutadans que permitiría establecer algún tipo de acuerdo o de alianzas. El afán de todos ellos por la regeneración democrática, el ataque a la “partitocracia” de los partidos, son los asuntos destacados por el exmilitante del PP. Puede ser que existan estas similitudes , pero no quiere el partido magenta abrir ningún diálogo preelectoral. Hasta ahora los acuerdos de este partido han sido poselectorales y en función de proyectos y programas concretos. Así lo hacen en determinados ayuntamientos y hasta noviembre apoyó al gobierno socialista de Asturias.

En fuentes de UPyD se precisa que una alianza electoral para los comicios europeos con otros partidos podría dar un resultado muy abultado pero, además de que el congreso del pasado mes de noviembre lo rechazó, truncaría el proyecto sobre el que se asienta esta fuerza política. “Vamos despacio, poco a pocos, pero nosotros solos, creciendo en cada provincia, en cada comunidad autónoma y sin ser sucursal de ningún partido”, señalan estos interlocutores. “Además, nosotros tenemos como enseña que no colaboramos con quien rompe con un partido y no deja su escaño”. Este comentario final de los interlocutores de UPyD se dirige a Vidal-Quadras que no tiene intención de dejar su escaño como eurodiputado sino que lo mantendrá los meses que quedan de legislatura hasta el mes de mayo y se constituya la nueva cámara.

No ve razones el eurodiputado, vicepresidente del Parlamento Europeo, para dejar su escaño porque la institución no puede estar al albur ni supeditar su funcionamiento “a lo que sucede en el plano interno de un partido”. El ya exmilitante del PP ha asegurado que está adscrito al Grupo del Partido Popular Europeo (PPE) “a título personal”, además de tener que atender las tareas que le competen como vicepresidente de la Cámara y en la comisión de Industria. No obstante, la presidenta del PP de Cataluña, Alicia Sánchez- Camacho, quiere creer que abandonará el escaño. No parece