Todos los “violentos” a los que señala el Ministerio de Interior viven en Burgos

La Subdelegación del Gobierno recalca la presencia de radicales llegados de otras provincias Las 40 personas detenidas durante los altercados del fin de semana residen en la ciudad

Una pacarta en contra del bulevar, en el barrio Gamonal.
Una pacarta en contra del bulevar, en el barrio Gamonal.LUIS SEVILLANO

A Jorge Balbás Trigo lo detuvieron en la madrugada del sábado. De ojos verdes, 23 años y 1,75 metros de estatura, asegura que tomaba unas cervezas con sus amigos cuando se produjo “el follón”. Él, insiste, miraba de lejos y no participaba en las protestas violentas: “Entonces llegaron dos policías y me dieron dos hostias con la porra en las piernas. Después, me llevaron al calabozo”. Balbás vive en Burgos —en el propio Gamonal—, como los otros 40 detenidos por los incidentes. A pesar de ello, el Ministerio del Interior se esforzó este lunes en destacar que se han detectado en las manifestaciones grupos violentos de otras zonas de España.

Más información
La presión vecinal frena provisionalmente el reinicio de las obras en Gamonal
Los disturbios vuelven por tercer día a la ‘zona cero’
El bulevar costará ocho millones y eliminará los aparcamientos gratuitos
Las protestas, en imágenes
La obra que subleva a los vecinos
El Gamonal se prepara para seguir defendiendo su calle

El primero en fijar la mirada fuera de las fronteras burgalesas fue el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez Vázquez, quien, en una entrevista en la Cadena SER, aseguró que detrás de los disturbios se encuentran “grupos violentos que se desplazan” a distintos puntos del país. Posteriormente, a preguntas de este diario, el gabinete de prensa de Interior aseveró que Fernández en ningún momento se refería a los arrestados, sino a personas detectadas en los altercados y “que no habían sido detenidas”.

A pesar de ello, en la tarde de este lunes y a través de una nota, la Subdelegación del Gobierno volvió a hacer hincapié en la presencia de violentos llegados de fuera de Burgos: “En los altercados ocurridos durante el pasado fin de semana se han detectado miembros de grupos procedentes de Castilla y León y de otras comunidades autónomas”. Pero tras esta aseveración se añadían las iniciales de los 40 detenidos y la confirmación de que todos viven en la ciudad.

En esto último, precisamente, se basó Luis Tudanca, diputado nacional del PSOE por Burgos, para recalcar en declaraciones a Europa Press que “los datos desmienten” a Francisco Martínez cuando aseguró este lunes que había “infiltrados” en las concentraciones del barrio. El socialista acusó a Interior de utilizar esta idea para criminalizar las protestas de Gamonal.

Entre los 40 vecinos de Burgos detenidos en las madrugadas del sábado y el domingo, según informó la propia Subdelegación, se encuentran 11 menores de edad. Otros 22 no superan los 25 años; y los 7 restantes tienen menos de 35. Dos son marroquíes y uno colombiano. Y, como ha anunciado el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, el Juzgado de Instrucción número 3 de Burgos ha acordado la libertad provisional de 5 de las 13 personas que permanecían retenidas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Entre los arrestados se encuentran tres miembros del grupo ultra Resaca Castellana

Fuentes policiales han apuntado que tres de los arrestados pertenecen a Resaca Castellana, un grupo ultra vinculado al Burgos Club de Fútbol —aunque el equipo no lo reconoce como peña oficial—, que se define como antifascista y que ya se ha visto involucrado anteriormente en incidentes. De hecho, como consta en un auto del Tribunal Supremo, la policía registró su sede en 2010 y encontró un artefacto incendiario de fabricación casera, dos pistolas simuladas, un hacha, cuatro navajas, “multitud” de bates de béisbol y palos, y un “manual de lucha callejera”.

El joven Jorge Balbás se ríe escéptico cuando le mencionan a Resaca Castellana. Afirma que él no pertenece a ese grupo y que, por las conversaciones que mantuvo con algunos de los 17 detenidos el sábado, duda que ellos formen parte de ese colectivo. “Casi todos somos del barrio”, añade. La fiscalía le acusa de quemar contenedores y de lanzar piedras e insultar a la policía. Le pide dos años de cárcel. Cuando le preguntan por los incidentes violentos piensa unos segundos. Después responde: “Por unos... listos nos va a ir mal a todos”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS