Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Casa del Rey: “Respetamos las decisiones judiciales”

La Zarzuela no va a opinar sobre la imputación de la Infanta

Creen que fue un error manifestarse la otra vez porque se tomó como una injerencia

La Infanta y Urdangarin acuden a ver al Rey al hospital en noviembre de 2012.
La Infanta y Urdangarin acuden a ver al Rey al hospital en noviembre de 2012. EFE

"Respetamos las decisiones judiciales". Es todo lo que va a decir la Casa del Rey sobre la imputación de la infanta Cristina, citada a declarar en el marco de la investigación del caso Urdangarin. El juez José Castro la ha llamado a declarar el próximo 8 de marzo por un presunto delito fiscal y de blanqueo de capitales por los negocios de su esposo, Iñaki Urdangarin.La Zarzuela no quiere repetir en esta ocasión los errores de la otra vez que doña Cristina fue imputada, en abril del año pasado.

En aquella ocasión, la Casa del Rey recurrió primero al "máximo respeto a las decisiones judiciales" pero más tarde se atrevió a manifestar públicamente su "sorpresa" con el cambio de criterio del magistrado y su “absoluta conformidad” con la decisión de recurrir la imputación planteada por la fiscalía anticorrupción “en su posición procesal de imparcialidad y defensa de la legalidad”. Aquellos comentarios se tomaron como una injerencia judicial y no quieren repetir el mismo error.

El jefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno, calificó de "martirio" en julio del año pasado la evolución del caso Nóos y pidió al juez que terminara cuanto antes la instrucción, mensaje que volvió a repetir el pasado sábado en una entrevista en TVE. La Zarzuela ha logrado remontar el bajón de popularidad que le costó la inoportuna cacería del Monarca en Botsuana cuando España estaba al borde del rescate, pero no los niveles previos a la imputación de Urdangarin.

Al contrario que ocurrió con Urdangarin -alrededor del cual establecieron todos los cortafuegos posibles, incluido borrar su rastro en la web-, la Casa del Rey se ha volcado en la defensa de la Infanta. Permitió que el duque de Palma eligiera personalmente a su abogado, Mario Pascual Vives, entre sus amigos -Urdangarin no quería que La Zarzuela tuviera acceso directo a su parte en la causa-, pero cuando la imputada fue doña Cristina, fue la Casa del Rey la que escogió a su representante, consensuando con ella la decisión. El Monarca conocía al elegido, Miquel Roca, uno de los padres de la Constitución, desde hacía 40 años, y confió en él la defensa de su hija como en otras ocasiones le había confiado la mediación con Cataluña en momentos de tensión soberanista.

En cualquier caso, ambos, tanto Urdangarin como la Infanta, llevan apartados de la agenda oficial de la Familia Real desde que el primero fue imputado, en diciembre de 2011, el mismo año en que don Juan Carlos declaraba en su discurso de Nochebuena: "La justicia es igual para todos".

Más información