185 escaños = abuso de poder

El Gobierno de Mariano Rajoy ya no consigue pasar gato por liebre ni a los...¡conservadores!

La reacción en Europa ante el anteproyecto Ruiz-Gallardón no ha podido ser más elocuente.

Es el proyecto involucionista de un gobierno que, con 185 escaños, cree que puede convertir una mayoría absoluta circunstancial en un sistema de abuso de poder. Y conste que quien lo afirma ya no es una representante del "pasado", Alberto Ruiz-Gallardón dixit, como la portavoz del Gobierno de François Hollande. No. Estamos hablando de un representante, como diría el ministro de Justicia, del "futuro", un periódico de gran tradición conservadora, propiedad del grupo Rupert Murdoch, es decir, News Corporation.

En el consejo de administración de News Corp. se sienta... el expresidente del Gobierno, José María Aznar, desde 2006.

¿O es que estamos mal informados y no nos hemos enterado de su renuncia por razones de principio? 

Comunicado de Aznar, todavía no hemos podido leer.

Sí, el PP detenta una mayoría absoluta circunstancial, la del 20 de noviembre de 2011, como consecuencia del desmoronamiento histórico del Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Y actúa como si tuviera una patente de corso para perpetrar el abuso del poder.

El diario conservador The Times no lo puede decir más claro.

“Viola el principio de la política democrática al suplantar con decretos estatales las opiniones de ciudadanos privados individuales. Va a erosionar el pluralismo, restringir la libertad, hacer retroceder la posición de la mujer en la sociedad española, dañar la vida familiar e infligir daños psicológicos y físicos a mujeres que padecen en ocasiones circunstancias desesperadas. Es una ley mala que previsiblemente tendrá consecuencias lamentables”, apunta.

“Aunque el Gobierno manifiesta que ninguna mujer será procesada por haber abortado, esa línea de defensa es débil. Los médicos se arriesgan a ser procesados y se enfrentan hasta a tres años de cárcel por llevar a cabo abortos que sean considerados ilegales”.

 “Hay gente que tiene fuertes objeciones éticas contra las terminaciones del embarazo (incluyendo a la Iglesia católica, que ha apoyado al Gobierno español en este asunto). Sin embargo, esa visión es minoritaria. Los sondeos muestran que la mayoría de los votantes españoles están a favor de que la ley siga como hasta ahora. Y aunque no fuera ese el caso, la propuesta de ley seguiría siendo perversa”, opina el diario,

 “Llevar al rango penal una cuestión que afecta a la salud de las mujeres y que es una cuestión de conciencia es un abuso del poder del Gobierno. Una sociedad constitucional no se inmiscuye en zonas de criterio personal que la mayoría de los ciudadanos consideran que se tienen que decidir dentro de las familias. La ingeniería social es una práctica de los gobiernos autocráticos. Los amigos y aliados de España en Europa deberían convencer al señor Rajoy de que se lo vuelva a pensar”.

¿Que se lo vuelva a pensar?

Ya hay algunas hipótesis más maquiavélicas en círculos del Partido Popular.

 Hasta ahora, en la política española los globos sonda, bajo la fómula de declaraciones de ministros, precedían a la adopción de ciertas medidas o decretos.

El Gobierno de Rajoy parece haber inaugurado otra versión de los globos sonda.

Ahora todo un anteproyecto puede ser un globo sonda.

 Varios organismos tienen que informar sobre este anteproyecto: Consejo de Estado, Consejo Fiscal, Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Esas hipótesis maquiavélicas apuntan a que en realidad el anteproyecto Ruiz-Gallardón difícilmente vea la luz como proyecto de ley.

 Pero el ministro de Justicia podrá decir que lo ha intentado.

Ruiz-Gallardón y Mariano Rajoy pretenderían ahora, en la larga precampaña de las elecciones europeas de mayo próximo, (que ha comenzado en la primavera pasada con la venta de la recuperación asombrosa, la que, según el ministro Montoro, sorprenderá al mundo entero), reenganchar a aquellos que se han sentido defraudados por el incumplimiento del programa electoral, sobre todo de los votantes que rechazan su comportamiento ante la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo sobre la doctrina Parot.

Si estas hipótesis que se barajan en círculos del PP se aproximan a la realidad, estaríamos ante una estafa en toda regla.

Rasgos de estafa ya han habido en la conducta del Gobierno ante la sentencia de Estrasburgo. Por un lado han intentado calmar a los familiares de las víctimas de ETA abriendo falsas expectativas, endosando el trabajo al Tribunal Supremo a sabiendas de que no había nada que hacer.

El gobierno ha criticado públicamente a la Audiencia Nacional por dejar en libertad a terroristas pocos días después de la sentencia.

 ¿Quién ha sido el responsable en la Audiencia Nacional de actuar con celeridad para cumplir la sentencia? El presidente de la sala de lo Penal, Fernando Grande-Marlaska.

Y, sin embargo, a pesar de sus críticas, el Gobierno y el PP han propuesto a Grande-Marlaska semanas después como vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

La sala hizo lo que debía, cumplir la sentencia sin arrastrar los pies, pero el Gobierno y el PP lo pusieron en solfa. La doblez del Gobierno y del PP es que el magistrado que llevó adelante la iniciativa de cumplir sin dilaciones la sentencia, acto criticado por el Gobierno y el PP, ha sido encumbrado al órgano de los jueces por iniciativa....del Gobierno y del PP.

Más precisamente: de Alberto-Ruiz Gallardón.

Comentarios

También es interesante el papel en esto de los periódicos afines. Todos recordamos, supongo, la frecuencia (que la convirtió en un tópico) con la que dichos periódicos hablaban del "rodillo" parlamentario socialista, cuando el PSOE disponía de mayoría absoluta en la Cámara y aprobaba leyes que no eran del gusto de la derecha. ¿Alguien la ha visto empleada una sola vez en dicha prensa cuando es el PP el que utiliza su actual mayoría absoluta, incluso con la oposición en pleno del resto del Parlamento, para aprobarlas ahora? ¿Sólo es "rodillo" si lo hace el PSOE, pero no si es el PP? Y, en este caso, ¿por qué, señores periodistas?
Esta mayoría absoluta cambiar la ley a través de decretos que “violan el principio de la política democrática al suplantar con decretos estatales las opiniones de ciudadanos privados individuales” -según The Times-. Los decretos leyes pensados para para ser dictados, en determinados casos, en virtud de razones de urgencia, se han convertido en una costumbre y el “laminar”, como mayoría a la ciudadanía que no piense como ellos, un hábito. Friedman, en el laboratorio chileno experimento esta línea de la teoría del Shock, en la que según él, los momentos de crisis eran los indicados para hacer que lo políticamente imposible se trasformara en políticamente inevitable: nadie pensaba que pudiésemos retroceder hasta el extremo de colocar a la mujer en el pasado lejano del aborto clandestino, pero es el ejemplo evidente de la política reaccionaria de quienes ni siquiera querían la Constitución 78. Del mismo modo que somos el país donde las diferencias se han incrementado más que en ninguno, desde donde partíamos como cuarta economía Europea hoy con más paro que ninguna excepto la griega; en derechos estamos regresando más allá de lo que pueden soportar incluso los conservadores europeos, que reconocen el exceso que este gobierno contiene y que en esta ley solo ha encontrado a su lado la voz JM Le Pen (ni la de su hija siquiera).De lo que se trata no es de los problemas una ley particular sino del contenido ideológico que emana de la presentación de esa ley: cómo perciben lo social, como entienden el derecho y que mecanismos de corrupción institucional insertan en el sistema para alcanzar la máxima dominación posible. Cuando acaben de pasar por el gobierno no vamos a conocer ni a nuestros hijos.
El gobierno de Rajoy ha tenido el placer de recibir las felicitaciones del partido que más se le acerca en Europa: El partido de Jean Marie Le Pen. Este líder carismático donde los haya y su propia hija, ahora heredera de las voluntades democráticas de su padre, han honrado a Rajoy por haberse atrevido a reformar una ley del aborto que no cuadraba con su ideología. Sí con la de la mayoría de los ciudadanos, pero, qué importan los ciudadanos, que son los que pagan sus nóminas, si lo que de verdad cuenta es la ideología. La iglesia católica ha pedido que el aborto desaparezca del mapa y Gallardón ha hecho una ley que casi lo consigue. Rouco Varela, el defenestrado por el Papa, no ha quedado a gusto y siente que ha sido traicionado por su díscolo discípulo Gallardón.Rajoy y Gallardón piensan que "¿ladran?, luego cabalgamos". A seguir con el gobierno trémulo y rancio de la derecha extrema, donde los que menos importan son los españoles. Sólo quedan dos años para desterrar a los sujetos de esta calaña. Si no estamos atentos, nos la volverán a hacer y será nuestra culpa.
Bueno, lo único que saco en claro es que no tienen intención alguna de gobernar ni ser parte de gobierno después de las próximas elecciones. Tampoco pueden trincar mucho, creo, porque queda ya poco de donde robar. Alguna lógica (retorcida) tendrá lo que hacen estos señoritos de derechas.
La apisonadora del Partido Peligroso sigue destrozando e imponiendo sus leyes, es de vergüenza que el único apoyo que está encontrando en Europa sea el del partido nazi francés y la Iglesia.Las similitudes no engañan a nadie ¿hasta cuando? Necesitamos un nuevo gobierno ya!!
La apisonadora del Partido Peligroso sigue destrozando e imponiendo sus leyes, es de vergüenza que el único apoyo que está encontrando en Europa sea el del partido nazi francés y la Iglesia.Las similitudes no engañan a nadie ¿hasta cuando? Necesitamos un nuevo gobierno ya!!
Lo que ocurre, es la manifestación práctica o consecuencia vívida, de una carencia de convicción democrática. Por tanto, no puede haber compromiso democrático. Hasta que no nos demos cuenta de ello; hasta que no asumamos este hecho tremendo, seguiremos reclamando -equivocadamente- más democracia, equidad y canales efectivos de la voluntad social.Nuestro problema no es la falta de democracia; nuestro problema es la falta de demócratas.Y, a la vez, nuestra falta de implicación -como sociedad- en el conocimiento de las personas que aspiran a tener responsabilidades políticas. ¿Puede haber mayor distancia, que la que existe en este momento, entre la voluntad de la gente y la actuación de mayoría parlamentaria? Muy díficilmente.Y, una última, pero penosa cuestión es, ¿de que mecanismos, disponemos las personas para apartar de sus cargos, tan pronto como se perciba necesario, a los políticos incapaces de reflejar las aspiraciones sociales y los compromisos programáticos?Somos presa fácil de la arbitraria interpretación que hacen los políticos, sobre nuestras demandas; del libre albedrío de esos "políticos" en sus actuaciones y de nuestra carencia de mecanismos de control.El abuso de poder es la manifestación de la falta de convicción democrática, por parte de quienes lo practican y de la falta de control por parte de quienes lo sufren.
En la Fundación "Guru-Gú" se sabe de buena tienta que esta forma de gobernar del PP -a golpe de martillo- es la antesala para poner en marcha una segunda fase, para cumplimentar las recomendaciones de Luis Solana, para presentarse ante la sociedad y decir: Hacemos lo que los socialista piensan que es lo mejor para salir de la órbita de los Estados fallidos. Es decir, poner al frente de algunas instituciones a un guardia civil. Empezando por el CGPJ,el Senado, el Tribunal de Cuentas y el Constitucional. Otro guardia civil al frente de los interventores, auditores y abogados del Estado. Y por supuesto al frente de la fiscalía anticorrupción hay que poner como mínimo a un batallón. Seamos realistas, la guardia civil es lo único que tiene esta tierra de conejos. Y para colmo en el mensaje navideño nada se ha dicho del paradero del jaguar de Ana Mato. Ni siquiera un recuerdo para el 30 aniversario de la célebre y muy puñetera "sentencia": En España la justicia es un cachondeo. Y sin embargo un tal Divar sigue dándose golpes de pecho en misa de 12. Y otro magistrado, un tal E. Silva en la picota querer meter entre rejas a lo mas podrido de la sociedad. Quien mejor visión de la "jugada" tiene sobre el caso "Silva" es la escritora Almudena Grandes: La justicia me da asco. El mismo asco que a ese 78% que en todo tipo de encuesta dice no creer en la mierda justicia que hay en este Estado fallido. Pero la gente sigue votando. Hasta que no se consiga un 78% de abstención en cualquier tipo de elecciones aquí no pasa nada. Aquí la marca España es el Cante por Peteneras o como irse de rositas, como los 1.700 imputados, como Jaume Matas, como los empresarios del caso"Terra Mítica". Con Zaplana en el ajo. Y en ese plan. Ninguno.
¿Se debería pedir al partido popular una ley de protección del estafador? es parte de la marca españa ¿quién no estafa o ha estafado en el entorno de los voceros de dicha marca?

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS