Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía apoya que Matas no entre en prisión hasta que se tramite su indulto

Anticorrupción dice querer evitar que el exlíder balear cumpla la pena en vano

Jaume Matas a su llegada a los juzgados el pasado enero

La Fiscalía Anticorrupción se ha mostrado favorable a que sea suspendida la ejecución de nueve meses de prisión impuesta al expresidente balear Jaume Matas por un delito de tráfico de influencias mientras el Gobierno decide si le concede o no el indulto que ha solicitado.

Esta ha sido la respuesta del Ministerio Público ante el requerimiento de la Audiencia Provincial de Baleares para que las acusaciones del caso Palma Arena se pronuncien sobre la petición de indulto de Matas, según adelantó Europa Press.

En su informe, la fiscalía se ampara en el artículo 4 del Código Penal, proclive a la suspensión de la pena cuando la finalidad del indulto “pudiera resultar ilusoria”, es decir, ante la posibilidad de que el procesado cumpliese la condena en vano por el hecho de que el Ejecutivo central decidiera finalmente perdonarle —el indulto lo otorga el Rey a propuesta del ministro de Justicia y tras la deliberación del Consejo de Ministros—.

Pero con esta posición, el Ministerio Público cambia de criterio. El fiscal del caso, Pedro Horrach, ya se había pronunciado a favor del ingreso en prisión de Jaume Matas por su grave “conducta delictiva”.

En cualquier caso, el Gobierno de Mariano Rajoy no parece predispuesto a concederle el indulto. El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha advertido que “a priori” no aprecia en el caso de Matas “razones de equidad, interés público y justicia”, que son las causas contempladas para la concesión de indultos, al tiempo que ha recordado que el Gobierno “jamás” ha concedido esta medida de gracia por delitos de tráfico de influencias.

El exlíder balear fue condenado por los contratos y subvenciones irregulares concedidos al periodista Antonio Alemany a una pena de nueve meses de prisión dictada por el Tribunal Supremo, que redujo la condena inicial de seis años de cárcel. La Audiencia ya suspendió el ingreso en la cárcel de Alemany, condenado a dos años y tres meses de cárcel, mientras se tramita su indulto.

Matas solicitó la medida de gracia al Gobierno una vez que la Audiencia Provincial de Baleares se negó a sustituir por una multa económica la condena de nueve meses de prisión al tratarse de un caso “de gravedad palmaria”. Según la Audiencia, Jaume Matas usó su cargo “con menoscabo del interés público y colectivo” y no “ha mostrado interés en reparar o rehabilitar” el daño causado. Además, considera que es “inasumible” para la sociedad que “el titular de uno de los poderes del Estado cometa un delito de tráfico de influencias” y que su “grave delito no queda penalmente satisfecho con el abono de una ridícula y exigua multa”.

La petición del indulto supone que Matas, que se declara inocente, asume que cometió el delito. Su defensa lo reclama por razones de “humanidad” y “proporcionalidad” y porque considera que el encarcelamiento del exministro de José María Aznar conllevaría “efectos desocializadores” sobre él y “en nada serviría para conseguir una supuesta reinserción social o reeducación”.

En el escrito que presentó para solicitar el perdón la abogada del exlíder balear y ex magistrada de la Audiencia Provincial de Madrid, Pilar Gómez Pavón, subraya que Matas “es una persona integrada en la sociedad, con arraigo familiar, laboral y afectivo”, por lo que su internamiento en la cárcel para cumplir la pena de nueve meses que pesa sobre él por el primer juicio del caso Palma Arena provocaría que el acusado se viese “separado” de su entorno más cercano.

Más información