Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Díaz Ferrán y un consejero de Aguirre, ‘padrinos’ de becarios en Caja Madrid

La fundación informaba a Blesa sobre becas concedidas a estudiantes por los que se interesaban desde el expresidente de la patronal hasta distintos políticos

Ampliar foto
Miguel Blesa, en un acto de 2008.

Caja Madrid financió durante mucho tiempo los estudios en el extranjero de cientos de jóvenes. Al correo electrónico de Miguel Blesa, presidente de la entidad, llegaban numerosas recomendaciones para distintos favores que Caja Madrid podía hacer a determinadas personas. Entre ellos, para las becas de postgrado en el extranjero.

El máximo responsable de la Fundación Caja Madrid, Rafael Spottorno, hoy jefe de la Casa del Rey, era el encargado de informar a Blesa sobre la selección de los becarios agraciados con la ayuda económica.

En uno de sus correos electrónicos, Spottorno se dirige a la secretaria de Blesa para informarle sobre algunos estudiantes que habían solicitado la beca y que venían apadrinados. “En diversos correos electrónicos de esa Secretaría”, escribía Spottorno, “se ha manifestado interés por algunos solicitantes de beca de postgrado en el extranjero. El próximo lunes 21 haremos pública la lista definitiva de becarios seleccionados en esta convocatoria 2007. Por si quiere adelantárselos al presidente, a continuación le informo de los candidatos de su interés sobre los que no haya dado razón antes (lo he hecho en algunos casos de candidatos que no superaron el primer o el segundo corte en el proceso de selección)”.

El correo de Spottorno sugiere que las recomendaciones de políticos o empresarios no eran atendidas. El listado que facilita en esa comunicación incluye la beca concedida a un apadrinado por Gerardo Díaz Ferrán, que además de ser entonces el presidente de la CEOE era consejero de Caja Madrid y tenía numerosas deudas con la entidad; y la beca, denegada, a un recomendado del entonces consejero de la Comunidad de Madrid, Juan José Güemes. Blesa recibe esa información y ordena preparar “las correspondientes cartas”.

También registró en su correo algunas cartas de rectores de universidad o de obispos que le pedían dinero para financiar cursos o reparar iglesias con el dinero de la Obra Social.

“¿Les pagas a los tres consejeros la dieta de los 6.000 netos?”

Enrique de la Torre fue durante mucho tiempo secretario del Consejo de Administración de Caja Madrid y mano derecha de Miguel Blesa. Era uno de los hombres que le informaba sobre las maniobras dentro del Consejo de Administración, quien le detallaba con qué consejeros podía contar en según qué votaciones y le mantenía al tanto de las batallas de poder que se pudieran producir en ese órgano de Gobierno de la caja. En uno de los correos dirigidos a Blesa en julio de 2007, De la Torre le informa de reuniones previas con tres consejeros que integran la comisión de retribuciones. El secretario quiere orientación respecto a los futuros pagos y pregunta a Blesa: “Les pagas a los tres la dieta de 6.000 [euros] netos de la que hablamos ayer”. Blesa contesta: “Luego hablaremos”. En otro correo, De la Torre le informa sobre una negociación e insiste con la preocupación de consejeros sobre las futuras retribuciones. El presidente de Caja Madrid sentencia: “Las mejoras en la retribución de consejeros están presentes en todas las negociaciones”.

Las negativas son numerosas aunque siempre hay excepciones, como cuando la petición viene de la mano de algún miembro del Gobierno de la Comunidad de Madrid que impone determinados gastos millonarios en distintos proyectos culturales. En esas circunstancias, Blesa ordena pagar y Spottorno, director de la Fundación Caja Madrid, le manda correos electrónicos cargados de reproches al supuesto proyecto cultural que tiene que costear la entidad financiera.

Más información