Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Blesa: “¿Ignacio González presidente de Caja Madrid? Valiente disparate”

El banquero negó al vicepresidente de Esperanza Aguirre los datos del fiasco de Martinsa

Ampliar foto
Información sobre el crédito Martinsa a Ignacio González.

Las relaciones del Gobierno de Esperanza Aguirre con Miguel Blesa, expresidente de Caja Madrid, se empezaron a torcer en 2008. Fue un año difícil para una entidad financiera acostumbrada a dar beneficios multimillonarios. Algunos de los principales clientes inmobiliarios de Caja Madrid, a los que había prestado cientos de millones de euros, anunciaban suspensiones de pagos ante el desplome de su negocio.

Blesa asistía con preocupación a este panorama mientras el Gobierno de la Comunidad de Madrid buscaba motivos en su gestión para justificar su estrategia de sustituirle al frente de Caja Madrid. El excesivo riesgo que Caja Madrid contrajo con Martinsa-Fadesa, 1.000 millones de euros, fue uno de los motivos que el Ejecutivo autonómico aprovechó para poner en cuestión la gestión de Miguel Blesa.

En julio de 2008, Ignacio González, entonces vicepresidente de la Comunidad de Madrid y portavoz del Gobierno, reclamó a Blesa información sobre lo ocurrido con Martinsa-Fadesa con el objetivo de responder a las preguntas que los periodistas le hicieran en la conferencia de prensa que ofrecía todos los jueves.

La petición de González removió a los principales colaboradores de Blesa, que enviaron un correo electrónico al presidente de Caja Madrid explicándole los inconvenientes de suministrar información sobre Martinsa al vicepresidente autonómico: "Por muy poca información que le mandemos, estamos seguros que la dará a comprobar a terceros, incluido algún miembro de la ejecutiva, y terminará por volverse en contra. Mejor dejarlo pasar". La recomendación fue atendida por Blesa: "No quiero que mandemos información alguna. Ni un dato numérico".

Los encontronazos con Esperanza Aguirre e Ignacio González, eran constantes. Cuando unos meses después se desencadenó la gran batalla por el control de Caja Madrid y Aguirre planeó sustituir a Blesa, este buscó el apoyo de otro sector del PP sentado en los órganos de gestión que capitaneaba el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón. Durante esos meses del verano de 2009, Blesa y concejales de Ruiz-Gallardón se intercambiaban correos electrónicos. En uno de ellos, uno de los colaboradores del alcalde le remite a Blesa una noticia en la que se da por seguro que el PP de Aguirre quiere colocar al frente de Caja Madrid a Ignacio González y pregunta: "¿Qué te parece?". Blesa responde: "Me pega más para pincharlo que para promocionarlo. Valiente disparate".

Más información