Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU, ERC e ICV tramitan en el Congreso que Cataluña pueda hacer referendos

Preocupación en la mayoría de los grupos y solo alegría evidente en ERC

PNV: “Cuando los sentimientos sociales son objetivos y persistentes, aflorarán siempre”

Una vez conocida la pregunta que CiU, ERC, ICV y CUP quieren formular a los catalanes, el primer paso legal lo van a dar las tres fuerzas políticas representadas en el Congreso de los Diputados. CiU, ERC e ICV han pactado presentar una proposición de ley por la que se pide al Gobierno de España que delegue en la Generalitat de Catalunya la capacidad de convocar un referéndum consultivo, en virtud del artículo 150.2 de la Constitución. Este es el pacto al que han llegado los máximos dirigentes parlamentarios de esas fuerzas políticas: Josep Antoni Duran Lleida (CiU); Alfred Bosch (ERC) y Joan Coscubiela de ICV.

No se quedarán solos, dado que cuando esa proposición de ley se debata, previsiblemente al comienzo del nuevo período de sesiones después del paréntesis vacacional del mes de enero, tendrán el apoyo del PNV y de algunos de los partidos que componen el Grupo Mixto. La razón de esta iniciativa desde Madrid, en coordinación con sus partidos en Cataluña, es de eficacia, señalan desde ICV. Estas fuentes explican que será mucho más rápido pedir desde Madrid, a través de una proposición de ley, esa capacidad del Gobierno de Cataluña para convocar la consulta que aprobarla en el Parlamento autonómico para después traer esa iniciativa a las Cortes.

Mientras que en Madrid se debate esa iniciativa, desde Cataluña se tratará de tender puentes con el Gobierno de España para que autoricen la celebración de la consulta. Desde ahora, hay 11 meses para que el debate se produzca aquí y allí, en las instituciones nacionales y en Cataluña, auguran las fuentes parlamentarias nacionalistas.

El tono y el gesto del portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, han transmitido que se ha llegado a lo “inevitable” puesto que “una mayoría” de catalanes, al menos de sus representantes, quiere que se formule la pregunta o las preguntas del devenir de esa comunidad autónoma. “Ahora hay que vehicular el procedimiento y la pelota está en el otro lado del tejado, en el Gobierno”, ha dicho Esteban. Desde su perspectiva, no hay nada de malo ni se corren riesgos por “preguntar a los ciudadanos” por si quieren mantenerse o no ligados como hasta ahora con el resto de España.

Todos los testimonios se han producido en los pasillos del Congreso con consternación, por parte de unos, satisfacción en pocos y alegría incontenible en algunos pocos. Así el diputado de ERC Joan Tardá felicitaba efusivamente a Joan Coscubiela de ICV, que tuvo como respuesta una media sonrisa, seguido de un gesto preocupado. Al margen de declaraciones públicas, sí se ha constatado en general un escepticismo notable respecto a que vaya a celebrarse un referéndum el 9 de noviembre de 2014. ¿Entonces qué pasará?. “En Madrid se rechazará dar la competencia a Cataluña para celebrar consultas y en Cataluña se acordará que se realice”, señalan fuentes nacionalistas. Entre tanto, se seguirá trabajando para convencer al Gobierno de España que permita una reforma de la Constitución para que Cataluña encuentre un mejor acomodo, señalan en fuentes nacionalistas. Lo que ya es imposible es “no hacer nada”, insisten las mismas fuentes, aunque reconozcan que probablemente los pasos que se vayan a dar queden para la próxima legislatura. En Cataluña el afán de cambio de estatus no se olvidará por la razón que da el portavoz del PNV Aitor Esteban: “Cuando hay razones objetivas profundas y sentimientos persistentes, afloran una y otra vez”.

Más información