Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy se escuda en la ausencia de acuerdo para rechazar la reforma constitucional

Rubalcaba se pregunta cómo se sabe que falta consenso si no se da la opción de comprobarlo

Posada: “Solo se puede cambiar si el resultado es de todos”

Mariano Rajoy saluda a Jesús Posada en el Congreso durante el acto de celebración del día de la Constitución. Vídeo: Atlas / Foto: ULY Martín

El Gobierno ha defendido este viernes que solo se podrá reformar la Constitución si se alcanza el consenso de 1978. Así lo ha expresado el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que también ha señalado que el acuerdo debe llegar "defendiendo la paz, la libertad y la convivencia más allá de las lógicas diferencias". "No se puede hablar de que no hay consenso si ni siquiera se han sentado a hablar", ha afirmado el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, que ha reprochado al Ejecutivo la falta de iniciativa. Estas declaraciones se han producido minutos antes del inicio del acto oficial del Día de la Constitución, que conmemora sus primeros 35 años.

Varios millones de españoles no han estado este viernes representados en el Congreso de los Diputados, en el 35º cumpleaños de la Constitución, por la ausencia de sus representantes. No han visto razones para festejar la Ley Fundamental los nacionalistas de CiU, PNV, BNG, ERC y Geroa Bai. Pero tampoco, los representantes de Izquierda Plural, que aúnan a Izquierda Unida, Iniciativa per Cataluña-El Verds, y Chunta Aragonesista. Esta izquierda ha hecho un breve acto de presencia en el Congreso, antes del comienzo oficial, para manifestar la necesidad de cambio, pero sobre todo para denunciar los incumplimientos de la Constitución vigente. El tema central de este aniversario ha sido la reforma de la Constitución. Todos hablan de ello, pero no se hará al menos en esta legislatura. El PP, con la mayoría parlamentaria, no está por la labor.

Sin nacionalistas y sin los representantes de Izquierda Plural, los varios centenares de invitados a esta celebración, con menos afluencia que otros años, se ha nutrido de los miembros del Gobierno encabezados por su presidente, Mariano Rajoy, y la dirección parlamentaria representada por el portavoz del PP, Alfonso Alonso, y el secretario general, José Antonio Bermúdez de Castro. Junto a ellos, parlamentarios del PSOE con su secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, y la portavoz parlamentaria, Soraya Rodríguez, a la cabeza y el grupo parlamentario de UPyD con su portavoz, Rosa Díez, codo con codo con Alonso del PP y Rodríguez del PSOE. El resto, varios cientos, representantes de las altas instituciones, de las Fuerzas Armadas y ex altos cargos que han ostentado alguna vez un papel en la España democrática.

Si las ausencias se han notado apreciablemente, mucho más ha sobresalido la división de los presentes entre los partidarios y los contrarios a la reforma de la Constitución. PP y Gobierno, en contra; PSOE y UPyD a favor, aunque en principio con contenidos diferentes. La ausencia de consenso es el argumento esgrimido por la mayoría parlamentaria del PP para negar la apertura de un proceso de cambio. Después de varios días de escuchar este argumento, el líder del PSOE ha intentado desmontarlo. “No se puede decir que no hay consenso si no se ha hablado del contenido de la reforma”, ha dicho Rubalcaba. Y ha preguntado al PP y al presidente del Gobierno: “¿Usted cómo sabe que no hay consenso si no nos hemos reunido, si no hemos hablado de qué se puede reformar, si no sabemos si puede haberlo o no? En suma, si no se abre un proceso de diálogo es imposible saber si se puede llegar a alguna parte".

Tanto Rubalcaba como el senador y expresidente de la Generalitat , el socialista José Montilla, han querido recalcar la vigencia absoluta de la Constitución, “el orgullo” que hay que sentir por la misma, según Rubalcaba, pero es el momento con 35 años de afrontar el futuro y adaptar el texto a la España que necesariamente cambiará al salir de la crisis. "¿A alguien le puede molestar que la Sanidad pase a ser un derecho de todos los españoles reconocido por la Constitución?", ha preguntado el líder socialista como ejemplo de lo que él propone, sin mencionar los cambios para avanzar hacia una España federal en el afán de que Cataluña encuentre mejor acomodo y desistan quienes están a favor de la independencia.

No es momento aunque todo es mejorable y reformable, ha señalado el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, así como la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. “Para cambiar la Constitución hay que tener objetivos claros y señalar para qué queremos cambiarla”, ha señalado el presidente y, después, como colofón, el consenso. Sin un acuerdo similar al que hubo en 1978 no se puede abordar. En ese pacto sí estuvo CiU y lo que hoy es Izquierda Plural.

Acto solemne de izado de la bandera en la plaza de Colón de Madrid. EFE

El único orador oficial en este día de celebración siempre es el presidente del Congreso, Jesús Posada, junto al presidente del Senado, Pío García Escudero, han estrechado la mano del millar de invitados. “El 6 de diciembre de 1.978 aprobamos la mejor Constitución de la Historia de España”, ha afirmado. No fue fácil, le ha dicho al 40% de los españoles que nacieron después de que la Carta Magna se aprobara en referéndum. En estos 35 años ha habido sufrimiento, en especial por el zarpazo del terrorismo, a cuyas víctimas, ha dicho Posada, les ha prometido que jamás serán olvidadas. Bajo el paraguas de la Constitución los españoles han conseguido un marco de convivencia idóneo que sigue siéndolo.

“Cualquier modificación de nuestro valioso marco de convivencia debe abordarse con cautela y extremada responsabilidad. Cualquier reforma debe hacerse desde el diálogo y cualquier reforma debe hacerse con extraordinaria cautela, que se estudien los contenidos y que sea si son útiles y con el mismo consenso que en 1978”. Solo se puede modificar si el resultado es “una Constitución de todos”. De entrada, estas premisas no se dan pero la discrepancia no se conoce oficialmente porque no ha habido una convocatoria para ver si es posible o no reformar la Constitución.

El otro protagonista de este aniversario ha sido el recién fallecido Nelson Mandela. Su ejemplo, su trayectoria y su objetivo de unir a todos los sudafricanos ha sido invocado por Posada, Rajoy y Rubalcaba, para resaltar lo conseguido en España en estos 35 años. Unidad y convivencia. No hay acuerdo sobre el inmediato futuro. Aun así el cumpleaños se ha celebrado en el Salón de los Pasos Perdidos con buen tono, sin tensiones, y con el espíritu de consenso que con más o menos intensidad se observa en las Cortes Españolas desde 1977.

Más información