Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PP y PSOE pactan que Lesmes presida el Poder Judicial

Pilar Teso, progresista, podría ser vicepresidenta del Supremo

El pacto entre PP y PSOE para que el magistrado conservador Carlos Lesmes sea el nuevo presidente del Consejo del Poder Judicial se va cumpliendo poco a poco. La progresista Pilar Teso Gamella, presentada ayer para competir con Lesmes aunque con pocas posibilidades, podría terminar siendo icepresidenta del Supremo. Los nuevos vocales del Consejo, que este  miércoles por la mañana juraron sus cargos ante el Rey, celebraron luego su primer pleno y, de acuerdo con ese pacto, votaron mayoritariamente ambos nombres como candidatos para ocupar los primeros sillones de la judicatura. Salvo sorpresa de última hora, el lunes, tal como les han dicho los políticos que les han propuesto, elegirán a Lesmes presidente. El sector progresista espera que este proponga a Teso para la vicepresidencia del Supremo.

Teóricamente, según la ley, para preservar la independencia judicial, son los 20 vocales (elegidos por el Congreso y Senado) quienes eligen al presidente, pero es tradición que el nombramiento lo pacten los dos grandes partidos. Los nombramientos de vocales se los reparten (en una extrapolación de la cuota de poder que tienen ambos en el Congreso y Senado) en función de afinidades ideológicas y personales. Y, casi a la vez, les dicen a quién tienen que votar para presidente.

Teóricamente son los 20 vocales quienes eligen a su jefe, según la ley

Lesmes, que fue propuesto por la vocal conservadora María Ángeles Carmona, era el candidato del ministro Gallardón. Teso fue promovida por la vocal progresista Clara Martínez, esposa del exfiscal general Cándido Conde-Pumpido, nombrado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Ayer, los nuevos vocales —obedientes con las directrices del PP y PSOE— los pusieron sobre la mesa en una parrilla de salida en la que los vocales ya saben quién quedará primero y segundo. Fuentes del Consejo señalan que los nombres a los que debían votar los vocales le fueron dados hacia las cinco de la tarde, justo la hora en que comenzó el pleno. Tras mencionar la citada secretaria judicial el nombre de Lesmes, casi todos los vocales conservadores lo secundaron. Y los progresistas hicieron lo mismo después de que Clara Martínez pusiera sobre la mesa el de Pilar Teso.

Ni el PP ni el PSOE querían que se reprodujera la escena que se vivió en el anterior Consejo cuando el nombre del presidente, en ese caso fue Carlos Dívar, fue anunciado desde La Moncloa cuatro días antes de que los vocales, que son los que por ley tienen esa facultad, le eligieran. Muchos vocales se mostraron entonces avergonzados con lo ocurrido, y no tuvieron fácil apelar a aquello de que el presidente Dívar había sido una elección de ellos, no política.

El magistrado llamado a ser nuevo presidente del Supremo y del Consejo, Carlos Lesmes, pertenece a la Sala de lo Contencioso del Supremo, al igual que Pilar Teso (la presencia de jueces de esta Sala en el nuevo Consejo es muy relevante). Lesmes fue director general de Justicia en el Gobierno de José María Aznar. Era una apuesta de Ruiz-Gallardón avalada por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Y luego consensuada con el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba. Los socialistas confían en que Teso ocupe la vicepresidencia del Supremo: un puesto de nueva creación, de gran importancia porque sustituirá al presidente durante sus ausencias. Teso, que tiene un perfil muy técnico, trabajó en el Gabinete del exsecretario de Estado de Justicia Luis López Guerra durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Es decir, los dos han estado en Justicia con distintos Gobiernos.

Durante el pleno celebrado este jueves, algunos vocales sacaron a colación como candidatos a presidente los nombres de otros jueces, pero “solo fue un mero paripé”, según fuentes del nuevo Consejo. Fue el presidente en funciones, Rafael Fernández Valverde, el de más edad, quien anunció los nombres de Lesmes y Teso. Fernández eludió responder a las preguntas que le formularon los periodistas; entre ellas, la de si era o no una casualidad que los vocales elijan ahora a alguien cuyo nombre fue filtrado hace meses.