Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro partidos piden al Gobierno el boicot al amistoso de La Roja en Guinea

La Izquierda Plural, UPyD y PNV y ERC consideran que supone un aval al régimen de Obiang

Ampliar foto
Cartel de la selección de Guinea Ecuatorial junto a una foto de Obiang, en Bata. REUTERS

Cuatro partidos políticos han pedido al Gobierno que haga un "boicot institucional" al partido amistoso que el sábado que viene jugará la selección española de fútbol contra la de Guinea Ecuatorial en el Nuevo Estadio de Malabo. La Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), UPyD y PNV y ERC consideran que el encuentro de La Roja servirá para avalar la dictadura de Teodoro Obiang, cuyo Gobierno ya ha destacado que el partido refleja "las excelentes relaciones culturales y de amistad" entre España y Guinea Ecuatorial. La oposición ecuatoguineana, por el contrario, considera que el equipo español se ha prestado al  "sucio juego propagandístico" del Gobierno de Obiang y “servirá para refrendar, validar, legitimar y lavar el rostro de una dictadura brutal, cruel y sanguinaria”..

El partido se celebrará días después de que, por primera vez, el Gobierno de Mariano Rajoy haya enviado a Malabo en visita oficial a un alto cargo, el secretario de Estado de Cooperación y para Iberoamérica, Jesús Gracia, se convertirá hoy en el primer alto cargo de Mariano Rajoy que visita Malabo. El régimen de Teodoro Obiang se ha felicitado de que “el equipo español, actual campeón del mundo, haya aceptado jugar sin ninguna compensación económica, gracias a las excelentes relaciones culturales, de amistad y cooperación que unen a España con nuestro país”.

Gaspar Llamazares, portavoz de Justicia de IU-ICV-CHA, ha emplazado al Gobierno a que tome medidas para evitar que Obiang venda ese partido como un aval a su régimen y ha criticado la "falta de sensibilidad" de la Federación Española de Fútbol al organizar ese enfrentamiento, que no es un compromiso "de carácter deportivo, sino claramente político". En esta misma línea, la portavoz de Exteriores de UPyD, Irene Lozano, ha exigido al Ejecutivo que no dé "ninguna" cobertura política a ese enfrentamiento entre los combinados español y ecuatoguineano ni que envía representación alguna al mismo, "ni siquiera de mínima cortesía". Lozano ha reclamado al Ejecutivo que dé un 'toque' a la Federación Española de Fútbol con el fin de que pueda influir para frenar que este tipo de encuentros deportivos se celebren "con toda normalidad" en países dictatoriales.

En nombre del PNV, el diputado Emilio Olabarría ha criticado que disputar ese partido puede suponer "una suerte de aval" a un régimen dictatorial y "genocida", y considera que esa no es "la mejor fórmula" para apoyar el avance hacia la democracia en Guinea Ecuatorial. "El fútbol es más que fútbol desafortunadamente y tiene un valor simbólico y de legitimación moral", ha apuntado.

Por último, el diputado de ERC Joan Tardá considera "una gran hipocresía" que se justifique la celebración de este partido asegurando que "el deporte está por encima de los regímenes políticos". Según ha proclamado, de lo que se trata es de "no dar cancha" a un dictador que es un "genocida".

Así las cosas, Tardà ha pedido explicaciones a la Federación Española de Fútbol por la disputa de este evento deportivo y al Ejecutivo del PP que tenga la "honradez" de hablar "claro" y no esconda con este partido la prevalencia de los intereses económicos sobre la vulneración de los derechos humanos que sufre un pueblo desde hace décadas. "Es una actuación absolutamente hipócrita que evidencia la doble moral del Gobierno español", ha concluido.

El hijo de Obiang y vicepresidente, Teodorín Nguema Obiang, acusado de saqueo de fondos públicos, ha ofrecido una prima de cinco millones de euros a su selección por ganar el partido con España.

Más información