El Círculo apuesta por la reforma constitucional

En ese foro están grandes empresas, pero también académicos

El Círculo de Economía es uno de los más prestigiosos foros catalanes. En él están grandes empresas, pero también académicos. Hasta ahora pilotada por el exministro del PP Josep Piqué, la institución ha apostado por una reforma de la Constitución para renovar el modelo territorial. Este mes tomará el relevo previsiblemente el catedrático Antón Costas, que ayer presentó su candidatura para la institución. Además de Piqué, en su propuesta de junta están, entre otros, los empresarios José Manuel Lara (Planeta), Jordi Mercader (Miquel y Costas), Josep Oliu (Banco Sabadell), Marc Puig (Puig), Juan José Brugera (Colonial); la jefa de Relaciones Públicas del Consejo de la Unión Europea, Cristina Gallach; o los intelectuales y académicos Josep Ramoneda y Joan B. Culla.

En su programa, Costas recuerda que “en los últimos años nuestras élites han renunciado a liderar la modernización, confiando en que la sola pertenencia al euro fuera suficiente para impulsar las reformas”. “Ha sido un error”, afirma en el comunicado, en el que Costas se compromete a que el Círculo intervendrá “ activamente en esta tarea modernizadora del modelo económico, social y político”.

El Círculo de Economía fue la única institución económica que no tomó partido por el pacto fiscal. Sí lo hizo el resto de organizaciones. A la par que estas tomaban posiciones, nacían nuevas entidades cuya principal preocupación es el modelo territorial. El Círculo Catalán de Negocios (CCN) nació en 2009. A pesar de que cuenta con una cifra modesta de asociados (850), ha buscado el cuerpo a cuerpo con la gran patronal en varias ocasiones. “Lo peor que puede pasar para todas las partes es que se prolongue la situación actual”, avisa su presidente, Albert Pont.

El empresario Mariano Ganduxer, del Grupo Bonanova, participa en la asociación Fem pinya (Todos a una). Convencido de que el rechazo a la independencia es mayoritario entre los empresarios, Ganduxer denuncia que “por cada millón de separatistas hay dos o tres de separadores”, en referencia a quienes a su juicio han ido alimentando el independentismo desde la posición contraria. Pero la mayoría de las organizaciones ya han decidido que el activismo, al menos público, no va a ser la norma. “Un ciudadano puede salir a manifestarse por la Diada o el doce de octubre. Un empresario también, pero no es aconsejable que lo haga el día siguiente”, recuerda Joan Vilar.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Lluís Pellicer

Es jefe de sección de Economía de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera. Ha sido corresponsal en Bruselas entre 2018 y 2021 y redactor de Economía en Barcelona, donde cubrió la crisis inmobiliaria de 2008. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha cursado el programa de desarrollo directivo de IESE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS