Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU y UPyD presionan a Rajoy para que se defina sobre Cataluña

Duran Lleida y Rosa Díez llevan al Congreso el debate sobre "el derecho a decidir"

El portavoz de CiU en el Congreso de los Diputados, Duran i Lleida EUROPA PRESS

Que no pase una semana sin que la situación de Cataluña con respecto al resto de España y las distintas posiciones se aborden en el Congreso y en el Senado. Así va a ocurrir en el pleno de la Cámara baja este miércoles en el que el complicado asunto se ha incluido en la sesión de control al Gobierno. Las explicaciones se pedirán desde ámbitos muy diferentes , pero convergen en poner al Gobierno en el brete de que explique cuál es su posición. Los requerimientos al Ejecutivo para que se defina llegarán desde CiU y UPyD.

“¿Tiene el presidente del gobierno una agenda política para Cataluña?". Esta es la pregunta que va a dirigir el portavoz de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Al terminar el turno de preguntas se volverá a hablar más extensamente de Cataluña porque UPyD, también de la mano de su portavoz, Rosa Díez, defenderá una interpelación sobre “los propósitos del Gobierno en relación a la falacia del denominado derecho a decidir”. Por tanto, en esa misma sesión al Gobierno se le exigirá que dé pasos para autorizar la consulta que permita a los catalanes decidir sobre su encaje en España y, de otro, del lado de UPyD, se instará al Ejecutivo a que sea firme y haga valer la ley y la Constitución

Estos requerimientos de explicaciones al Gobierno central llegan después de la manifestación del 12 de Octubre en Cataluña en la que salieran a la calle varios miles de catalanes para reivindicar tanto su catalanidad como su españolidad y con el debate de la financiación autonómica como elemento de tensión interna en el PP. Tampoco en CiU las aguas corren tranquilas ni el propio interpelante, Josep Antoni Duran Lleida, tiene una posición cómoda dentro de la coalición por sus posiciones moderadas si se comparan con las del partido del presidente Artur Mas.

El talante de Duran, además de los muchos años que cosecha de negociación y relación con todos los gobiernos centrales, le pone en una situación difícil. El dirigente catalán, no obstante, va a pedir a Rajoy que se mueva, que negocie, que autorice la consulta. Esta iniciativa de Duran coincide con la presión que ERC ejerce sobre CiU para que mantenga la fecha de la consulta en 2014 y no flaquee como ocurre muy a menudo al introducir cautelas, matices a la convocatoria de la consulta. La tensión entre CiU y ERC saltó semana pasada en el Congreso con el reproche de Jordi Jané (CiU) a Alfred Bosch (ERC), así como de Joan Coscubiela de ICV al republicano por plantear una iniciativa sobre “el derecho de autodeterminación. Jané y Coscubiela de reprocharon “entorpecer” el debate sobre el derecho a decidir al plantear la autodeterminación.

En efecto, la presión al Gobierno la sostiene ERC sin desmayo en el Congreso aunque el miércoles será el propio Durán quien exija a Mariano Rajoy que se defina. Desde las antípodas se va a situar Rosa Díez en la exigencia de que se defina sobre qué respuesta va a dar al desafío de los nacionalistas. El Gobierno se va a haber obligado a mantener un difícil equilibrio. Por un lado, y en la línea que habitualmente sigue, sobre todo el propio presidente, dar una respuesta a Duran que no atice el fuego en Cataluña pero, de otro, mantener la firmeza de la legalidad vigente y de que no es posible celebrar esa consulta. Enseguida el Ejecutivo tendrá que dar respuesta a Rosa Díez que pedirá más claridad del gobierno de España sobre las demandas de los nacionalistas. Las intervenciones de la dirigente de UPyD inquietan especialmente al PP al estimar que sus postulados en este terreno entran de lleno en el corazón de los votantes del PP.