Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Infanta pagó comidas, flores y ropa de niños con la Visa Oro de Aizoon

La tarjeta de ejecutivo que iba a una cuenta de la empresa fue utilizada hasta 2011

Hay gastos en España, Estados Unidos y Reino Unido

También hay descargas telefónicas y un gran desembolso en actividades culturales

Los gastos que la infanta Cristina hacía con la tarjeta de Aizoon, detallados en un informe del servicio jurídico del BBVA remitido al juez, revelan —además de que la usó de manera más bien esporádica entre 2004 y 2011, incluso durante su estancia en Estados Unidos— los gustos de la hija menor del Rey. Actividades culturales, flores, comidas en buenos restaurantes, ropa para los niños, descargas telefónicas... Daba igual donde estuviera: Barcelona, Mallorca, Washington o Reino Unido (donde se descargó música).

La información está contenida en los documentos en los que el juez José Castro, instructor del caso Urdangarin,  ha hallado 150.000 euros de Aizóon en una cuenta que utilizaba la Infanta y de la que era cotitular junto a su marido. Los fondos de esa cuenta proceden de Aizoon SL, la empresa familiar de la que son copropietarios al 50% los duques de Palma. Aizoon, según los investigadores, no cuenta con estructura empresarial ni personal específico. Y dicha empresa, a su vez, se nutría de los fondos procedentes de los negocios millonarios y bajo sospecha del Instituto Nóos. Esta entidad, declarada como altruista y amparada en privilegios fiscales, captó más de seis millones de organismos públicos. El duque “interpuso” Aizoon, dicen los magistrados, para colar “ciertos servicios de carácter personalísimo”.

La infanta solía usar la tarjeta Visa Business Oro para los gastos que hacía en el Centro Europeo de Barcelona, una entidad cultural y educativa fundada en 1977. Allí hizo cinco pagos en 2007 y 2008 que sumaron 1.492 euros. El mayor de ellos, de 677,2 euros: los hizo en tres días de julio. El centro organiza excursiones y visitas culturales.

El uso más frecuente era para pagar comidas. Como los 108 euros que gastó en El Jardi de L'abadessa, un restaurante tranquilo y cosmopolita de Barcelona, cerca de su palacete de Pedralbes; o los 352 euros del Escarabat Negre, en Soller (Mallorca), en pleno puerto, o los 85 dólares (60 euros) en el Uncle Julio's Rio Grande Cafe de Bethesda, al norte de Washington, un restaurante mexicano con deliciosas fajitas y gambas con bacón y miel, de septiembre de 2009.

Las flores también eran cargadas a la tarjeta de ejecutivo de Aizoon a nombre de la Infanta, en lo que se gastó unos 300 euros (Interflora y Aro Verd). En total, cargó a esa visa algo más de 3.600 euros, ropa de niño incluida (627 euros en Bonpoint).

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información