Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España desbloquea la venta de aviones militares a Egipto

El embargo se limita al material que “puede ser utilizado en la represión”

Menos de un mes ha durado la suspensión de la venta de aviones militares a Egipto. El pasado 28 de agosto, la Junta Interministerial de Material de Defensa y Doble Uso (JIMDDU) —el órgano encargado de autorizar las exportaciones de armas, del que forman parte Comercio, Exteriores, Interior y Defensa— decidió suspender “cautelarmente” todas las licencias de venta de material militar a El Cairo, tras la sangrienta represión desencadenada por la Junta Militar que derrocó el pasado 3 de julio al presidente Mohamed Morsi.

Pero el pasado 16 de septiembre la junta interministerial acordó, en una nueva reunión, suspender definitivamente la venta de pistolas, material antidisturbios y armas de caza, con su correspondiente munición; y levantar la suspensión de las exportaciones de aviones, recambios de vehículos y equipos de detección. Según adelantó Abc, las licencias revocadas suman 67, mientras que las desbloqueadas son solo 27.

Sin embargo, la cuantía de unas y otras es muy distinta. Según estadísticas oficiales, España vendió en 2012 material militar a Egipto por 50,3 millones, pero más del 97% de esta cantidad correspondió a dos aviones de transporte militar, lotes de mantenimiento y reparación de motores y un equipo de paracaídas. Otro millón costaron los recambios de vehículos de transporte de tropas; y solo 350.000 euros (menos del 1%), las pistolas, a las que sigue afectando el embargo. Las armas de caza valían 6.380 euros.

El Gobierno asegura que actúa igual que los otros socios de la UE

La congelación de las exportaciones causó gran inquietud en Airbus Military (con planta en Sevilla), pues afectaba a un importante contrato de 12 aviones de transporte de tropas C-295 que se inició en 2010 y se ha ampliado en varias ocasiones. Fuentes gubernamentales sostienen que se decidió desbloquear su venta después de que un grupo de trabajo, reunido el 13 de septiembre en Bruselas, examinara la forma en que cada país estaba aplicando la recomendación de suspender la venta de material suceptible de ser utilizado para la represión interna acordada por los ministros de Exteriores de la UE el 21 de agosto. Dada la inestabilidad de Egipto, agregan, “se analizará con lupa la concesión de nuevas licencias”.