Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuevas Generaciones del PP, mucho Twitter y Francisco Franco

Los 11 casos que han agitado el verano de la derecha española

Ampliar foto
Paula Carda, tercera por la izquierda, posa con una bandera de la dictadura de Franco

El verano que está a punto de acabar ha sido muy movido para las Nuevas Generaciones del Partido Popular. Entre militantes que publicaban fotos en las que hacían el saludo fascista o posaban junto a símbolos franquistas y otros que enviaban mensajes en los que mostraban su nostalgia hacia la dictadura, la organización juvenil del partido mayoritario tuvo que afrontar una polémica que le ha llevado a abrir expedientes que podrían terminar con la expulsión de estos miembros. Los mensajes de la polémica, que según las primeras declaraciones de unos dirigentes del PP, eran "chiquilladas, bromas", se han convertido en una cuestión que el partido ahora se toma en serio.

La dirección del PP quiso averiguar antes de todo la veracidad de las imágenes y posteriormente ha asegurado que solo seis casos - los cuatro ocurridos en Valencia y los dos de Castilla-La Mancha - están acreditados. El Comité de Derechos y Garantías ha abierto los expedientes informativos correspondientes. Respecto a los demás casos, el PP sostiene que sus autores se identificaban como militantes, sin serlo.

Entre las "cosas que queremos que vuelvan", Ángel Lara, de Tomelloso (Ciudad Real), citaba en Twitter a "Franco, aunque morirá cuando vea en lo que se ha convertido España". El mensaje era de abril de 2012, pero se conoció hace apenas unos días.

José Luis Fernández, concejal de Cultura de Talavera la Nueva (Toledo), fue al Valle de los Caídos el 17 de noviembre de 2012 y allí le retrataron mientras sustentaba una bandera franquista. El concejal calificó la imagen como "tontería", mientras el vicepresidente del PP de Toledo, Jaime Ramos, dijo que la actitud de Fernández era "no deseada, no compartida y no avalada" por el partido. Sin embargo, evitó pronunciarse sobre la posibilidad de que este dirigente presentara su dimisión, un acto que estimó como "voluntario".

Siempre en el lugar donde está enterrado Francisco Franco, posó para una foto bajo un enorme escudo preconstitucional María Bermejo, secretaria general de Nuevas Generaciones de Sevilla. La imagen circuló por Twitter en abril de este año, desatando una gran polémica. Bermejo dimitió, pero aduciendo motivos familiares.

Una enseña nazi tras la que se hizo una foto, junto a unos amigos, delató a Jorge Roca, secretario de Deportes de la ejecutiva del PP de Xàtiva (Valencia). La imagen fue tomada en 2012, durante un torneo de fútbol entre equipos y peñas ultras, celebrado en Paiporta (Valencia). La organización de una competición similar este verano en la ciudad de Roca provocó mucho ruido y sirvió para recordar este caso, a principios de agosto.

Unos días antes, el pasado 18 de julio, aniversario del golpe de estado contra la Segunda República, Ángel Lara, de Alcázar de San Juan (Ciudad Real), escribió en su cuenta de Twitter: "Tal día como hoy en 1936 comenzó la conquista de España". Su caso se dio a conocer más de un mes después.

En el agosto de este año, se conocieron otros seis casos. Se publicó una foto en la que se ve a Xesco Sáez, también de Xàtiva, hacer el saludo romano; una concejala de la localidad valenciana de Canals, Carmen Melissa Ferrer, posaba junto a una bandera preconstitucional; el hijo de una concejala del PP de Bétera (Valencia) publicaba un artículo en el programa de fiestas de la localidad en el que aparecía como un Capitán España, envuelto en la bandera rojigualda, presentándose como el encargado de rescatar a una joven secuestrada por “guerrillas de rojos” que operaban en la vecina Sierra Calderona; el 16 de agosto circuló la foto de Daniel Terrades, secretario general de Nuevas Generaciones de Gandía (Valencia), en una pose idéntica a la de Sáez; unos días más tarde se difundió en la red una imagen en la que Mario Laso Pereda, concejal de Castil de Peones, posa con dos amigos, uno de ellos enseñando un llavero con un símbolo franquista; última en descubrirse ha sido la foto en la que se ve a Paula Carda, de Vila-real (Castellón), retratada tras una bandera franquista, junto a unas amigas.