Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La difícil tarea de no dejar rastro

Eliminar por completo la información de un disco duro no es sencillo

Hay varias técnicas que permiten recuperar datos

El PP ha entregado al juez Ruz los dos ordenadores con los que el extesorero del partido, Luis Bárcenas, solía trabajar. En ellos, supuestamente, almacenó información sobre la contabilidad del partido, pero han llegado a manos del juez incompletos. Uno de ellos, un portátil marca Toshiba, carece de disco duro, y el otro, un Mac, dispone de uno pero el partido alega que en octubre de 2012 Bárcenas lo sustituyó por otro. ¿Por qué es tan importante el disco duro del ordenador? Porque es el único lugar de almacenamiento. Hay otra memoria interna, la RAM, que almacena información mientras el ordenador está encendido, pero cuando se apaga, se borra todo.

¿Es posible que la información contenida en los discos duros del Mac y del Toshiba haya desaparecido realmente? Lo es, pero no resulta tan sencillo como enviar documentos a la papelera de reciclaje o formatear el disco duro, es decir, eliminar todo su contenido para que pueda ser reutilizado. Enviar un documento a la papelera de reciclaje solo sirve para suprimir el enlace entre el icono mediante el que se accede a una información y la información en sí, y hay varios programas que los recuperan pese a haber sido, aparentemente, borrados. “El disco duro solo sobrescribirá esa información cuando se quede sin espacio”, explican fuentes consultadas.

En cuanto al formateo, hay un nivel más ligero y otro más profundo, pero ninguno es infalible, ya que existen herramientas que permiten recuperar parte de la información. Sin embargo, sí existen técnicas que borran por completo el contenido de estos dispositivos y ninguna de ellas incluye destruirlo a golpes, como se podría pensar en un primer momento. “Eso no vale para nada, en el piso de Leganés donde se inmolaron varios terroristas del 11M había un disco duro del que se extrajo información pese a lo deteriorado que estaba después de que explosionara el edificio”.

Es lo más chapucero que hemos visto en mucho tiempo

La primera forma es calcinarlo, es decir, destruirlo hasta que desaparezca físicamente. Y la segunda, someterlo a un “chute magnético” de gran potencia para desmagnetizar la unidad y eliminar todo el contenido.  No obstante, este es un procedimiento que tiene un coste muy elevado y no está al alcance de cualquier consumidor. “Para eso tienes que ponerte en contacto con compañías expertas en seguridad que presten este tipo de soluciones para grandes empresas”, indican los expertos consultados.

Por otra parte, el cambio de un disco duro a otro que supuestamente realizó Bárcenas en el Mac no es una tarea sencilla para un usuario estándar. En ordenadores portátiles como los del extesorero, son necesarios conocimientos específicos de informática y electrónica para poder realizar tal operación. “Es necesario desatornillar el equipo, identificar cuál es el disco que se quiere extraer, hacerlo con sumo cuidado y luego saber instalar el nuevo, no imagino a Bárcenas con un destornillador eléctrico abriendo un Mac”, opina un experto.

El caso del Toshiba, que no dispone de disco duro, llama más la atención, ya que un equipo informático sin esta unidad no se puede instalar el sistema operativo y no sirve para absolutamente nada, no arrancará.

El PP sostiene que destruyeron el disco duro “de conformidad con el protocolo habitual de utilización y reciclaje de material informático”. Según expertos consultados, esta explicación no tiene sentido ya que la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) no obliga a destruir la información de un disco cada vez que un equipo pasa a manos de un nuevo usuario. Al contrario, indica que es obligatorio hacer copias de seguridad para que se pueda recuperar la información en caso de que sea necesario. La ley estipula, además, que la información fiscal debe conservarse como mínimo cuatro años en papel y en formato electrónico y la contable durante cinco, por lo que, si realmente el PP está actuando conforme a la LOPD, debería disponer de toda la información de este periodo. “No pueden decir que no tienen información previa a 2012 porque, legalmente, están obligados a guardarla”, explican las fuentes consultadas.

Las fuentes consultadas destacan sobre todo, que lo adecuado hubiera sido hacer una copia de seguridad de la información por ser algo obligatorio y después dejarlo limpio para el siguiente usuario, pero no formatear sin guardar información. “Es lo más chapucero que hemos visto en mucho tiempo”, concluyen.