Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP impide que Pérez de los Cobos explique su militancia en el Congreso

Todos los grupos, excepto los populares, querían que explicase su afiliación oculta

Cobos, con Celia Villalobos y Pio Garcia Escudero.

El PP se puso en marcha este miércoles para proteger, preservar y defender al presidente del Tribunal Constitucional, Francisco Pérez de los Cobos, cuestionado por todos los demás grupos parlamentarios por su militancia popular mientras ejercía como magistrado.

Los representantes del PP en la Mesa del Congreso bloquearon como era previsible la petición de comparecencia en la Cámara de Pérez de los Cobos. Fue un largo debate a puerta cerrada en el órgano de Gobierno de la Cámara baja en la que se mezclaron argumentos jurídicos, políticos y hasta personales. La decisión final se tomó por cinco votos del PP frente a los cuatro que sumaron los tres representantes del PSOE y el de CiU. Los socialistas habían solicitado la comparecencia por entender que Pérez de los Cobos ocultó a las Cortes su condición de militante del PP, desvelada la pasada semana por EL PAÍS, cuando acudió al Senado a la audiencia previa que exige la ley.

Santamaría exigió explicaciones al tribunal en 2009 por una relación remota

Para empezar, los representantes del PP en la Mesa aseguraron que no hay precedentes de control político y parlamentario de los miembros del Constitucional. Alegaron que el artículo 159.5 de la Constitución, que establece que “los miembros del Tribunal Constitucional serán independientes e inamovibles en el ejercicio de su mandato”. Es decir, que no están sometidos al control del Parlamento. La Ley Orgánica del Tribunal Constitucional, según explican, solo establece tres motivos de relación de la institución con el Parlamento: en la tramitación de recursos de inconstitucionalidad, en la comunicación de vacantes y en la elección de sus miembros. Llegaron a decir que el PSOE pretendía someterle a una especie de tribunal de honor, expresamente prohibido.

Los representantes socialistas replicaron que no se trata de controlar su actuación como magistrado o como presidente, sino pedirle explicaciones por su condición previa, es decir, por sus condiciones personales y de militancia en el momento de ser elegido miembro del Tribunal por el Senado. Los populares argumentaron también que la Constitución, la Ley Orgánica del Poder Judicial y el Reglamento del Congreso sí prevén fórmulas para que el presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo acuda a la Cámara a dar explicaciones de su memoria anual, pero esta posibilidad no existe respecto del Constitucional. La respuesta del PSOE fue que nunca antes se había demostrado que en una comparecencia de un candidato a magistrado había habido ocultamiento y, por tanto, es precisa la explicación ante donde se produjo, es decir, las Cortes.

Asturias estudia recusar al magistrados por tres asuntos

El Gobierno asturiano se sumó ayer a las autonomías que estudian recusar al presidente del Constitucional, Francisco Pérez de los Cobos, tras conocer su militancia en el PP. El Gobierno del Principado ha recurrido ante el Constitucional los recortes en Educación y en Sanidad, así como el impuesto estatal sobre depósitos bancarios con un interés cero. Por su parte, el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, insistió en que examinarán “exactamente cuáles son los pleitos que ha tenido y en cuáles ha intervenido Pérez de los Cobos”, después de que Cataluña y Andalucía hayan iniciado ya el proceso para presentar la recusación.

Luego llegaron los argumentos políticos y personales que llevaron, por ejemplo, a la vicepresidenta Celia Villalobos (PP) a defender a Pérez de los Cobos y a explicar, por ejemplo, cómo ella misma le acompañó en su comparecencia en el Senado. En esas fechas, era militante del PP al corriente de sus cuotas. Los representantes del PP en la Mesa arremetieron contra EL PAÍS porque, según dijeron, está atacando las instituciones con las informaciones sobre Pérez de los Cobos. Atribuyeron la publicación de la información sobre su militancia a cuestiones de competencia comercial con otros medios.

El PSOE recurrirá a la propia Mesa la denegación de comparecencia. Cabe la paradoja de que puede llevar la negativa al propio Tribunal Constitucional, competente para examinar las decisiones de la Mesa. Los socialistas, además, aseguran que estudiarán cada uno de los recursos que tienen planteados ante el Tribunal Constitucional y la posibilidad de recusar a Pérez de los Cobos.

La Mesa rechazó también la petición de IU para que comparezca la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría, para hablar de este asunto. Siendo portavoz del PP en el Congreso, en 2009, Sáenz de Santamaría pidió explicaciones públicas a la entonces presidenta del Constitucional, María Emilia Casas, por las informaciones sobre una supuesta amistad remota con un dirigente de Batasuna a raíz de que la madre de éste fuera hace décadas asistenta y niñera de la familia de quien años después se convirtió en marido de la magistrada. No le parece ahora que la militancia de Pérez de los Cobos exija la misma petición de explicaciones.

La flexibilidad de Posada con los ERE y la firmeza de la ‘presidenta’ Villalobos

El presidente del Congreso, Jesús Posada, había permitido que el diputado del PP de Sevilla Ricardo Tarno hablara de José Antonio Griñán y la Junta de Andalucía en la Diputación Permanente cuando se discutía sobre el Consejo de la Juventud. Se debatía la petición de comparecencia del ministro de Hacienda y Administraciones para dar cuenta de la eliminación del Consejo de la Juventud y el diputado del PP respondió con duras críticas al presidente andaluz por no haber comparecido en el Parlamento autonómico a anunciar su marcha y por su responsabilidad en el caso de los ERE fraudulentos. Posada, desde la Presidencia, ni le llamó a la cuestión ni le interrumpió para que se centrara en el asunto que se debatía.

Poco después, la presidencia de la Cámara tuvo un criterio más rígido cuando salió a relucir el nombre del presidente del Tribunal Constitucional. A la portavoz socialista, Soraya Rodríguez, no se le permitió hablar del presidente del tribunal, Francisco Pérez de los Cobos, porque Celia Villalobos, que presidía entonces la Diputación Permanente, consideró que se salía del debate.

Se discutía la petición de comparecencia de la vicepresidenta del Gobierno para dar cuenta de sus relaciones con el Poder Judicial y la socialista aprovechó para incluir la denuncia del apoyo del Ejecutivo al presidente del Constitucional. Villalobos, que por la mañana había llevado el peso de la defensa de Pérez de los Cobos en la Mesa y que le acompañó en 2010 en su audiencia en el Senado, interrumpió reiteradamente a Rodríguez con el argumento de que el Constitucional no es Poder Judicial. Y llegó a conminar a la socialista a centrarse en el asunto en discusión.

“O habla usted del Poder Judicial o le retiro la palabra”, le dijo la vicepresidenta del Congreso y diputada del PP a la portavoz de la oposición. Tras un largo y bronco tira y afloja, Villalobos terminó por quitarle la palabra y apagarle el micrófono y la socialista abandonó la sala con visible malestar.

Luego, ante los periodistas, Soraya Rodríguez habló de “comportamiento sectario, actuación indecente y torticero y partidismo” de Villalobos. Atribuyó la actitud de la diputada del PP al nerviosismo por el caso Gürtel y al hecho de que su marido, Pedro Arriola, haya sido señalado por el extesorero del PP Luis Bárcenas como supuesto preceptor de dinero negro.

La Presidencia de la Cámara invoca el artículo 70 del reglamento, que asegura que durante el pleno “nadie podrá ser interrumpido cuando hable, sino por el presidente para llamarle a la cuestión o al orden”.