Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 3.200 conductores denunciados en una semana por usar el móvil

Tráfico vigila a más de 375.000 vehículos durante una campaña de concienciación contra las distracciones. En lo que va de 2013, los despistes han provocado la muerte de 156 personas

Un hombre se afeita mientras conduce.

Un total de 3.263 conductores han sido denunciados en una semana por utilizar manualmente el teléfono móvil cuando conducían, según ha informado hoy la Dirección General de Tráfico (DGT), que entre el 3 y el 9 de junio llevó a cabo una campaña de vigilancia y concienciación sobre el peligro de las distracciones al volante. En lo que va de 2013, las distracciones han sido la causa de 136 accidentes mortales en vías interurbanas, en los que han muerto 156 personas.

La Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil controló en siete días a más de 357.000 vehículos y denunció, en total, a 4.312 conductores por realizar acciones que suponen una distracción durante la conducción. El 75,7% de los automovilistas denunciados lo fueron por usar manualmente el teléfono móvil. "Muchos estudios constatan que la peligrosidad de un uso inadecuado del teléfono móvil puede llegar a ser equiparable a la conducción bajo los efectos del alcohol", recuerda Tráfico.

El conductor es cazado hablando por teléfono móvil.

Otros 17.299 conductores utilizaron un manos libres para hablar por teléfono, un porcentaje similar al de otras campañas. Aunque está permitido, también supone una distracción, subraya la DGT.

Otros conductores han sido denunciados por utilizar cascos o auriculares conectados a aparatos reproductores de sonido (241) y por usar o manipular navegadores, pantallas de acceso a Internet y reproductores de vídeo o DVD (40).

Los agentes de la Guardia Civil formularon 768 denuncias más por infracciones que provocaban distracciones, por ejemplo, fumar, o llevar animales sueltos. Según la DGT, un animal suelto en el vehículo "puede aumentar el riesgo de sufrir un accidente y la gravedad de sus consecuencias ya que provoca la distracción del conductor e interfiere en la conducción al subirse encima del conductor o al afectar a los sistemas mecánicos, como pedales o cambios de marchas".

El conductor viaja con un loro suelto en el vehículo.

Conducir usando manualmente dispositivos como el móvil o los navegadores supone una infracción grave sancionada con una multa de 200 euros y la pérdida de tres puntos, según la Ley de Seguridad Vial. Llevar los animales sin la sujeción adecuada es una infracción leve sancionada con una multa de 80 euros, aunque también puede considerarse grave en función de la peligrosidad de cada caso concreto.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información