Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siete heridos entre los 70 inmigrantes que entraron anoche en Melilla

Unos 200 subsaharianos trataron de acceder a la ciudad autónoma antes de la medianoche

Un inmigrante africano cruza la frontera hacia la valla de Melilla el pasado agosto.

Siete de los 70 inmigrantes subsaharianos que anoche lograron llegar a Melilla han resultado heridos y uno de ellos de consideración, ha informado el delegado del Gobierno, Abdelmalik El Barkani. La llegada de los extranjeros sin permiso se produjo poco antes de la medianoche en una nueva avalancha de 200 subsaharianos en la alambrada que separa la ciudad autónoma de Marruecos.

A preguntas de los periodistas tras asistir a la inauguración de una obra, El Barkani ha dicho que el inmigrante más grave va a ser operado este mismo martes de las heridas sufridas de una mano. Además, ha indicado que tres de los subsaharianos heridos fueron atendidos anoche mismo en un centro sanitario y dados de alta y, el resto, en el Hospital Comarcal, entre ellos el que va a ser intervenido este martes.

Abdelmalik El Barkani ha lamentado este nuevo salto, que achaca a las mafias de la inmigración, así como a "las distintas circunstancias en países sudafricanos y el abandono de la vía atlántica por las mafias, lo que acentúa la presión migratoria sobre Melilla"

Nuevo salto masivo

Unos 70 inmigrantes de origen subsahariano, todos varones, consiguieron entrar en Melilla saltando la doble valla con Marruecos, según fuentes policiales. Esta importante entrada se ha producido tras una avalancha sobre la alambrada de unos dos centenares de indocumentados antes de la medianoche.

El intento de salto masivo y organizado se produjo por la zona conocida como Río Nano, uno de los lugares preferidos por los inmigrantes para realizar sus intentos de asalto, debido a la orografía del lugar. Según las citadas fuentes, esta zona permite superar con menos dificultades los seis metros de altura de cada una de las dos vallas así como la sirga tridimensional que hay entre ambas y que rodean los nueve kilómetros de perímetro fronterizo.

La intervención de las fuerzas de seguridad españolas y marroquíes a uno y otro lado de la barrera permitió rechazar a una inmensa mayoría. pero unos 70 lograron superar tanto los controles policiales como los obstáculos de las valla, aunque esta cifra podría verse ampliada a medida que vayan apareciendo quienes han logrado entrar.