Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE propone más “singularidades” autonómicas en la Constitución

La propuesta territorial no aclara si todas las regiones tendrían las mismas competencias

Valenciano frena ahora el plan anunciado para revisar la relación con el PSC

La reforma constitucional que propone el PSOE para acabar con la “tensión territorial” en España pasaría por incorporar a la Ley Fundamental un capítulo con la lista de “singularidades” de las comunidades autónomas, otorgando una dimensión “más solemne” y “más potente” a los “hechos diferenciales”, aunque no está claro aún si se trataría de un reconocimiento meramente retórico o derivaría en una diferencia de trato o competencial entre regiones. Lo dijo ayer el diputado Ramón Jáuregui, coordinador del documento de bases para la reforma territorial que la ejecutiva del PSOE discutió por primera vez y que debe cerrarse en julio.

 En el origen de la propuesta está el intento de Alfredo Pérez Rubalcaba de responder a la deriva soberanista en Cataluña dando a esta comunidad un trato específico en la Constitución —el PSOE solo abrazó el federalismo y planteó abrir el melón constitucional a raíz de la campaña electoral catalana—, aunque Jáuregui aseguró a este periódico que el mayor reconocimiento de los “hechos diferenciales” no beneficiaría solo a Cataluña y a las otras comunidades “históricas” (País Vasco y Galicia), sino que podría extenderse a más. “Hay muchos hechos diferenciales posibles. Las comunidades podrían alegarlos y en ese debate constitucional se discutiría cuáles se incorporan”, afirmó.

También está “por resolver” si todas las comunidades tendrían derecho a ejercer las mismas competencias o no. Los socialistas proponen que se fijen unas competencias exclusivas del Estado central —básicamente, las que tiene ahora— y que el resto sean de las comunidades, eliminando el artículo 150.2 y cerrando, por tanto, la puerta que ahora permite una delegación de competencias infinita. Durante la rueda de prensa posterior a la ejecutiva, Jáuregui fue preguntado expresamente por si, con ese modelo, todas las comunidades tendrían las mismas competencias, y respondió: “No tiene por qué. Por ejemplo, ¿tiene que haber policía autonómica en todas? No. La articulación territorial competencial no tiene que llevarnos al mimetismo”. Más tarde, sin embargo, afirmó que esa cuestión y otras están por desarrollar.

De hecho, en contra de lo previsto, el PSOE no facilitó ayer el documento —solo dio un resumen muy genérico— porque durante la ejecutiva se produjo tal cantidad de intervenciones que Jáuregui asumió que el texto debe ser parcialmente “corregido”. El diputado, que coordina todo el trabajo previo para la Conferencia Política de octubre, insistió en que “es indiscutible que el modelo territorial español está en crisis” y que hoy la forma de defender la Constitución es “relegitimarla”. “Tenemos que hacer reformas profundas, no solo de disposiciones legales y ni siquiera estatutarias. Ya no basta. Hay que reformar el título VIII [de la Constitución]”, dijo.

Los socialistas plantean cambiar el modelo de financiación e incluir los “principios que lo orienten” en la Constitución. Jáuregui no aclaró si el PSOE es partidario de que entre ellos esté el principio de ordinalidad que defiende Cataluña —esto es, que las aportaciones a la solidaridad no hagan bajar posiciones en renta per capita a las comunidades más ricas—, pero subrayó que ese principio “ya está constitucionalizado”, porque figura en el Estatuto de Cataluña y el Tribunal Constitucional no lo eliminó.

La propuesta de sustituir el Senado por una Cámara territorial elegida por los Gobiernos autónomos, avanzada por EL PAÍS, fue una de las que ayer mismo se corrigieron: serían “los Gobiernos o los Parlamentos autónomos” quienes la eligieran, para darle más “pluralidad” política.

Por otra parte, Elena Valenciano, vicesecretaria general del PSOE, sugirió ayer por sorpresa que la “revisión del protocolo de relaciones con el PSC” anunciado hace dos meses podría quedar en nada. “Vamos a hablar del modelo territorial. En función del consenso que haya sobre eso, elaboraremos o no un nuevo protocolo”, afirmó, en contra de lo que Rubalcaba dijo en febrero. Según fuentes socialistas, si el Partit dels Socialistes de Catalunya renuncia a tener un voto distinto en el Congreso, no hay por qué revisar las relaciones orgánicas.

El PSC replicó horas después que en ningún caso va a renunciar a cambios en el grupo parlamentario, aunque coincidió con Valenciano en que de cambios orgánicos no se ha hablado, informa Pere Ríos. “Jamás se ha hablado de otra cosa que no sea revisar la relación entre los diputados de PSC y PSOE”, aseguró el dirigente del PSC Antonio Balmón.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >