Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un año de tropiezos reales

La cacería de elefantes, los correos de Nóos y el caso Corinna empañan la imagen de la Casa del Rey

El Rey, durante un safari en Botsuana. Ampliar foto
El Rey, durante un safari en Botsuana.

El próximo día 13 se cumple un año de la aparatosa caída del rey Juan Carlos en Botsuana. El percance, que provocó la rotura de la cadera derecha del monarca, levantó la airada reacción de la opinión pública cuando se supo que se produjo durante una cacería de elefantes, mientras los españoles sufrían uno de los peores años de la crisis.

La polémica cacería de elefantes en Botsuana. El 13 de abril de 2012 el rey Juan Carlos sufre una caída y es operado por cuarta vez en 24 meses. Sucedió cuando cazaba elefantes en Botsuana al tropezar con un escalón cuando se levantó por la noche en el campamento en el que pernoctaba. Las fotos del Monarca durante otras cacerías colgadas en la web de la compañía Rann Safaris provocaron indignación. Su esposa, la reina Sofía, lo visitó cuatro días después de la operación por espacio de 15 minutos. Al salir de la clínica el Rey pidió disculpas públicamente por su comportamiento y aseguró que no iba a volver a ocurrir. Un empresario Saudí pagó la cacería.

Las disculpas públicas. El 18 de abril de 2012, al salir de la clínica, con mirada compungida, un tono de voz bajo y una clara intención de recuperar el favor perdido de la opinión pública, el Rey dijo: “Lo siento, me he equivocado y no volverá a ocurrir”, en referencia a la cacería de elefantes en Botsuana. Días después se supo que un empresario saudí había pagado ese viaje. La Zarzuela aseguró entonces que había informado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, del viaje del Monarca.

El juez de Nóos investiga correos que implican al Rey. El 17 de abril de 2012, el juez José Castro incorpora a la investigación copias de correos atribuidos al duque de Palma que aluden a supuestas gestiones de mediación del rey Juan Carlos ante empresarios y políticos. Las misivas, aportadas por Diego Torres, socio del yerno del Rey y coimputado en la misma causa, reseñan posibles actuaciones del Monarca, y de su hija Cristina, a favor de las iniciativas privadas y negocios de mecenazgo de Torres y Urdangarin. "SM me comenta que un amigo suyo ha hecho la gestión que pedimos", anota en un correo Urdangarin a Torres. "Tengo un mensaje de parte del Rey y es que le ha comentado a Cristina, para que me lo diga, que le llamará Camps a Pedro", dice en otra comunicación

Las infantas salen del “núcleo central”, de la familia. El 12 de octubre, con motivo de la Fiesta Nacional, los periodistas se sorprendieron porque la infanta Elena no ocupó junto a los Reyes y los príncipes de Asturias un lugar preferente ni participó en el tradicional besamanos, la línea de saludo de la Familia Real para recibir a casi un millar de invitados.  En los actos de mayor relevancia institucional, la representación de la Familia Real se comenzaría a limitar a su "núcleo central"; es decir, a los Reyes y los Príncipes.

La popularidad de la Corona cae en picado. El mensaje de Navidad del Rey, en el que exhortó a la clase política a cerrar heridas y evitar divisiones, fue el menos visto de los últimos 15 años. El discurso de don Juan Carlos en Nochebuena registró una audiencia media de 6.921.000 de espectadores y el 64,4% de la cuota de pantalla. Desde 1998, el mensaje real perdió dos millones de espectadores, y casi 250.000 respecto a 2011.

El perfil de Urdangarin desaparece. La Casa del Rey eliminó de su web a finales del pasado enero el perfil del yerno de don Juan Carlos. Fue la misma semana en que volvió a los juzgados para declarar como imputado —el 23 de febrero, por fraude fiscal— y tras las últimas entregas de la presión por capítulos del exsocio del duque de Palma, Diego Torres. Su estrategia se basó en atacar la imagen de la Monarquía mediante la publicación de correos comprometidos sobre el propio Rey o el asistente de las Infantas, Carlos García Revenga.

El caso Corinna. La princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein, amiga del Rey y relaciones públicas, admite en febrero de 2013 haber realizado trabajos para el Gobierno español “delicados y confidenciales”. Su oferta de trabajo a Urdangarin (que este rechazó), el intercambio de correos con el yerno del Rey y su papel por esos “trabajos”, que dice haber realizado para el Gobierno levantan una densa polémica. Izquierda Unida pide la comparecencia del jefe del Centro Nacional de Inteligencia, Félix Roldán, que da explicaciones a puerta cerrada en el Congreso.

La herencia de Don Juan en Suiza. El pasado lunes, PSOE, UPyD, IU, ICV y BNG preguntan en el Congreso sobre la herencia de 375 millones de pesetas que el Rey recibió de su padre don Juan de Borbón y que según El Mundo se hizo efectiva en tres cuentas suizas que no consta que hayan sido canceladas. La oposición pide saber si esas cuentas tributan y fueron investigadas por Hacienda.

Más información