Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP tiene imputados a tres tesoreros que controlaron sus cuentas 24 años

El juez Ruz cita a Ángel Sanchís por ayudar a Bárcenas a ocultar sus fondos

El PSOE pide la comparecencia de Rajoy para que responda del escándalo

El extesorero del PP Ángel Sanchís en una foto sin datar.
El extesorero del PP Ángel Sanchís en una foto sin datar. getty images

La más extensa trama de corrupción vinculada a un partido político conocida en democracia, la red Gürtel, suma ya tres extesoreros nacionales del PP imputados: Ángel Sanchís (1982-1987), Álvaro Lapuerta (1990-2008) y Luis Bárcenas (2008-2009).

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, que investiga la trama corrupta, decidió este martes citar como imputado —a petición de la Fiscalía Anticorrupción— a Sanchís, que tendrá que comparecer el próximo 10 de abril. Le atribuye, basándose en la información remitida por distintas autoridades bancarias de Suiza y Estados Unidos, haber colaborado con Bárcenas en una operación de ocultamiento de fondos y blanqueo de capitales.

Bárcenas comenzó su actividad profesional en el PP el 2 de marzo de 1982 y muy pronto se hizo amigo de Sanchís, nombrado aquel año tesorero nacional del partido. Aunque Sanchís abandonó en 1987 el control de las cuentas del PP, mantuvo su relación con Bárcenas. Hasta el punto de que reconoció haber viajado a Suiza en febrero de 2009 para interesarse por los fondos que su amigo tenía en algunos bancos de ese país. Lo hizo el mismo mes en el que el juez Baltasar Garzón desarticulaba la trama corrupta y ponía la lupa sobre los negocios de Bárcenas.

Los movimientos de las cuentas de Bárcenas tras su imputación en el caso Gürtel han conducido a los investigadores hasta Sanchís, quien supuestamente recibió del primero tres millones de euros en concepto de crédito a pagar en cinco años.

La Fiscalía Anticorrupción y el juez Ruz, que asume sus tesis, consideran que en realidad Sanchís cooperó con Bárcenas “en la ocultación de fondos de las cuentas suizas de procedencia indiciariamente ilícita”. Además, la investigación judicial ha detectado una retirada de 100.000 dólares en las últimas semanas de una de las cuentas estadounidenses a las que Bárcenas transfirió cerca de un millón de euros. Por esta razón, el magistrado Ruz ordenó también este martes el bloqueo de esa cuenta bancaria para que nadie pueda retirar dinero de ella.

Sanchís es dueño de La Moraleja, una finca de 30.000 hectáreas en la provincia argentina de Salta que se dedica a explotaciones agrícolas. A finales de los años ochenta fue imputado junto a Rosendo Naseiro, entonces tesorero nacional del PP, en un caso de presunta financiación ilegal del partido que fue archivado antes de llegar a juicio por defectos de forma en la instrucción del caso (las escuchas telefónicas fueron anuladas).

El PP optó por el silencio ante la nueva imputación a un ex tesorero del partido. Mariano Rajoy se limitó a señalar este martes desde París que ya había hablado el 2 de febrero en el comité ejecutivo nacional de su partido sobre el asunto, aunque entonces no estaba imputado Sanchís, informa Miguel Mora.

La imputación del extesorero del PP, el tercero desde que se inició la investigación del caso Gürtel, llevó este martes al PSOE a pedir de nuevo la comparecencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el Congreso para que responda sobre este escándalo. Rajoy forma parte de la cúpula del partido conservador desde hace casi 25 años.

“De los cuatro tesoreros que ha tenido el PP en democracia, tres están imputados y el otro es Naseiro”, resumió la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, en rueda de prensa, informa Vera Gutiérrez Calvo. En realidad, el PP ha tenido seis tesoreros, no cuatro, aunque los dos últimos —José Manuel Romay Beccaría y la actual, Carmen Navarro— llegaron al cargo cuando ya había estallado el caso Gürtel y tras la dimisión de Bárcenas (imputado por ese caso) en 2010.

El “caso Sanchís-Lapuerta-Bárcenas-Gürtel”, afirmó Valenciano, es en definitiva el caso de una “gran maquinaria de financiación irregular del PP durante décadas”. “Los dirigentes del PP tienen que responder sobre cómo han financiado su partido en los últimos 30 años. Empezando por la única persona que ha estado en la dirección del PP durante todo ese tiempo, que es Mariano Rajoy”, subrayó.

La número dos socialista denunció que el PP y el Gobierno, “paralizados e hipotecados por este caso”, han impuesto “la ley del silencio”, suprimiendo las ruedas de prensa y negándose a dar explicaciones en las últimas semanas. Y volvió a reclamar la dimisión del presidente: “O Rajoy recupera el habla y la libertad o debe dar un paso atrás”.

 

Más información