Fiscalía y Audiencia se movilizan para apartar a Bermúdez del ‘caso Bárcenas’

La sala de lo Penal impide al magistrado interrogar este viernes al extesorero del PP

La Fiscalía Anticorrupción y la sección segunda penal de la Audiencia Nacional se movilizaron este jueves para apartar al magistrado Javier Gómez Bermúdez de la investigación de los llamados papeles de Bárcenas, la contabilidad secreta del extesorero del PP. En un movimiento jurídico expeditivo, la Sección Segunda Penal acordó, a petición del ministerio público, la “suspensión cautelar” del interrogatorio al que Bermúdez iba a someter a Luis Bárcenas hoy a mediodía en el juzgado de instrucción número 3 de la Audiencia Nacional.

La reacción de la Fiscalía y de la Sección Segunda Penal se produce después de que este miércoles Gómez Bermúdez y su colega del juzgado central de instrucción número 5, Pablo Ruz, citaran —cada uno por su lado y con enfoques de investigación distintos— a declarar como imputado a Bárcenas en relación con los 14 folios manuscritos que componen su supuesta contabilidad B. En estos apuntes contables —publicados por EL PAÍS el pasado 31 de enero— se recogen aparentes pagos por un total de 7,5 millones de euros de una decena de empresarios del sector de la obra pública entre 1990 y 2008. La contabilidad refleja que, con cargo a estos donativos, se realizaron pagos a diferentes dirigentes del PP y se sufragaron gastos de la formación conservadora.

Ruz, que inició la investigación sobre los papeles de Bárcenas el pasado 7 de marzo como una pieza separada del caso Gürtel, la macrocausa sobre corrupción en el entorno del PP, citó a Bárcenas a declarar hoy a las diez de la mañana. Gómez Bermúdez, que abrió sus diligencias el 1 de marzo a raíz de una querella de Izquierda Unida del 28 de febrero, convocó al extesorero del PP en su juzgado, situado en la misma planta que el de Ruz, para dos horas después, a mediodía. Esta citación el mismo día en dos sedes judiciales para declarar sobre lo que, en esencia, es el mismo asunto, culminaba tres semanas de pugna jurídica entre Bermúdez y Ruz por la competencia para investigar la contabilidad del extesorero popular.

El ministerio público acusa al juez del 11-M de actuar con "picaresca"

La Fiscalía Anticorrupción ha defendido siempre la competencia del juez Ruz en esta causa y en algún escrito reclamó a Bermúdez que se inhiba en favor de su colega del juzgado central número 5. Ayer, el ministerio público elevó la contundencia de sus posiciones.

Por la mañana, el fiscal Antonio Romeral registró dos recursos de apelación. El primero, dirigido directamente a la sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, buscaba atajar la consecuencia más inmediata de las diligencias de Bermúdez: el interrogatorio de Bárcenas. El razonamiento de fondo de la Fiscalía es que la declaración del extesorero ante el juez Bermúdez resulta “innecesaria”, ya que “dos horas antes” deberá comparecer “por los mismos hechos” ante el magistrado Pablo Ruz. Por ello, la acusación pública solicitó la suspensión cautelar del interrogatorio en tanto la sala de lo penal no resuelva el conflicto de competencia planteado entre Ruz y Bermúdez.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Este argumento fue atendido por la Sección Segunda de la Audiencia Nacional. En un auto de dos páginas, el tribunal veta la declaración de Bárcenas ante Bermúdez. La sala, que no entra a resolver el fondo de a quién compete la investigación, afirma que la declaración de Bárcenas no es urgente y “puede ser tomada en otro momento” si finalmente Bermúdez resultara nombrado competente para llevar la causa. La sección segunda penal está formada por jueces considerados conservadores, entre ellos Enrique López, candidato del PP a magistrado del Tribunal Constitucional.

La acusación ve "absurdo" tomar declaración dos veces a Bárcenas

Sin embargo, la gran carga contra Bermúdez se oculta en el segundo recurso de apelación de la Fiscalía. Este escrito, de 12 páginas, reclama no solo la suspensión de la declaración de Bárcenas —cuya práctica considera “absurda”—, sino que pide que se dejen sin efecto todas las diligencias acordadas por Bermúdez el 11 de marzo por “innecesarias” y “desproporcionadas”. Entre las pesquisas que ataca Anticorrupción figura, en lugar destacado, la declaración de todos los empresarios contra los que se querelló IU —previstas por Bermúdez para los días 4 y 5 de abril—. También se critica la petición al Ministerio de Hacienda para que certifique todos los contratos con las Administraciones públicas de las empresas cuyos propietarios aparecen como donantes en la contabilidad secreta de Bárcenas.

La Fiscalía señala en este escrito que los movimientos jurídicos de Gómez Bermúdez para citar a Bárcenas le sitúan “más en el ámbito de la picaresca para distraer la atención del Ministerio Fiscal y evitar un recurso previo que en el entendimiento cabal y leal de las normas aplicables”. Sobre este segundo recurso de apelación, tramitado por la vía ordinaria —primero al juzgado instructor para que este lo eleve a la sala—, la sección segunda penal aún no se ha pronunciado.

Partido de vuelta en el juzgado de Ruz

El magistrado Pablo Ruz y Luis Bárcenas vuelven hoy a verse las caras. 25 días después de declarar en el marco del caso Gürtel sobre el origen de su fortuna en Suiza —que llegó a alcanzar 38 millones de euros— el extesorero del PP será interrogado ahora acerca de la contabilidad secreta que supuestamente mantuvo entre 1990 y 2008.

Bárcenas está citado en el Juzgado Central de Instrucción número 5 a las diez y su antecesor en el cargo, Álvaro Lapuerta, a las 11.30. El interrogatorio no se presume sencillo: Bárcenas ha negado ser el autor de los 14 folios manuscritos pese a que diferentes peritos grafólogos han manifestado sin ningún género de duda que la letra de la contabilidad coincide con la de los escritos de Bárcenas que figuran en el sumario del caso Gürtel.

Los extesoreros populares deberán repetir la prueba de escritura que ya realizaron ante la Fiscalía Anticorrupción el pasado febrero. La policía considera que Bárcenas forzó su letra para hacerla irreconocible. En el caso de Lapuerta, en su cuerpo de escritura faltaban varios guarismos vitales para que la prueba fuera válida.

Para llevar a cabo la investigación, Ruz ha reclamado al PP, al Tribunal de Cuentas y a la Agencia Tributaria que le entregue toda la información bancaria y contable referida a las donaciones recibidas por el partido entre 1990 y 2011.

Sobre la firma

Fernando J. Pérez

Es redactor y editor en la sección de España, con especialización en tribunales. Desde 2006 trabaja en EL PAÍS, primero en la delegación de Málaga y, desde 2013, en la redacción central. Es licenciado en Traducción y en Comunicación Audiovisual, y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS