Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS PAPELES DE BÁRCENAS

El PP y Bárcenas irán a juicio tras fracasar el acto de conciliación

Floriano rechaza indemnizar al extesorero: “Es una pasta y no se la vamos a dar”

El antiguo responsable de finanzas reclama más de 900.000 euros

Luis Bárcenas y el PP irán a juicio tras fracasar el acto de conciliación por la primera de las tres denuncias interpuestas por el extesorero popular contra el partido. Ninguna de las dos partes manifestó este viernes voluntad de llegar a un acuerdo, por lo que la demanda por despido improcedente del antiguo responsable de finanzas se dirimirá en el juzgado de lo social número 16 de Madrid, que ya se ha hecho cargo del caso.

¿Se ratifica Luis Bárcenas en la demanda? “Sí”. ¿Cuál es la propuesta del PP? “El PP se opone al acto de conciliación porque no existe relación laboral con el demandante y por las demás razones que se alegarán en su momento procesal oportuno”. Así se resolvió, en tan solo unos minutos, la llamada cita de avenencia conciliatoria celebrada en torno a las nueve de la mañana de hoy en el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación de la capital. “No ha habido ninguna propuesta, ninguna oferta”, resumió Alberto Durán, abogado de los populares. Otras fuentes señalaron también que el letrado en esta ocasión del extesorero, Juan Carlos Martín Rodríguez, se limitó a pedir que se aplique la ley.

El 25 de febrero, Bárcenas presentó su primera denuncia contra la formación dejando en evidencia las contradicciones de las versiones del PP sobre el vínculo laboral. El extesorero mantiene que trabajó para el partido como asesor desde marzo de 2010 —momento en que se interrumpió oficialmente su relación laboral— hasta el pasado 31 de enero, cuando fue dado de baja sin previo aviso. Durante ese tiempo percibió 21.300,08 euros brutos al mes, incluido el prorrateo de las pagas extraordinarias. En su demanda, formalizada ayer, el extesorero exige una indemnización de 894.603,36 euros, que corresponderían a 45 días por 42 mensualidades, a los que suma 10.650 en concepto de regularización. En total, Bárcenas reclama 905.203,36 euros al partido en el que entró a trabajar en la categoría de “licenciado” el 2 de marzo de 1982 y donde llegó a tener un salario de 255.670 euros brutos anuales. El 1 de abril de 2004 pidió excedencia forzosa, cesó en el cargo al ser elegido senador y se reincorporó al PP el 12 de febrero de 2010, antes de ser apartado por su implicación en el caso Gürtel.

Fuentes de la dirección nacional del PP aseguraron ayer que desconocían el contenido de la demanda de Bárcenas, lo que no impidió que algunos dirigentes se pronunciaran al respecto. “Fíjese si es una pasta que no se la vamos a dar". Esta fue la respuesta del número tres de la formación, el vicesecretario de Organización y Electoral, Carlos Floriano, preguntado durante su visita a Baleares sobre la cantidad que les pide el antiguo responsable de finanzas del partido. Floriano insistió en el argumentario defendido por la cúpula desde que se conoció que Bárcenas siguió a sueldo del PP hasta el 31 de enero. Esto es, “el PP no reconoce la relación laboral del extesorero”. Esta es precisamente la circunstancia que ha llevado a definir ese vínculo con fórmulas insólitas, en opinión de expertos laboralistas, como “indemnización en diferido” o “contrato en forma de simulación”.

Desde el estallido del caso Bárcenas y la publicación de su contabilidad manuscrita, tanto el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, como la secretaria general de los populares, María Dolores de Cospedal, habían asegurado que Bárcenas dejó de tener hace años responsabilidades en el partido e intentando desvincular sus actividades de la organización. Después, el PP admitió que le pagó una cantidad fija al mes hasta diciembre de 2012, lo que vino a llamar “finiquito prorrateado” con las correspondientes bonificaciones a la Seguridad Social y retenciones IRPF. Días más tarde, Cospedal reconoció que el partido se había equivocado al pactar “una indemnización en diferido en forma simulación... de lo que antes era una retribución”.

Tras denunciar en una comisaría de policía el robo de dos ordenadores que tenía en la sala Andalucía, el lugar de la sede del PP al que siguió acudiendo con regularidad hasta el estallido del caso, Bárcenas presentó el pasado miércoles otra denuncia por maltrato laboral. El extesorero tramitó la denuncia ante la Dirección General de Trabajo en Madrid al considerar que la actuación del PP cuando tomó la decisión de vaciar esa sala donde había dejado algunas de sus pertenencias, supone “un atentado a su intimidad como trabajador”.

Tras conocerse esta última denuncia, el PP informó de que ya había emprendido acciones legales contra la editora del diario EL PAÍS por la publicación de los papeles del extesorero y contra “el autor” de esa contabilidad, evitando así citar al hombre que fue responsable de las cuentas del PP durante casi 20 años.