Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Catarata de reproches de diputados socialistas por el ‘caso Ponferrada’

El ‘número tres’ explica su actuación, pero no logra respaldo alguno en el grupo

Oscar Lopez, secretario de organizacion del PSOE.
Oscar Lopez, secretario de organizacion del PSOE. EL PAÍS

Como un eccehomo. Todos los dirigentes del PSOE cargan estos días con la pesada cruz del fiasco de Ponferrada, pero solo uno de ellos, Óscar López, se pasea por las reuniones del partido como un eccehomo para fustigarse y asumir las culpas por la fallida operación.

El lunes lo hizo ante la Ejecutiva Federal del PSOE y este martes en la reunión del Grupo Socialista, a pesar de que no tendría que acudir porque no es diputado ni senador. Primero habló él y a puerta cerrada asumió las culpas con un tono muy similar al utilizado en público desde el domingo cuando el nuevo alcalde socialista de Ponferrada se negó a abandonar el cargo logrado con el voto de un convicto por acoso sexual. A continuación, intervinieron unos 15 parlamentarios para fustigarle, lamentar el error y poner de manifiesto lo mal que se ha hecho todo. “Mejor que no expliques nada más, porque cada vez que lo intentas explicar lo estropeas aún más”, le llegó a decir la exministra Rosa Aguilar.

Lo curioso es que no consta ninguna intervención de ninguno de ellos cuestionando previamente la operación, aunque ya se había publicado reiteradamente en todos los medios que lograrían la alcaldía con el voto del acosador y solo después abandonaría el cargo. Incluso, algunos de ellos defendieron expresamente en Twitter la moción de censura en los días previos. Después de los acontecimientos todos sostienen, como Alfredo Pérez Rubalcaba, que no conocían los detalles.

Rosa Aguilar, Laura Seara, Leire Iglesias, José María Barreda, Carmen Montón y otros muchos intervinieron para poner de manifiesto la forma evidente en que se quiebra el discurso de igualdad del PSOE por una operación muy mal diseñada.

Ninguno de ellos pidió la dimisión de López como número tres del partido, que escuchó impertérrito la catarata, porque según explicaron luego algunos no era el sitio, porque no tiene ningún cargo en el Grupo Parlamentario. Se acercó la diputada Leire Iglesias a preguntar retóricamente si además de pedir perdón iba a hablarse de dimisiones o asunción de responsabilidades. “Operación penosa” que da la impresión de que se busca tener una alcaldía a cualquier precio, fue, por ejemplo, la dura crítica que hizo José María Barreda, expresidente de Castilla-La Mancha, para quien la explicación de querer sacar a un acosador de la política “no se sostiene ni política ni éticamente”. “Incoherencia”, “decisión sin base ni razón” y “daño al discurso de igualdad del PSOE”, son algunas de las expresiones de Rosa Aguilar, la más dura de todas las que hablaron. La penúltima intervención fue de Julio Villarrubia que, además, es el secretario general del PSOE en Castilla y León y que explicó que no sabía nada de lo que estaba pasando en su territorio. La última fue de Óscar López, para, abatido, agradecer que le hubieran escuchado.

Poco después, la portavoz del PSOE en el Congreso, Soraya Rodríguez, compareció en rueda de prensa para criticar en público la operación que asume el número tres del partido y asegurar que en privado ella ya había mostrado días antes su oposición.

Más información