Rubalcaba sobre el alcalde de Ponferrada: “O deja la alcaldía o deja el PSOE”

Dimite el acosador de Ponferrada tras aupar al PSOE a la alcaldía de Ponferrada El nuevo regidor socialista aún no ha renunciado, a pesar de las órdenes de Rubalcaba

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba ha hablado de la grave crisis abierta en el partido tras desalojar al PP de la alcaldía de Ponferrada (León) con el apoyo clave de un acosador sexual, el exregidor Ismael Álvarez, condenado en el año 2002 por el acoso al que sometió a la concejal Nevenka Fernández. "O deja la alcaldía o deja el PSOE", ha dicho a Samuel Folgueral, el nuevo alcalde socialista, durante una entrevista en Telecinco.

Rubalcaba ya había hablado de Folgueral esta mañana desde Valencia, donde ha participado en una conferencia de su partido sobre economía y empleo, y ha reconocido su error: "Cuando uno se equivoca en política lo que tiene que hacer es rectificar. Nos hemos equivocado. Rectificamos y punto".

Preguntado por el hecho de que el nuevo alcalde socialista Samuel Folgueral aún no haya dimitido, Rubalcaba ha contestado: "Yo le he pedido la renuncia y renunciará". No ha aclarado si, en caso de no hacerlo, se le abrirá expediente. "Tiempo al tiempo", ha zanjado el secretario general del PSOE. Cuando le han preguntado cómo es posible que él no supiera lo que iba a pasar en Ponferrada hasta después de que se produjera, ha contestado: "Yo sabía que iba a haber una moción de censura en Ponferrada, nada más. Que iba a entrar un alcalde socialista y que iba a dimitir el alcalde del PP y el concejal [condenado por acoso]. El orden [de esas dimisiones], no. En el partido cada uno tiene sus obligaciones".

Renuncia de Ismael Álvarez

A las diez y media de esta mañana el exalcalde Ismael Álvarez ha acudido a la sede del Ayuntamiento ponferradino y ha entregado un escrito que oficializa su renuncia al acta de concejal. “Yo ya estoy fuera. Se acabó todo esto”, ha asegurado el exregidor a EL PAÍS.

Más información
Rubalcaba ordena ahora que renuncie el alcalde apoyado por un acosador
'La alcaldía y el honor del PSOE', por J. CUADRADO
'Acosadores e idiotas', por JUAN JOSÉ MILLÁS
El nuevo regidor no renuncia
El alcalde depuesto afirma que su sucesor será “rehén” del acosador
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Hace dos semanas se hizo público que el PSOE y el grupo Independientes Agrupados de Ponferrada (IAP), creado por Álvarez en 2011 para concurrir a las elecciones, iban a presentar una moción de censura contra el alcalde del Partido Popular (PP), Carlos López Riesco. Según han expresado ambos, la situación de Ponferrada es “ingobernable”. El ya primer edil socialista Samuel Folgueral y el propio Álvarez pactaron que este abandonara el Consistorio. Álvarez ha relatado que aunque él ya pensó “desde el primer momento” que su dimisión era necesaria para “allanar” el camino al PSOE, fue el propio Folgueral quien se lo exigió. “Recuerdo perfectamente lo que me dijo: ‘Si no es con tu dimisión, es una tontería que hablemos de la moción porque estaríamos perdiendo el tiempo”, asevera Álvarez que le dijo Folgueral. El compromiso se había puesto incluso por escrito. Al documento de renuncia solo le falta la fecha. Hoy, 9 de marzo, ha sido el día.

El revuelo mediático comenzó inmediatamente después de conocerse la intención de presentar la moción de censura. Algunos sectores del PSOE leonés no vieron con buenos ojos que su partido se sirviera del apoyo de alguien que ha sido considerado un enemigo político y ético. Un grupo de 350 militantes de la provincia de León firmaron un manifiesto exigiendo que la agrupación socialista de Ponferrada no hiciera efectiva la moción de censura con los votos de Álvarez y su equipo. Otros, en cambio, han justificado la operación “por el bien” de Ponferrada. Hoy Álvarez ha denunciado además que en el Consistorio berciano hay “temas sospechosos”. “Las obras se han adjudicado a dedo. Y son obras que sumadas dan millones de euros”, ha señalado.

Mientras, el ya exalcalde popular Carlos López Riesco ha cargado enérgicamente tanto contra Álvarez como contra Folgueral. Asegura que Álvarez actúa “con ánimo de venganza” ─López Riesco fue el segundo de Ismael Álvarez el tiempo en que este fue alcalde de Ponferrada─ . Y cree que el socialista Samuel Folgueral será el “rehén” político de su antiguo aliado.

La prensa recordó rápido que Álvarez no era solo el líder del grupo municipal independiente ─en las últimas municipales logró casi 6.000 votos y cinco concejales─, sino que desde 2002 arrastra una condena por acoso sexual a la que fue su concejal de Hacienda, Nevenka Fernández. La jugada política comenzaba a verse con recelo por algunos sectores pero desde la dirección federal del PSOE no había sido criticada hasta ayer. Consultado la semana pasada por EL PAÍS, el número dos de Rubalcaba y portavoz en las Cortes de Castilla y León, Óscar López, se mostró aquiescente. Ratificó la idea de que el PSOE había exigido la renuncia de Álvarez como concejal a cambio de aceptar los votos de su grupo. Y dejó hacer a la agrupación local. Incluso ayer insistió en que gracias a los socialistas, en política había “un acosador menos”.

Las reacciones de protesta, especialmente fervientes en las redes sociales, propiciaron que a última hora de la tarde el secretario general del PSOE desdijera a López y exigiera la “dimisión” del nuevo alcalde socialista hasta que Álvarez renunciara a su cargo. La exministra Carme Chacón y otros miembros socialistas mostraron en la red social Twitter su oposición a aceptar los apoyos del alcalde condenado. Durante estas dos semanas, sin embargo, ningún miembro destacado del PSOE se había mostrado contrario.

La exigencia de Rubalcaba no pasa solo por la dimisión de Álvarez, sino que pretende que Folgueral deje la alcaldía y vuelva a ser designado alcalde de nuevo sin el voto del líder de la agrupación independiente. No hay reparos a que la formación independiente apoye a los socialistas, pero desde Ferraz ─la sede del PSOE en Madrid─ quieren evitar el “estigma” de haber llegado a la alcaldía con el voto directo de Ismael Álvarez.

Está todavía por ver que Samuel Folgueral esté dispuesto a dejar la alcaldía. Rubalcaba ha sido vehemente en su exigencia, pero los socialistas ponferradinos se han hecho con el bastón municipal casi 18 años después de haberlo perdido. La moción de censura triunfó y la alegría del nuevo primer edil fue ayer evidente en el salón de Plenos del Ayuntamiento de Ponferrada. Renuncie o no, la llave del gobierno municipal sigue estando en manos de la formación de Álvarez. Él ha dejado el acta municipal, pero no la política. “Seguiré en la formación. Aunque soy una figura decorativa”, asegura el exalcalde.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS