Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia rechaza archivar la causa contra el empresario Ulibarri en ‘Gürtel’

El constructor está imputado por pagar a la trama de Correa un millón de euros

El empresario José Luis Ulibarri, tras declarar por el 'caso Gürtel' en 2009.
El empresario José Luis Ulibarri, tras declarar por el 'caso Gürtel' en 2009.

El empresario José Luis Ulibarri ve cómo se le complica el horizonte judicial. La Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha confirmado el auto del Juzgado Central de Instrucción número 5, que investiga el caso Gürtel, por el que se rechazaba el archivo de la causa contra el promotor. Ulibarri está imputado por cohecho por supuestamente haber pagado alrededor de un millón de euros a la trama corrupta montada por Francisco Correa alrededor del PP.

El promotor, dueño de la empresa UFC alegó para el archivo de la causa la ausencia de indicios delictivos y la prescripción del supuesto delito de cohecho activo. Ulibarri también argumentó el efecto negativo que tiene para él la repercusión mediática del caso Gürtel. Todas estas alegaciones han sido desestimadas por la sala, presidida por Ángela Murillo.

En julio de 2011, la policía judicial envió un informe al anterior instructor del caso, Antonio Pedreira, del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, en el que le informaba acerca de posible comisión pagada por Ulibarri tras adjudicarle el Ayuntamiento de Boadilla una parcela. En el informe explica que el dueño de UFC declaró que pagó un millón de euros a la sociedad Consultoría y Gestión de Inversiones, dirigida por el imputado Jacobo Gordon, empresa que forma parte de la trama, por acelerar una licencia de obras del Ayuntamiento de Madrid.

En concreto, y según el informe policial, Ulibarri testificó que tras denegarle inicialmente el Ayuntamiento de Madrid la licencia para la construcción de unos apartamentos turísticos en el distrito de San Blas, este se puso en contacto con Gordon para que realizara gestiones para desbloquear la obra, algo que consiguió "pactando verbalmente unos honorarios de un millón de euros", según el informe.

Posteriormente, el director financiero de otra de las empresas presuntamente relacionadas con la trama, la constructora Begar, dio instrucciones para que Gordon confeccionara dos facturas por un millón a UFC. No obstante, la policía considera que el millón de euros que pagó Ulibarri no procede de la intermediación en Madrid, como alega Ulibarri, sino de la operación de Boadilla.