Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cabecilla de los ‘Tigres de Arkan’ rechaza ser extraditado a Serbia

Serbia quiere que Luka Bojovic, cuyo grupo está vinculado con la muerte del primer ministro Djinjic en 2003, sea juzgado por tres asesinatos

El paramilitar serbio Luka Bojovic en la vista sobre su extradición. Ampliar foto
El paramilitar serbio Luka Bojovic en la vista sobre su extradición. efe

Luka Bojovic, El Panadero (Belgrado, 1983), considerado líder del clan Zemun, brazo mafioso del grupo paramilitar Los Tigres de Arkan, que en marzo de 2003 asesinó al primer ministro serbio Zoran Djindjic, ha rechazado este martes la extradición a su país, donde la justicia lo reclama para ser juzgado por tres asesinatos cometidos en 2004 y para cumplir una condena de 2010 por tenencia de armas y explosivos y falsedad documental. En una vista en la Audiencia Nacional para estudiar la petición de entrega, Bojovic ha asegurado que sus “derechos humanos” están “en peligro” si es puesto a disposición de las autoridades serbias.

Bojovic, considerado inductor del magnicidio, fue detenido por la Policía española en un restaurante de Valencia en febrero de 2012 junto a su lugarteniente, Vladimir Milisavljevic, supuesto autor material del asesinato de Djindjic, el político que entregó al fallecido expresidente serbio Slobodan Milosevic al Tribunal Penal de La Haya para ser juzgado por crímenes de guerra. El grupo de Bojovic actuaba con extrema crueldad. En el domicilio que ocupaba en Valencia, los agentes hallaron una nota escrita en serbio en la que relataban cómo el grupo criminal había matado a martillazos, descuartizado y comido a uno de sus integrantes, Milan Jurisic, en un piso franco de Madrid tras una disputa con Bojovic por una mujer. Los huesos fueron arrojados al río Manzanares.

El juicio por el triple asesinato por el que Serbia quiere la entrega de Bojovic se está celebrando en la actualidad con el paramilitar ausente. La acusación se basa en la declaración de un único testigo, su antiguo colaborador y ahora enemigo Sretko Kalinic. El ADN recogido en el fusil AK-47 utilizado para los asesinatos y en el pasamontañas del supuesto asesino no coincide con el material genético de Bojovic.

El fiscal de la Audiencia Nacional Luis Barroso, ha afirmado que no existe “ninguna razón” para que Bojovic no sea extraditado, ya que entiende que si se le entrega, los jueces serbios realizarán un nuevo juicio por esta causa. Respecto a la condena a un año y 10 meses de cárcel a la que fue sentenciado en rebeldía en 2010, el ministerio público tampoco ve impedimento a la petición de extradición.

La abogada de Bojovic, Mar Vega, se opuso con contundencia a la extradición de su cliente, al que consideró víctima de una “caza de brujas” en Serbia. Vega manifestó que la petición de Belgrado está cargada de “evidente y clara mala fe” y desgranó una batería de argumentos contra la solicitud de entrega. “El juicio en Belgrado ya se ha iniciado y no se ha suspendido pese a que sus abogados en Serbia han informado de que Bojovic está detenido en España. [Las autoridades serbias] Nos engañan diciendo que la extradición es para juzgarle”, afirmó la abogada.

La letrada sostuvo que las peticiones de extradición presentan graves defectos de forma, como la ausencia en el expediente de un auto de procesamiento o resolución análoga, requisito indispensable para justificar la entrega. Las autoridades serbias simplemente han presentado un documento en el que se informa de que se ha “abierto una investigación” por lo que piden su prisión provisional en España por el plazo máximo de un mes. Además, Vega se quejó de que las traducciones de los documentos, entregadas fuera de plazo, son “parciales” y no revisten carácter oficial.