Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior estudia rebajar a 70 por hora la velocidad en vías secundarias

El Gobierno está dispuesto a incrementar la velocidad en vías rápidas a 130 kilómetros por hora

Accidente ocurrido, ayer en Arzúa (A Coruña). Ampliar foto
Accidente ocurrido, ayer en Arzúa (A Coruña).

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, estudia reducir los límites de velocidad en las carreteras secundarias a 90 o 70 kilómetros por hora, en función de la anchura de la calzada, según explicó el ministro en una reunión interna del PP con responsables de seguridad vial del Congreso y del Senado, informa Servimedia. Hasta ahora, se puede circular a 100 por hora en las vías secundarias con un arcén de más de metro y medio de anchura y a 90, en las que carecen de un arcén de este tamaño.

La reforma Reglamento General de Circulación, que estará lista en primavera, contemplará una reducción de los límites de velocidad en las carreteras convencionales, según ya anunció Interior el pasado 2 de enero, si bien todavía no se ha confirmado cuál será la velocidad final. En un primer momento, se barajó únicamente reducir de 100 a 90 el límite máximo.

El Gobierno está dispuesto, asimismo, a incrementar la velocidad en las vías rápidas de 120 a 130 kilómetros por hora, aunque tanto Fernández como la directora de Tráfico, María Seguí, aseguraron que el incremento estaría sujeto a las condiciones climatológicas, al estado de la carretera, a la baja siniestralidad y a una mejora económica.

El pasado noviembre, el Grupo Popular en el Congreso presentó una proposición no de ley por la que instaba al Gobierno a estudiar un incremento de velocidad en las autopistas de peaje. Aunque en el texto no fijaba el límite máximo, los populares barajaban una velocidad de 140 kilómetros por hora. Los argumentos del PP se basaban en que la red de autopistas se ha diseñado para circular a más velocidad, lo que permitiría acortar los tiempos de desplazamiento y dinamizar la economía.

No obstante, las asociaciones de víctimas de tráfico y de ecologistas han protestado contra la propuesta del Gobierno. “A más velocidad, más muertos y más contaminación”, aseguran.