Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cospedal al partido: “En el PP, quien la hace la paga y cada uno aguanta su vela”

La dirigente popular no entra a confirmar o desmentir los sobresueldos

“En el PP, quien la hace la paga y que cada uno aguante su vela”. La número dos de los populares, la secretaria general, María Dolores de Cospedal, intentó ayer disipar toda duda sobre el rechazo de su partido a la corrupción de sus miembros. La dirección dio así un paso más dos días después de que se conociera que Luis Bárcenas tuvo hasta 22 millones de euros en cuentas localizadas en Suiza y ante la sospecha de que el extesorero eternamente defendido por Mariano Rajoy montara una red de pagos en dinero negro a cargos del PP. “No me consta”, fue la expresión más repetida ayer por dirigentes del partido reunidos en un cónclave intermunicipal que se celebra en Almería y por miembros del Gobierno.

Cospedal trató de ser clara durante su discurso a alcaldes y militantes populares. “Desde nuestro partido se trabaja para defender la decencia y se trabaja para defender el interés general”, señaló, censurando comportamientos “injustos”. “Por eso”, aseguró, “no vamos a permitir que se eche por tierra la labor y el trabajo de tantas personas honradas y que han trabajado por defender a su país”. Minutos antes, Cospedal había sorteado a los periodistas evitando preguntas sobre los pagos en B y la sala con documentos que, según confirman fuentes del partido, Bárcenas conserva en Génova.

Lo negó en una entrevista radiofónica. “No me consta que [esa práctica] se haya producido durante mi época como secretaria general. Rotundamente, no”, indicó, sin pronunciarse sobre una comisión de investigación interna que han reclamado algunos barones populares como Esperanza Aguirre, José Antonio Monago y Alberto Fabra.

Los miembros de la cúpula del partido que ayer negaron pagos de sobresueldos en dinero negro lo hicieron, en cualquier caso, refiriéndose a su etapa y a sus casos particulares. El vicesecretario de Política Autonómica y Local del PP, Javier Arenas, aseguró que tampoco le consta que durante su etapa como secretario general del partido (1999 a 2003) circularan sobres en la sede de la calle de Génova. “No era ninguna práctica y además no había pago en B. Todo pasaba por Hacienda y por el Tribunal de Cuentas. Se lo digo con toda nitidez y tajantemente”.

El número tres del partido, el vicesecretario de Organización y Electoral, Carlos Floriano, también aseguró que “nadie ha recibido dinero en negro, ni en sobre, ni de ninguna forma”. “En lo que a mí se refiere y en lo que se refiere al conocimiento que tengo del partido”, señaló Floriano, no se produjeron esas prácticas. Lo mismo dijo exportavoz del partido y ahora vicesecretario de Estudios y Programas. “Jamás he cobrado en un sobre, ni en dinero que no haya declarado. Nadie me lo ha insinuado, ni tengo ningún conocimiento de que en el partido esa práctica exista o haya existido”, apostilló Pons.

En cualquier caso, las sensaciones que sobrevolaron la intermunicipal popular de Almería no estaban exentas de sospechas sobre la actividad de Bárcenas y cómo se aprovechó de su cargo en el partido. La dirección del PP da cada día un paso más para dejarle solo.

Mucho más cauta fue la portavoz del Gobierno, la vicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría. Lo que hizo fue remitirse a lo que dijera el partido, negar que ella misma cobrara esos sobres cuando era dirigente del PP, evitar poner la mano en el fuego por los demás y hasta eludir la pregunta directa de si propio jefe del Ejecutivo lo cobró. También repitió en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que las revelaciones sobre Bárcenas le han provocado “sorpresa e indignación”. Pero utilizó expresiones precavidas tales como “si se confirmara o “si eso fuera así”, antes que tajantes desmentidos, con el argumento de que se trata de un asunto del PP y no del Gobierno.

Ni siquiera cuando se le preguntó si el presidente del Gobierno del que ella es portavoz tuvo conocimiento de esos pagos o recibió algún sobre fue tajante y también se remitió a lo que dijera la secretaria general del PP.

Fue tajante solo cuando habló de ella misma al hablar de su etapa como dirigente del PP: “En ese tiempo, ni vi ni se me ofreció ni se me dio ningún sobre con dinero y, por supuesto, no lo hubiera aceptado. Ni vi, ni escuché nada. Si lo hubiera visto y escuchado, no me hubiera callado, lo digo abiertamente”.

Ante la pregunta de si pone la mano en el fuego por los dirigentes del PP que se sientan ahora en la mesa del Consejo de Ministros, respondió “Esa expresión me la han preguntado en varias ocasiones en estos años que llevo en política. Son las garantías procesales del derecho las que llevan a que nadie tenga que poner la mano en el fuego por nadie hasta que hay una sentencia judicial. Hay que ser muy respetuoso con los procedimientos judiciales. Lo que pido es que se llegue hasta el final”.

Once preguntas distintas para que no se moviera ni un milímetro de esa posición.

La número dos del Gobierno también dijo desconocer las actividades de Bárcenas y la forma en la que pudo reunir ese dinero. “Con absoluta sinceridad, yo no sé qué hacía el tesorero del partido, si tenía o no otras actividades; no trabajaba con él ni a diario ni habitualmente”, dijo.

Se remitió al comunicado de Hacienda para explicar que Bárcenas, con su nombre, no se acogió a la amnistía fiscal. “No consta”, dijo también.

Más información