Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU y ERC retiran “Estado propio” de la declaración soberanista

Unió propone sin éxito aplazar el debate del texto para incorporar al PSC

Convergència i Unió y Esquerra han aceptado suavizar el borrador de la declaración soberanista, que se debatirá el día 23 en el Parlament, y suprimir que el objetivo del referéndum es conseguir que Cataluña se convierta en un futuro en un nuevo Estado de la Unión Europea. La idea es eliminar un fin tan explícito y aludir a que ese fue el lema de la manifestación gigantesca de la última Diada. Y algo más: el título de la resolución incorpora también ahora el derecho a decidir. Con la modificación, los dos socios de gobierno (71 diputados) han lanzado un guiño a Iniciativa (ICV-EUiA) para granjearse el apoyo de sus 13 diputados. Los ecosocialistas son partidarios de la consulta pero rechazaron que el texto excluyera a quienes desean seguir apostando por mantener la vinculación con España. La duda es si el gesto de CiU y ERC seducirá a los socialistas.

La supresión del objetivo del Estado propio y el acento en el derecho a decidir son algunas de las novedades del documento pactado por CiU y Esquerra, el partido que otorga estabilidad parlamentaria al débil ejecutivo de Artur Mas, y que generó una fuerte rechazo en los partidos de la oposición e incluso en Unió, el socio minoritario de la federación nacionalista. De hecho, la dirección del partido democristiano sugirió ayer aplazar el debate, enmendar el borrador o empezar de cero tal y como defendió el domingo su líder, Josep Antoni Duran Lleida. Los democristianos   propusieron retrasar la discusión en pos del consenso y para incluir a todos los partidos de izquierda, básicamente el Partit dels Socialistes (PSC) e Iniciativa. Unió incluso citó que existe una “línea roja” que no se debería cruzar: esperar a que la firma tenga el apoyo de 107 diputados, esto es, toda la cámara salvo los 27 que conforman el bloque constitucionalista y que rechaza de plano el derecho a decidir (formado por los 19 del Partido Popular y los 9 de Ciutadans).

El título de la resolución también incluye ahora el derecho a decidir

La propuesta de los democristianos irritó a Convergència y provocó un fuerte disgusto en las filas de Esquerra, cada vez más alejada de Unió. Dirigentes de CiU y ERC negociaron ayer por la tarde en el Parlament consensuar el documento que recogerá al final elementos del de Iniciativa. De entrada, el título de la resolución es el mismo que el del texto de los ecosocialistas. Como muy tarde, para ser debatido en la sesión del día 23, debe presentarse en el Registro de la Cámara antes de las 10.00 de la mañana de mañana, hora en que está previsto el inicio de la reunión de la Mesa. CiU y ERC confirmaron lo que ya había vaticinado la ecosocialista Dolors Camats: que se suprimiría la alusión al Estado propio. Anna Simó, portavoz de los republicanos, ya avisó en respuesta a Unió que por atraer al PSC no dará marcha atrás en definir a Cataluña como sujeto político y jurídico soberano, la etiquetas que definirían que solo los ciudadanos catalanes —y no el conjunto de los españoles— puedan emitir su voto en un referéndum. “Pero algún día”, agregó, “los partidos se tendrán que mojar y decir para que quieren la consulta”.

En una hábil pirueta, Duran consiguió desde Chile, durante unas horas y de donde regresó ayer,  desviar la atención sobre el caso Pallerols, que ha certificado la financiación ilegal de su partido, y por el que ha sufrido una lluvia de petición de dimisiones y enviar un ataque a la línea de flotación a su socio de federación (Convergència) y al de Gobierno (Esquerra). Unió, de hecho, puso el listón muy alto: 107 diputados es un techo casi inalcanzable y que no se logró ni el pasado mes de septiembre cuando el Parlament avaló el referéndum. Entonces, fueron 87 los parlamentarios los que apoyaron la convocatoria de una consulta secesionista “preferentemente” en la próxima legislatura. El Partit dels Socialistes (PSC) se abstuvo.

Los democristianos aspiran a que 107 diputados apoyen el documento

“No vemos descabellado tener que aplazar el debate”, insistió por la mañana Marta Llorens, portavoz de Unió, que recalcó la absoluta necesidad de incorporar a los socialistas a la resolución. Pero no será fácil o prácticamente imposible: el PSC está a favor del derecho a decidir porque lo considera un ejercicio democrático irrenunciable pero la mayoría de la Cámara ya ha asumido ese punto desde hace tiempo y el debate está en otra fase más avanzada. Los socialistas están satisfechos con la retirada de la declaración de la mención del Estado propio pero rechaza definir a a Cataluña como sujeto político y jurídico., que si acepta Iniciativa.

La Mesa dará luz verde a que el punto se debata en el primer Pleno de esta legislatura que  empezará tal y como acabó la anterior: con una resolución en favor del derecho a decidir. De entrada y si no hay cambios de última hora, se presentarán cuatro propuestas: la de CiU-ERC, la del PSC, la de Iniciativa y la de Candidatura d'Unitat Popular, que ya la registró ayer. Siguiendo la tradición, la resolución, que es de naturaleza política y sin valor jurídico, se transaccionará y pactará hasta minutos antes del inicio del Pleno. El Partido Popular se opone frontalmente y Alicia Sánchez-Camacho pidió ayer a Alfredo Pérez Rubalcaba, secretario general del PSOE, que ponga firmes al PSC. Albert Rivera, de Ciutadans, instó al Tribunal Constitucional a frenar la tramitación de la resolución, la quinta de estas características, aunque ésta de mayor calado, que se debate en 24 años.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >