Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El coste de las misiones militares se mantiene pese a los recortes

El fin de la intervención en Libia ahorra 94,5 millones

España ha gastado 766,8 millones de euros en las misiones militares en el exterior en 2012, frente a los 861,3 que gastó en 2011, lo que supone la primera reducción en esta partida desde 2004, cuando Zapatero retiró las tropas de Irak, según los datos aportados ayer en el Congreso por el ministro de Defensa, Pedro Morenés. Sin embargo, el ahorro conseguido por Defensa, 94,5 millones, es equivalente al coste de la intervención militar en Libia, que se desarrolló entre marzo y octubre del año pasado, y que supuso un desembolso de 94,8 millones para España.

Eso significa que las restantes misiones han seguido costando exactamente lo mismo. Y ello a pesar de que se han producido notables reducciones: España ha recortado en un 10% sus efectivos en Afganistán, que ahora suman 1.406 militares, frente a 1.521 de 2011; y ha reducido en casi el 40% su aportación a la fuerza de la ONU para Líbano, donde hace un año tenía 1.050 militares y ahora 661.

Fuente: Ministerio de Defensa.
Fuente: Ministerio de Defensa.

Según los datos aportados por Morenés, el coste de la misión en Afganistán ha pasado de 450 a 443 millones (siete menos) y el de Líbano de 194,5 a 173,8 (20,7 menos). Pero todos estos ahorros se quedan pequeños ante el espectacular incremento del coste de la Operación Atalanta, de lucha contra la piratería, que se ha disparado en un 40%, de 96,8 a 139,8 millones.

La Operación Atalanta, que desde el pasado 6 de diciembre y por cuatro meses dirige el contraalmirante español Pedro García de Paredes, es la única que Defensa no se plantea recortar. Morenés reiteró ayer que España planea “continuar con la reducción de efectivos” en Líbano y reiteró que podrían acelerarse los planes de repliegue de Afganistán, que actualmente fijan la retirada de un 40% adicional el año que viene y el resto en 2014.

“Estamos estudiando la posibilidad de adelantar los plazos e incrementar en lo posible la fluidez del retorno de nuestras tropas”, dijo Morenés a los diputados, aunque rechazó los repetidos intentos de la oposición para que concretase fechas.

En cambio, calificó de “historia de éxito” la Operación Atalanta. Adujo que se han reducido en un 79% los ataques piratas y solo uno de cada seis acaba en secuestro. Respecto a la flota atunera vasca, dijo que continúa “sufriendo hostigamientos, aunque en menor cantidad”; hasta el punto de que solo se ha producido uno en 2012. Reconoció, no obstante, que si los piratas no han conseguido su objetivo es por “la presencia de equipos de seguridad a bordo”; es decir, de guardias privados de seguridad cuya presencia ya no subvenciona el Gobierno central.

Fuentes de Defensa aseguraron ayer que el incremento del 40% en el coste de la Operación Atalanta se debe a la mayor participación de buques en 2012 y al hecho de que se han imputado a la misma los costes de satélites y comunicaciones de todas las misiones en el exterior, unos 22 millones en total.