Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Díaz Ferrán, reconocido por el forense al sentirse indispuesto

El expresidente de la CEOE ha llegado a su segunda declaración esposado y con aspecto desmejorado

Díaz Ferrán, el día que fue detenido. Ampliar foto
Díaz Ferrán, el día que fue detenido.

Gerardo Díaz Ferrán, expresidente de la CEOE y de viajes Marsans, ha sido trasladado después de declarar ante la Audiencia Nacional -que ha decretado su prisión eludible bajo fianza de 30 millones- a los juzgados de plaza de Castilla, para declarar por la venta de Air Comet, tras la denuncia que interpuso Manos Limpias por un crédito de la entonces Caja Madrid por 26 millones de euros con la garantía de acciones que ya se encontraban pignoradas. Nada más llegar al juzgado, sobre las 15.30, Díaz Ferrán, que iba escoltado, esposado y con aspecto desmejorado, le ha dicho al juez que se encontraba mal, por lo que ha pedido ser examinado. El juez le ha pedido al forense que lo examine.

El grupo turístico Marsans suscribió un préstamo de 24 millones de euros en noviembre de 2008 y se comprometió a fijar como garantías las acciones de Viajes Marsans (que planeaba vender) y de otras sociedades patrimoniales. En septiembre de 2009, cuando Ferrán tuvo problemas de liquidez, pidió una ampliación del crédito hasta 26 millones y Caja Madrid, al pedir de nuevo las garantías, se topó con la respuesta de que las acciones de Marsans ya se habían pignorado durante ese tiempo (ofrecidas como prenda) a favor de Banesto.

El presidente entonces de Caja Madrid, Miguel Blesa, convocó un consejo para explicar que "habían sido burladas las garantías" que planteó Ferrán, según fuentes cercanas a la caja, con lo que debía ampliarlas o pagar. El presidente de la CEOE no asistió a la reunión ni delegó en nadie, señala la misma fuente. Blesa también ha declarado hoy durante dos horas en el Juzgado de Instrucción número 9 de Madrid.

Air Comet dejó de operar en diciembre de 2009 cuando su flota de aviones fue embargada y presentó el concurso en marzo con una deuda de 310 millones de euros. El pasado junio la sociedad, ya en bancarrota, fue traspasada a un inversor especializado en quiebras llamado Ángel de Cabo, que se hizo con la sociedad instrumental Teinver (propietaria de Air Comet, Marsans y otros negocios de Díaz Ferrán). Sin embargo, si el juez finalmente considera que los antiguos gestores son culpables de la insolvencia de la compañía, deberán responder con su patrimonio.