Familiares y amigos despiden la quinta víctima del Madrid Arena

María Teresa Alonso falleció el jueves tras un mes de hospitalización

El entierro de María Teresa Alonso, la última víctima de la avalancha en el Madrid Arena se ha celebrado esta mañana.
El entierro de María Teresa Alonso, la última víctima de la avalancha en el Madrid Arena se ha celebrado esta mañana.Víctor Lerena (EFE)

El pueblo de Bustarviejo (2.000 habitantes), ubicado en la sierra madrileña, a unos 60 kilómetros de la capital, despidió ayer con una misa a la que acudieron más de un centenar de personas a María Teresa Alonso, que murió el jueves a los 20 años tras pasar casi un mes hospitalizada a consecuencia de la tragedia del Madrid Arena. Un cortejo fúnebre acompañó al féretro de Alonso desde la iglesia hasta el cementerio del pueblo, en el que había nacido y donde fue enterrada en la intimidad por deseo de su familia.

Muy emocionado, según relata la agencia Efe, el alcalde de Bustarviejo, Ángel Temprano (PSOE), pidió una investigación en profundidad de lo acaecido en la fiesta de Halloween del pabellón municipal Madrid Arena, en la que también perdieron la vida otras cuatro jóvenes.

María Teresa Alonso quedó atrapada por la avalancha humana que colapsó uno de los vomitorios de la pista a partir de las 3.33. Fue sacada del pabellón “aparentemente por un personal de seguridad, que inició su reanimación”, según el parte de los equipos de emergencia, Samur, que arribaron a las 4.04.

La joven fue reanimada tras recibir maniobras de soporte vital avanzado por el Samur, y trasladada al hospital de la Concepción en estado crítico. Allí murió el jueves. La autopsia reveló que había sufrido asfixia por aplastamiento y presentaba daños cerebrales por falta de oxígeno.

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella (PP), se desplazó ese día al hospital para trasladar su pésame a las familias. Luego declaró un día de luto oficial y emitió un comunicado que concluía: “Tomaré todas las medidas que estén en mi mano. Los comportamientos que hayan influido en esta tragedia no van a quedar impunes”.

El portavoz municipal socialista, Jaime Lissavetzky, pidió ayer nuevamente su dimisión por el “desgobierno” que sufre a su juicio el Ayuntamiento. En una entrevista a la agencia Europa Press, denunció que la “negligencia” municipal influyó en la tragedia, que achacó también, en parte, a los recortes presupuestarios en materia de seguridad que, según él, sufre el Ayuntamiento.

María Teresa Alonso vivía en el distrito madrileño de Chamartín y estudiaba Ciencias Químicas en la Universidad Autónoma. Su madre, Pilar Vinatea, trabaja en la Biblioteca Nacional; su padre, Fernando Alonso, es profesor de instituto. El matrimonio tiene otra hija, Matilde, de 12 años. La fallecida había estudiado en el colegio católico La Salle Maravillas, donde sacó muy buenas notas, según sus allegados, que añaden: “Era muy buena, con miles de amigas, muy simpática”. “Contando las horas que faltan para esta noche”, decía en su último mensaje en la red social Twitter.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS