Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Duran mantiene sus reticencias a ERC

El grupo en el Congreso no prevé acercamientos en breve al Gobierno de Rajoy

“Si los de ERC hasta levantan el puño”, dice un cargo de Unió para criticarles

Duran, Pujol y Mas durante la reunión de la Comisión Ejecutiva Nacional de CiU. Ampliar foto
Duran, Pujol y Mas durante la reunión de la Comisión Ejecutiva Nacional de CiU. EFE

Un trasatlántico necesita espacio para virar. Por eso, si CiU, tras su fracaso del domingo, decide cambiar su posición y volver a la que mantuvo antes de septiembre, necesitará tiempo, espacio y retórica, y ese giro vendrá impulsado por el sector de Unió.

“¿Cómo vamos a ir de la mano de ERC si hasta levantan el puño?”, comenta escandalizado un destacado diputado de CiU, que pone voz así a la posición del Grupo Parlamentario en el Congreso de los Diputados. Ese grupo, dominado por Unió, ha vivido con preocupación y distancia la apuesta de Artur Mas, y ahora tiene serias reticencias a pactar con Esquerra. Con todas las contraindicaciones, preferirían pactar con el PSC, aunque son conscientes de las dificultades de los socialistas.

De hecho, en el Congreso los diputados de CiU y los de ERC ni se miran. Son frecuentes las enganchadas políticas desde la tribuna entre ambos grupos. Por ejemplo, ERC pactó con el PSOE desde el tripartito el actual modelo de financiación autonómica, y CiU se quedó fuera, entre otras cosas para no coincidir con quien compite en las urnas. Esto está ahora aún más vigente, argumentan fuentes parlamentarias de CiU, ya que se ha constatado que ocupar el espacio de ERC termina por engordar a este partido. De hecho, recuerdan que antes de abordar consultas populares la primera labor del nuevo Gobierno de Mas será aprobar un Presupuesto, que incluirá más recortes que ERC no aceptará, al primar su posición de izquierdas.

Fuentes de CiU en el Congreso no ocultan su malestar por la campaña electoral tan personalista que ha protagonizado Mas y con el equipo más próximo del presidente en funciones de la Generalitat. Ese grupo parlamentario, liderado por Josep Antoni Duran Lleida, ha mantenido siempre una posición pactista con los sucesivos gobiernos, fueran del PSOE o del PP. Solo lo ha separado de los acuerdos con el PP la insistencia del Gobierno de Mariano Rajoy en hacer valer su mayoría absoluta y dar la espalda al resto de los grupos. Aún así, CiU arrancó del PP al inicio de la legislatura concesiones como presidencias de comisión y un puesto en la Mesa de la Cámara, entre otras. Era el momento en que, a su vez, el PP apoyaba a CiU en Cataluña.

Ahora los diputados de CiU ven muy difícil recuperar la relación con el Gobierno del PP a corto y medio plazo, porque las distancias durante la campaña han sido enormes y formalmente se mantiene sobre la mesa la consulta soberanista. Pero sí entienden que pueden mantenerse puentes que no se habían roto del todo. Por ejemplo, para sacar adelante medidas que tengan que ver con el sistema financiero o contra la crisis. Es imposible el acuerdo sobre los Presupuestos en trámite, porque el Gobierno no ha querido aceptar ninguna de sus enmiendas y porque ahora la Generalitat será más débil frente a La Moncloa debido a la bancarrota de la comunidad, que requiere ayuda del Estado. En todo caso, según analizó este lunes la dirección de CiU, un hipotético acercamiento será muy lento, porque esta muy dolida con la actuación del Gobierno a propósito del informe policial apócrifo que vinculaba a Mas con cuentas en paraísos fiscales y dinero procedente de comisiones.

La primera piedra de toque de Duran será este miércoles, cuando Duran pregunte en el pleno del Congreso a Mariano Rajoy sobre el informe. En principio, los nacionalistas mantienen su intención de exigir responsabilidades políticas al Gobierno, pero las comparecencias de los ministros Jorge Fernández (Interior) y Cristóbal Montoro (Hacienda) tardarán aún semanas.

Fuentes de la dirección del Grupo Popular recuerdan que en los últimos meses han hecho caso omiso a las peticiones de diputados del PP que han pedido reiteradamente que se exigiera oficialmente a Duran que cediera la presidencia de la Comisión de Exteriores y que renunciara al pasaporte diplomático de España con el que viaja por el mundo. Pese a todo, han intentado preservar esa relación, dando por hecho que Duran no compartía al cien por cien el giro de Mas. Ahora, los populares no descartan utilizar ese puente con Duran para forzar la vuelta de CiU a sus posiciones, pero eso requerirá tiempo. Fuentes del PP y de CiU en el Congreso recuerdan que Duran en la campaña electoral contradijo públicamente a Mas al admitir que una Cataluña independiente no podría mantenerse dentro de la UE, dando la razón así al Gobierno Rajoy.

Más información