_
_
_
_

Rubalcaba deja en manos del PSC cualquier decisión sobre los pactos

Rubalcaba califica de "digno" el resultado de los suyos y pide a CiU que vuelva a la "moderación" Los socialistas creen que la "tensión" en Cataluña se relaja pero "el problema de fondo sigue"

Rubalcaba, en la rueda de prensa.
Rubalcaba, en la rueda de prensa.Claudio Alvarez

El PSOE está satisfecho porque ha ganado a las encuestas. Los socialistas, representados en Cataluña por el PSC, obtuvieron el domingo el peor resultado de su historia en esa comunidad —caen hasta los 20 escaños, ocho menos que hace dos años, apenas superan el 14,5% de voto y pierden 50.000 votos—. “Es un retroceso”, admitió este lunes el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba. “Pero muy inferior al que algunos pronosticaban”. “En política, el éxito o el fracaso dependen de las expectativas”, agregan dos miembros de su equipo.

Esa comparación entre el palo que se temía y el que se recibió —y, sobre todo, el paralelo batacazo que se llevó CiU, eclipsando todo lo demás— llevó inesperadamente la paz en la noche electoral a la sede de la madrileña calle Ferraz. Y a ella se aferra la dirección federal. A partir de ahora, apoyo total al PSC y a su primer secretario, Pere Navarro: “Compartimos nuestro proyecto con el PSC y así va a seguir siendo en los próximos tiempos”, dijo Rubalcaba tras la reunión de la ejecutiva federal.

El secretario general del PSOE no quiso entrar en más análisis sobre el resultado de los suyos el 25-N —más allá de calificarlo como “digno” aunque “malo”— porque, según dijo, eso le “corresponde” al PSC. Y con ese mismo argumento declinó contestar a las preguntas sobre si vería con buenos ojos un Gobierno CiU-PSC en Cataluña, si el PSOE aceptaría ese pacto en caso de que implique el compromiso de una consulta soberanista, si cree que Artur Mas debe dimitir o si va a pedir a los socialistas catalanes que pospongan su anunciada propuesta de reforma constitucional. “No me corresponde responder a eso”, repitió una y otra vez.

Más información
Rajoy pide a Mas que admita su error
Los catalanes castigan el plan de Mas
Griñán pide un PSOE unido, integrador y “sin inmovilismos”

Fuentes de la dirección federal consideran, en cualquier caso, que el pacto de Gobierno con CiU, e incluso el apoyo del PSC a la investidura de Mas, son opciones “muy improbables”. La cúpula de Ferraz sostiene, además, que la relación con Navarro es muy buena y que los dirigentes socialistas del resto de España entienden que el PSC está en una posición muy difícil.

Este lunes, en la ejecutiva, nadie reclamó que el PSOE se replantee su relación con los socialistas catalanes si estos no renuncian al “derecho a decidir”, según aseguró Rubalcaba y confirmaron otros asistentes a la reunión. El secretario general volvió a quitar importancia a la “discrepancia” que mantienen ambos partidos acerca de ese “derecho a decidir” de los catalanes (el PSOE lo rechaza). “Hay una discrepancia y la va a seguir habiendo”, zanjó. Pero sí quiso expresamente redoblar su apuesta por el recién asumido discurso federalista: “Estamos con la Constitución, pero hay algunos aspectos que pueden ser objeto de reforma, con los consensos oportunos. Hay que caminar hacia una dirección federal y eso es lo que vamos a defender”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Porque, en opinión del PSOE, las tensiones soberanistas en Cataluña han quedado “amortiguadas a corto plazo” por el “fracaso” de Artur Mas, pero “el problema de fondo no se ha resuelto” y será necesario seguir hablando de él. Con CiU, entre otros. “CiU ha apostado históricamente por la moderación, el consenso y la convivencia. Esa ha sido su seña de identidad y por eso ha sido un partido central en la política catalana. Recuperar esas señas sería muy importante para CiU y para Cataluña”, invitó el socialista.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_